Domingo 23 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Domingo 12 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Dos leyes que el Congreso le debe al país

Que el Congreso de la República tiene un gran pasivo con los colombianos sobre todo en materia moral, es una verdad a voces que se conoce desde hace rato. Pero existe también otra deuda que tiene el Capitolio con la ciudadanía, de la que poco se ha vuelto a hablar.

Se trata de la tramitación y aprobación de dos leyes que tendrían un impacto rápido y directo, pero sobre todo muy positivo para la sociedad entera.

La ponencia presentada una vez más por la parlamentaria Gloria Stella Díaz para sancionar con más severidad a quienes conduzcan bajo los efectos del alcohol o las drogas, así como el proyecto para reglamentar la eutanasia que sigue pendiente, deberían, si priman el sentido común y los intereses de la ciudadanía por encima de los de innumerables congresistas, ser ratificados con rapidez.

Y es que no sobra recordar, que el primero, el del alcohol al volante, se cayó en la legislatura pasada gracias a la desvergüenza, porque no se puede llamar de otra manera, de algunos parlamentarios.

Parlamentarios que consideraron que podría llegar a impactarlos personalmente, realidad que intentaron esconder con el argumento de que no se puede sancionar con prisión a los conductores homicidas porque existe hacinamiento en las cárceles.

El argumento, vacío desde donde se mire, de ser válido, impediría que se juzgaran infinidad de otros crímenes por el simple hecho de que no hay dónde albergar más presos.

La segunda deuda pendiente, la reglamentación aplazada de la eutanasia, lleva engavetada ya varios meses. Poco parece haberle importado al Legislativo, que su trámite ayudaría sin duda a cientos de colombianos a morir dignamente, en lugar de condenarlos a soportar dolores inútiles por enfermedades terminales como hasta el momento ocurre, por la falta de una estructura legal que proteja a pacientes y médicos por igual.

En cuanto estudio o análisis se realiza sobre la manera en que disponen de su tiempo senadores y representantes, jamás salen bien librados. Las luchas políticas intestinas, la repartija de burocracia y la designación de contratos, además de las discusiones inútiles, suelen ocupar la agenda de los legisladores. Es en temas como los expuestos en este espacio que deberían ocupar sus jornadas, si realmente pretenden algún día limpiar en alguna medida la pésima imagen que empaña a la rama desde hace lustros.

Publicada por
REDACCIÓN EDITORIAL
Su voto: Ninguno (3 votos)
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones