Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Viernes 14 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La neurótica red de espejos

Columnista: Samuel Chalela

“Me aferro al privilegio de una vida privada”, me contestó mi profesor cuando le pregunté por qué no lo encontraba en Twitter. Y es bastante fiel a eso: no ha querido pertenecer ni al consejo directivo de la universidad, por la misma razón.

Hoy es difícil defender la privacidad, incluso al ver televisión por demanda, los gustos y temáticas son rastreados y queda uno ya pillado por la cadena de consumo. Entonces vida privada, después de hacer parte del mundo interconectado de hoy, queda poca. Está la posibilidad de bloquear remitentes incómodos, escoger los amigos, bloquear seguidores etc; es el mismo derecho de elegir a quien llevar a la casa de los viejos tiempos, traducido a la comunidad virtual. Ahora bien, en esos viejos tiempos ¿si uno salía a la “plaza pública” –cuando eso existía- a dar un discurso podía elegir quién lo oía, quién no y quién podía aplaudirlo o chiflarlo? No.

Es que la vida privada de un personaje público no es la misma que la de un ciudadano corriente. Y cuando digo “personaje público” no me refiero a cualquier chisgarabís de esos que creen serlo porque salen en televisión o posan con ropa ligera en las revistas. Los personajes públicos a que aludo son los que ejercen representación popular, los que tienen la vocería de conglomerados y toman decisiones por el grupo (los senadores, los alcaldes, etc., es decir los elegidos popularmente que utilizan la red para propagar ideas, formar opinión y, claro recoger votos); sean bestias o pensantes, animales vestidos o vulgares criminales al desnudo.

Estos personajes tienen que estar expuestos a la contradicción, dejarse escuchar por todos (como en la vieja plaza pública) y no andar bloqueando a todo el que no piensa como ellos o los contradice o expone. No pueden creer que la tecnología es la herramienta para crear un mundo virtual propio donde solo están los que reflejan, como espejos baratos, la propia voz del personaje, su ideología, su forma de ver e interpretar la realidad. Eso es una falacia propia de un sociópata, una desfiguración que cometida por un ciudadano corriente lo engaña solo a él con sus desvaríos, pero ejercida por un “personaje público” (como Trump o el senador Uribe) corroe la democracia, perturba el debate público y legitima la psicopatía como estilo político.

Autor:
Samuel Chalela
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad