Jueves 31 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Viernes 03 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Cómo manejar ‘esas’ miradas

Se dice que los ojos son el espejo del alma, pero también un lenguaje sin palabras que puede herirlo en silencio, ofenderlo o hasta sonrojarlo.

Hay miradas de miradas. Seguro alguna vez habrá dicho “me mató con esa mirada”, o “me desvistió con la mirada”.
Pero lo que muchas veces no ha sabido es cómo responder a ese tipo de lenguaje.
Están las miradas que lo escanean de arriba abajo sin ningún disimulo. ¿Qué pensaría si alguien se quedara mirándolo a lo lejos y lo detallara detenidamente desde la cabeza hasta la punta de los pies?
Por lo general hay hombres que no disimulan en este aspecto y justo cuando una mujer se gira lanzan su mirada al derrier. Quieren evidenciar sus curvas.
Pero quizá si una mujer mira a otra mediante un escaneo, quien fue observada se pregunte si no le gustó su atuendo o al contrario la está admirando y diciéndole sin palabras que está bien vestida.
Aprenda a leer esas miradas; no es lo mismo una mirada que proviene de alguien que le gusta, a una mirada de reojo de su compañero de trabajo, o una mirada de su jefe por encima de los anteojos.

Preguntas y respuestas

Carlos Mauricio Peñalosa
Psicólogo
¿Por qué se dice que los ojos son el espejo del alma? Si lo vemos desde la Programación Neurolingüística, se conoce como claves oculares y son las maneras de obtener información por el mismo contenido que nos da el movimiento de los ojos. Debemos empezar por conocer cómo somos, hay personas que son más visuales, otras más auditivas y unas más kinestésicas (sensibles).
Con la mirada podemos saber si la persona está en un diálogo interno, es decir, está escuchando su propia voz, también podemos saber si está construyendo imágenes o si las está evocando. Por ejemplo, cuando los ojos van arriba y a la derecha la persona está evocando imágenes, recordando. Cuando los ojos van arriba y a la izquierda, la persona está construyendo imágenes. Cuando los ojos van a nivel medio a la izquierda está construyendo sonidos y si están en el medio pero a la derecha está recordando sonidos. La persona que mira abajo y a la derecha está sintiendo y la persona que mira abajo y a la izquierda está en un diálogo interno.
¿Qué decir de las miradas desafiantes? Las miradas desafiantes son aquellas que se evidencian, por ejemplo, cuando la persona mira por encima de los lentes. Es un lenguaje no verbal que envía un mensaje retador. Incluso cuando se da una mirada prolongada, que se mantiene en un tiempo exagerado. Poner la mirada en otro y mirarlo fijamente es incómodo y desafiante.

¿Cómo reacciona usted ante este tipo de miradas?

Mirada de reojo
Usted se siente espiada, acechada, pues el hecho de que un compañero esté al tanto de todo lo que hace y deja de hacer, lo transporta a una película de espionaje y conspiración. Pero lo mejor es hacer caso omiso a esa mirada y concentrarse cien por ciento en su trabajo. Cuando se entretiene en sus propias responsabilidades se le olvida la otra persona y no permite que nada ni nadie le robe la calma.

Mirada por encima de los lentes
Este tipo de mirada dada por un jefe o superior connota no solo autoridad, sino que usted ha cometido alguna falla. Es probable que le intimide tanto que deba preguntar. Sólo así saldrá de la duda. Si no, dé por hecho que es una mala costumbre de su jefe mirar por encima de los anteojos o que tuvo un mal día.

Mirada escaneo
Es esa molesta mirada de arriba a abajo. Si proviene de un hombre a una mujer, quizá intimide. Si es de una mujer a otra mujer, puede que le esté detallando su forma al vestir y poco disimule. Y si esa mirada trae un toque de desprecio, es probable que sin palabras le esté diciendo que no le gusta para nada como se viste. Entre mujeres sería “guerra declarada”.
La recomendación es que no caiga en el mismo juego sino que se vista de la mejor manera posible y camine por donde vaya con toda la seguridad del mundo. Así nadie tendrá de qué hablar y entenderá que muchas de esas miradas tendrán que ver con su buen gusto y estilo. Recuerde que “envidia es mejor despertarla que sentirla”.

