Martes 23 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Martes 07 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

El mal comienzo de Maduro

Nada parece estarle saliendo bien al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En cada alocución, lejos de consolidarse como el líder indiscutible del vecino país, su imagen de heredero legítimo del chavismo se torna cada vez más tenue y borrosa.

Cuando Maduro habla, su discurso luce deshilvanado, confuso, etéreo, lleno de mensajes desobligantes y de una marcada agresividad hacia la oposición, que solo genera una grieta cada vez más profunda en un país sumido en la radicalización de las posiciones.

En lugar de hacerse cargo de sus problemas internos y empezar a tomar decisiones de gobierno que permitan sacar adelante a Venezuela, el mandatario recurre una y otra vez a una retórica de hace décadas y al viejo discurso de “imperialismo y autodeterminación de los pueblos”, para intentar construir enemigos externos, que distraigan la atención de los problemas internos.

No se entiende cómo el mandatario, que tiene en entredicho su legitimidad, no empieza a hacerse al frente de un país que se desborona, con una escasez que ya toca los límites de la subsistencia, al registrarse en los productos de la canasta familiar, una productividad en picada y unos índices de violencia, que lo ubican en los primeros lugares de Latinoamérica.

Por esto, son totalmente desafortunados y fuera de lugar los señalamientos hechos por el presidente venezolano el pasado fin de semana, en los que llamó asesino al expresidente Álvaro Uribe Vélez y lo acusó, junto a grupos paramilitares, de estar detrás de un plan para matarlo, así como de la muerte de un periodista deportivo.
Inmediatamente diversos sectores del país reclamaron una respuesta del Gobierno colombiano, que manifestó que lo hará por la vía diplomática.

Ningún bien le hace al país que el presidente Maduro busque tensionar las relaciones bilaterales, cuando se viene de una etapa de reconstrucción de las relaciones entre las dos naciones y cuando es precisamente Venezuela uno de los países garante de los diálogos de paz que se adelantan en Cuba con la guerrilla de las Farc.

Pero tampoco le hace bien a Venezuela que su Presidente busque generar conflictos exteriores, mientras medio país aún desconoce el triunfo en las urnas de Maduro y los diputados de la oposición son víctimas de golpes y agresiones en la Asamblea Nacional.

Ya es hora de que Maduro corrija el mal camino que ha marcado el comienzo de su gobierno y que deje atrás la retórica y las acusaciones sin sentido, para que empiece de una buena vez a gobernar.

Publicada por
REDACCION EDITORIAL
Su voto: Ninguno (5 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones