Domingo 23 de Febrero de 2014 - 08:23 AM

“Mi lucha por la vida en las redes sociales”

¿Hasta dónde hay que llegar para recibir una atención eficiente en salud? Sandy Camila Abuabara Franco, de 24 años, decidió usar las redes sociales para dar a conocer la lucha que ha emprendido por salvar su vida. Padece leucemia linfoide aguda, una enfermedad que la aqueja desde hace cuatro años. Esta es su historia.
Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
“Mi lucha por la vida en las redes sociales”
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)
“Mi lucha por la vida en las redes sociales”
“Mi lucha por la vida en las redes sociales”
Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
“Mi lucha por la vida en las redes sociales”
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
“Mi lucha por la vida en las redes sociales”
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)

Sandy Camila vivía en Bogotá y cursaba en 2010 su tercer año de Derecho en la Universidad Externado de Colombia. Aunque su día a día transcurría como el de cualquier joven apasionada por sus estudios, su vida daría un vuelco completo y la pondría a enfrentarse con la muerte de nuevo, pues a sus cuatro años tuvo que lidiar con el dolor de perder a su padre, víctima de la violencia.

Un viernes 23 de julio, mientras se encontraba en una clínica exhausta por el dolor, el cansancio y los ahogos de meses atrás, supo al fin qué le sucedía a su cuerpo. Un médico que ella califica de “pilo” revisó su cuadro hemático. Fue cuando por primera vez Sandy Camila escuchó hablar del término LLA (Leucemia Linfoide Aguda). En esa clínica le practicaron un examen en la médula ósea. La médica que la atendió le explicó que su sangre se veía mal y que por su aspecto todo indicaba que estaba enferma, que el menor de los males sería precisamente esta leucemia.

Al siguiente día y acompañada de su mamá, Patricia Franco, los médicos le confirmaron que tenía cáncer, que no podía continuar con sus estudios y que debía someterse a quimioterapia. “Estaba impresionada. Tengo una personalidad rara, porque duré triste unos minutos, bajaron lágrimas, y después contesté: “Bueno ahora tengo que salir rápido de ese tratamiento, porque necesito estudiar y salir adelante”, recuerda.

Asegura que decidió cortarse el pelo sola, pues comenzaría la quimioterapia días después.

Dificultades del procedimiento

Los médicos le prescribieron ocho ciclos de quimioterapia que comenzaron en Bogotá, pero por complicaciones en sus pulmones, en los que aparecieron hongos, tuvo que ser internada en la Unidad de Cuidados Intensivos, por lo que decidió tratarse en Bucaramanga y estar cerca de su familia.

Durante 2011 el tratamiento la desgastó. El vomito y desaliento se presentaban cada día más, como algo normal, y superar estos ciclos no fue nada sencillo. Al conseguirlo continuó con quimioterapias ambulatorias; es decir, iba un día a la clínica a recibir los medicamentos por el catéter y también los consumía de manera oral.

En 2012 siguió con el tratamiento ambulatorio y logró una victoria en su batalla. Estuvo en remisión, sin sintomatología, y volvió a la universidad. Su situación parecía seguir mejorando en 2013, cuando cursaba quinto y último año de carrera, hasta que a mediados de ese año se enfermó y recayó.

Sufrió estrabismo o desviación de los ojos, no tenía fuerza en las piernas y la incertidumbre de pensar que las células cancerígenas habían vuelto la preocupó aún más. Sandy Camila y su mamá, luego de buscar en Bogotá un lugar que la atendiera, determinaron retornar a la capital santandereana, donde fue internada de nuevo en la Foscal.

Las redes sociales, sus aliadas

La lucha de Sandy Camila contra el cáncer es la misma que libran 71 mil colombianos que han sido  diagnosticados con esta enfermedad en menos de dos años, según el proyecto Globocan, encargado de monitorear esta enfermedad en el mundo. Sin embargo, ella tomó su causa como una bandera en las redes sociales, no sólo para pedir ayuda, sino para exigir que el sistema de salud en Colombia cambie y sea “verdaderamente eficiente”.

Para la joven Twitter y Facebook antes del año pasado solo eran sitios virtuales para estar en contacto con amigos o familiares, hasta que al recaer y volver a Santander se desanimó por tener que dejar de estudiar de nuevo. Esto la llevó a pedirles a las directivas de la Universidad Externado que le permitieran continuar su carrera desde Bucaramanga.

Un conocido le dio la idea de hacer un video que se hiciera viral en las redes sociales, solicitando al rector de esta universidad que examinara su caso y le permitiera seguir avanzando en su formación, con el objetivo de no retrasar más su anhelo.

#PorUnSíACamila fue el hashtag con el que Sandy Camila y sus amigos lograron que los usuarios de Twitter se enteraran de su pedido y que éste llegara a los medios de comunicación y a la Universidad Externado, donde algunos estuvieron a su favor y otros en contra. Así, después de unos días y de mucha insistencia, las directivas aceptaron su solicitud.

“Ellos no querían. Argumentaban que era un programa presencial y a mí me tocó usar lo que estaba a mi alcance para exigir el respeto por mi derecho a estudiar. No pedía que me favorecieran, ni que me hicieran exámenes más fáciles. Hoy solo quiero más plazo para presentarlos, pues por mi condición no puedo estudiar a diario como cualquiera”, relata.

El poder de Internet

Ser fuerte y decidida son algunas de las características de Sandy Camila, las mismas que ella dice la mantienen con vida y la hacen querer levantarse a seguir “dando la pelea”. Su perseverancia y anhelos le permitieron alcanzar el “sí” de la universidad. Hasta ese momento ganó una de las tantas batallas, pero debía continuar la lucha por medio de las redes sociales.

La joven terminó bien sus quimioterapias en octubre del año pasado. Los médicos tratantes y Sandy sabían que necesitaba con urgencia un trasplante de médula ósea, y en ese mismo mes le fue solicitado a la EPS Sanitas. Era un trasplante alogénico haploidéntico, en el que el donante sería el único hermano de esta joven, Emilio, quien es 52% compatible con ella.

La larga espera por la autorización llevó a la universitaria a contar por Twitter su escenario y a pedir ayuda para que “no la dejaran morir”. Sus mensajes hicieron eco y consiguió seguidores de manera muy rápida, lo que hizo famoso su caso en todo el país.

“Comencé de nuevo a tuitear en diciembre, porque ya había pasado mucho tiempo, me comenzaba a sentir enferma, y Sanitas no autorizaba el trasplante. Empecé a escribir y a pedir que el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, pusiera atención a mi caso, y así pasó el mismo día. El 23 de diciembre él logró que la EPS aprobara lo que necesitaba”, expresó.

Los médicos debían examinarla, ya que para realizar el trasplante necesitaban que estuviera libre de células cancerígenas. El día 27 de ese mes le hicieron la prueba. En enero de este año le entregaron los resultados: su cuerpo tenía 16% de células malignas. A pesar de esto y de no poder realizar el procedimiento, a su hermano le extrajeron las células madre y las congelaron, esperando que con una quimioterapia más le erradicaran las células malignas y pudieran proceder.

“Sin las redes sociales quién sabe dónde estaría”

La actividad en Twitter de esta joven se ha hecho cada vez más activa. En diciembre de 2013 también creó su blog ‘Pidiendo tiempo extra’, el cual dice es una terapia para expresar lo que siente y vive por la enfermedad, un espacio en la red que ha tenido más de 2.500 visitas solo en esta semana.

Según cuenta, al principio exponer su vida en las redes la avergonzó, no porque tuviera cáncer, sino porque creía que incomodaba a la gente. Pero empezó a escribir, le respondieron y la apoyaron, incluso, encontró casos similares al suyo.

“Todo el mundo se queja que la salud en este país es mala, pero nadie lo denuncia. Necesitamos un cambio, hoy soy yo y mañana no sabemos quién, acaso, ¿cuántos más necesitamos morir en esto para que sigamos callados?”, afirmó severamente Sandy, quien además de tuitear sobre esto, también ha hecho dos campañas virtuales para que la gente alce su voz.

La primera fue el pasado 15 de enero. Consistía en publicar un letrero con el mensaje “Quiero salud eficiente”. La segunda fue el día 28 del mismo mes, y buscaba que las personas pintaran su dedo índice de color azul, se tomaran una foto y la publicaran con el hasthag #LaSaludNoEsNegociable. La acogida fue masiva, lo que la sorprendió gratamente.

“El papel de las redes ha sido fundamental para mí, sin ellas no estaría donde estoy, y estoy cerca de una posibilidad de vivir, sino hubiese hecho público mi caso, tal vez no estaría así”, concluyó Sandy Camila.

A esta guerrera no pudieron realizarle el trasplante en enero porque la quimioterapia no dio resultados. Pero esta joven nacida en Aguachica, Cesar, no se rinde. Tiene puestas sus esperanzas en Dios y en la revisión médica que le harán la próxima semana en el hospital MD Anderson en Houston, Texas.

Habla su familia

“Somos ciudadanas comunes y corrientes. No tenemos la opción de acceder a servicios de salud costosos, por eso nos toca acudir a lo que está a nuestro alcance. Lo que se ha avanzado hasta ahora, es gracias a que Sandy lo comunicó por las redes, de otro modo nadie hubiese conocido su caso”, dice Patricia Franco, mamá de Sandy Camila.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
santander
Sorteo del 17 de Ago
8
8
3
1
medellin
Sorteo del 17 de Ago
7
5
2
5
Astro Luna
Sorteo del 17 de Ago
tauro
5
6
5
1
Publicidad