Mirada fija o sostenida
Una mirada fija que provenga de alguien que le gusta puede sonrojarla. Imagínese que usted ingrese al lugar donde se encuentra quien la pretende y la sigue todo el tiempo. No solo eso, sino que en el momento de cruzar las miradas él se la sostenga y no desvíe su cabeza para nada. Parecerá una eternidad ese momento, hasta que uno de los dos termine su recorrido.
Pero tenga cuidado, porque si usted es la que va caminando, puede tropezar y acabar con esa conexión tras una carcajada o peor aún, un accidente.
El hecho de sostener la mirada es señal de que responde a esa atracción. Pero, si al contrario esa persona no le agrada, lo mejor es que esquive de inmediato la mirada y no le dé importancia. Él entenderá que no hay ni mínimas posibilidades o esperanzas.

Mirada morbosa
Esta es una de las miradas que causan rechazo. Sobre todo porque usted no solo siente que la desnudan sino que traspasan su intimidad, que la irrespetan. Este tipo de miradas que son emitidas por hombres y mujeres llamados popularmente ‘verdes’, suelen ir acompañadas de obscenidades. La primera reacción es hacer cara de fastidio ante este tipo de acciones, pero ellos precisamente buscan como respuesta esa molestia. Lo mejor es hacer como si no lo hubiera notado e ignorar la situación.

Mirada de decepción
Estas miradas llegan como lanzas venenosas y pueden atravesar no solo su pecho sino su alma. Por lo general pueden provenir de personas que fueron ofendidas por usted. Si usted cometió una falta, si engañó, si mintió e hirió a alguien, seguro recibirá cada vez que se encuentre a esa persona, el mismo tipo de mirada. Y no es para menos, si usted aún no ha ‘puesto la cara’, si huyó como un cobarde, si tras una mala actuación de su parte prefirió que la otra persona se alejara y ni unas disculpas salieron de su boca. Lo mejor en este tipo de casos es que se acerque a esa persona dolida y le permita sanar. Una mirada de decepción es señal de que sigue algo pendiente entre los dos y es mejor solucionarlo para que no se acumulen rencores.

Miradas que matan
Las miradas que matan suelen ser emitidas por personas que “no se la pasan ni con agua”. Tras sus ojos emiten odio, pero recuerde que el problema es de ellos, pues bien dicen que los ojos son el espejo del alma. Y si usted no entiende aún por qué esas personas se comportan así, déjelos “viendo un chispero”. La clave está en que usted no se deje intimidar por esas miradas. Aplique en este tipo de casos la frase: “todo me resbala”. Así no le dará el placer a nadie de que lo vean mal o amargándose por algo que no tiene sentido.

Mirada de culpa
Si usted siente que la gente lo mira con sentido de culpa, quizá no sea tan cierto, sino que tiene algo pendiente por resolver y cree que los demás lo señalan. Lo mejor es que solucione eso que lo mantiene con la conciencia intranquila. Seguro no habrá sido nada bueno para sentirse con los ojos de los demás encima suyo.

Miradas misteriosas
Las miradas detrás de gafas oscuras lo pueden dejar tan desubicado cuando habla que no sabe de qué forma estará reaccionando quien tiene al frente. Es por eso que más de una vez le ha pedido a alguien que se quite las gafas para sentirse más cómodo. Y es lo mejor que puede hacer, a menos que esté en la playa por supuesto. Recuerde que los ojos son los puntos de referencia.

Miradas al piso
No tiene que saber mucho para darse cuenta que no quieren prestarle atención, que poco les interesa lo que usted está hablando o que no le quieren poner la cara. Ante ese tipo de respuestas usted reacciona con un molesto “por favor, mírame cuando te estoy hablando”.
Recuerde que quien baja mucho la mirada es porque no quiere afrontar las cosas, o porque es tímido, porque está en minusvalía y además lleva los hombros caídos tras esa misma actitud. Es probable que también estè buscando consuelo.
Cuando alguien no mira a la cara es porque no puede enfrentarse a la situación. Así que no lo olvide.

Es cuestión de entrenamiento
Quizá usted no sea el protagonista de ‘Lie to me’ y a la primera impresión y según el PNL usted sepa si la persona está recordando, construyendo una imagen, entre otros mensajes no verbales.
Pero lo cierto es que hay personas que despiertan tras una mirada muchos sentimientos. Y usted como receptor puede sentir pena, rabia, dolor y alegría.
Por eso es que si su pareja o su hijo le están diciendo algo, usted nota si es o no del todo cierto. Ahí es cuando aparecen frases como “sé que me lo estás diciendo pero aún así tus ojos me dicen otra cosa”.
¿Por qué? El psicólogo experto en PNL, Carlos Mauricio Peñalosa, indicó que “no podemos mirar sólo los ojos como referente, se debe mirar el contexto del rostro, el tono de la voz. El inconsciente toma todo el sistema, por eso es que logramos captar sus sentimientos”.
Recuerde que el 95% de la comunicación es lo que lee el inconsciente en el  lenguaje no verbal y el 5% por lo que se dice.

¿Por qué me miró así?
Lo importante es que si tiene algún tipo de dudas tras la mirada pregunte. Es el mejor paso, pues es probable que usted se diga: ¿Y a este qué bicho le picó hoy que me miró así? La respuesta puede ser:
Tuvo un mal día.
La mirada no era para usted.
Venía pensando en otra persona y arrugó la frente y miró feo.
Sí era para usted esa mirada, usted sabe por qué pero se hace el que no entiende.
Por eso es que una lectura de ojos debe ir acompañada de todo un contexto. Y mientras usted logra una calibración, mediante entrenamiento de PNL, para saber qué quieren decir con los movimientos oculares, debe preguntar.
Una lectura ocular requiere además mirar la postura, la posición de los hombros, y eso se lleva tiempo.

¿Qué hacer o cómo responder a una mirada?
Mirar de la misma forma, bajar la mirada, mirar por el hombro, hacer caso omiso y convertirse en el más ciego de los ciegos, o mantener una vista 20-20 para mirar todo a su alrededor y saber quién lo miró y quién no lo miró, hace parte de las diversas respuestas a las miradas.
El profesional Carlos Mauricio Peñalosa explicó que es bueno tener en cuenta que los santandereanos nos comunicamos además con movimientos en las manos, con ademanes, y lo que decimos con las palabras lo vamos reafirmando con las manos.
En el caso de sentirse amenazado con una mirada, la recomendación de Peñalosa es ir a la fuente, con total decencia y decir “estoy sintiendo esta situación”, “no es que tú me caigas mal pero…”
Importante, resaltó Peñalosa, que la persona que es tachada de mirar mal, de tener problema con muchos, se evalúe porque seguramente lo que sucede es que tiene y siente tanto fastidio a sí mismo que lo transmite a los demás cuando mira.
“Puede estar mostrando que no te soportas a ti mismo y el cuerpo comienza a hablar. Por eso es importante no comerse las cosas, expresarlas, ser prudentes y respetuosos; decir qué nos incómoda de esas miradas”, concluyó Peñalosa.

A ignorar ‘otras’ miradas
Hay miradas que chocan y fastidian. Pero está en usted hacer caso omiso.
Muchos declaran que en esa categoría están las miradas morbosas y nada sutiles.
Sin embargo, muchas de ellas tienen una explicación desde la Programación Neurolingüística. Es probable que a su paso no se encuentre todo el tiempo con hombres y mujeres ‘verdes’.
Si hace una lectura más profunda, este tipo de personas pueden ser tan auditivas, que cuando usan su vista para concentrarse en un objetivo específico, tengan que girar prácticamente su cabeza y mediante movimientos bruscos evidencien lo que están mirando.
Contrario sucede con las personas que son más visuales, pues ellas miran el contexto y con un mínimo movimiento ocular analizan el espacio, el detalle, los colores. Incluso son fáciles de identificar pues ellas son las que mejor combinan sus prendas al vestir, y quiénes aprenden fácilmente por miradas.
Los auditivos son los que tienen que mirar a los labios para entender mejor el mensaje y no piensan tanto en la imagen.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (9 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones