Publicidad
Vie Dic 15 2017
26ºC
Actualizado 04:06 pm
Jueves 15 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Una cirugía plástica no salvará su matrimonio

Hay mujeres que le dejan todo al quirófano a la hora de salvar su matrimonio. Sepa cuándo está preparada en realidad para una intervención de este tipo y cuándo lo está haciendo sólo por complacer a terceros o por una causa que no tiene sentido.

Usted debe tener claro a quién acudir. Si se trata de problemas maritales, quizá el indicado sería el terapeuta de pareja o el psicólogo. Si quiere mejorar una parte de su cuerpo, sólo porque quiere sentirse bien pero no porque quiera agradar a terceros, la visita será al cirujano estético.
No puede confundir las dos cosas, porque sonaría igual de ilógico como pedirle al psicólogo que la opere. ¿Verdad?
Pues bien, estos dos profesionales se concentran en diferentes aspectos, uno el emocional, otro el físico.
Sin embargo, hay personas que se confunden, que distorsionan su realidad y buscan herramientas que no son las indicadas para resolver sus propios problemas.
No está mal quien quiere realizarse un retoque estético, solo porque lo desea y porque le agrada. Pero el problema está cuando se obsesionan por verse de 20 años y creen que así recuperarán a sus parejas.
Por eso Vanguardia Liberal habló con una experta en cirugía estética y expertos en psicología, con el fin de que las mujeres puedan focalizar cuál es su deseo y no le apuesten a un cambio sólo como alternativa para recuperar su matrimonio.

Preguntas y respuestas

Juan Manuel Blanco
Psicólogo
Muchas mujeres acuden al quirófano porque creen que viéndose como de 20 años pueden recuperar su esposo. ¿Qué decir al respecto? Una cirugía estética es solo una opción externa, pero el amor es más que esa belleza exterior. Las mujeres que corren a exponerse a un cirujano por un hombre, claramente tienen una autoestima por el piso y esto es un problema de sumo cuidado, que puede desencadenar en obsesiones.
¿Qué pasa cuando la mujer se obsesiona con creer que es por su físico o porque está mayor, que su esposo se buscó una mujer más joven?¿Cómo ayudarla en ese proceso de confusión? Orientando toda la energía hacia ella misma. En ese tipo de casos es importante trabajar primero la autoestima, en enfocarse a sí mismas, pues nadie será atractivo sin aprecio propio.
¿Cuándo una cirugía estética sí podría ayudar en la autoestima? Cuando son funcionales o reconstructivas.
¿Qué decir de una pareja que le pide a la otra que se someta a una cirugía plástica?
Claramente no es sano, vulnera tu autoestima, pues es como si te dijeran “no estoy a gusto contigo”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Luisa Plata
Médica y cirujana de la U. Del Bosque
Autora del libro ‘Secretos de una cirujana’
Un grupo importante quiere someterse a una intervención quirúrgica porque buscan complacer a alguien. Por lo general, este tipo de personas tiene una baja autoestima, presentan problemas de pareja y cree que la cirugía plástica es una panacea para todos sus males. He notado que esos pacientes, aunque no son infelices por su apariencia física, casi siempre se someten a un procedimiento bajo presión externa, y no por una convicción o necesidad propia.
En estos casos manejo la situación con mucha franqueza y claridad, advirtiéndoles que un procedimiento estética conlleva riesgos y complicaciones,  y que uno jamás debe operarse para complacer a terceros.
En mi experiencia como cirujana he lidiado con muchos pacientes que llegan a mi consultorio en esa situación, y les digo que lo más importante no es lo que yo piense, o lo que piense su compañero. Lo más importante es lo que ellas o ellos piensen, porque es su cuerpo el que va a pasar por el procedimiento, no el de nadie más.
También he tenido casos específicos con mujeres que descubren a sus maridos con amantes más jóvenes, y creen que con un aumento de senos lo recuperarán. De ninguna manera: para eso no sirve una cirugía plástica, para eso serviría un consejero matrimonial. Esta clase de mujeres tampoco son buenas candidatas para una cirugía plástica.

“Resulta que muchas personas confunden la cirugía plástica con una cura milagrosa para sus problemas de aceptación social o personal, pero la verdad es que no es así. Y si está totalmente convencido de querer ha-cerse una cirugía, desde un principio debe separar claramente lo que hace parte de su imaginación y aquello que es real”: Luisa Plata, cirujana plástica.

Es bueno saberlo
El hecho de no sentirse conforme con alguna parte de su cuerpo, no es una razón poderosa para que usted se sienta valioso y bello. Esta convicción debe ser sincera. Si no lo es, lo mejor es no someterse a una cirugía plástica.
 Ninguna de sus expectativas será realista sin una autoimagen firme y definida.
La cirugía plástica no puede reparar un corazón roto o hacer que todos sus sueños se hagan realidad. Sin embargo, sí puede aumentar su optimismo debido a una mejora en la autoestima.
No se realice una cirugía estética por complacer a nadie.

Entre a revisar el verdadero problema
Muchas parejas consideran que son los cambios físicos los que han interferido en su relación de pareja, pero poco entran a revisar los cambios emocionales y el cambio de actitudes o comportamientos, incluso qué tanto cambió su esencia, su alegría, su espontaneidad, sus gustos y el verdadero sentido de sus vidas.
La invitación del psicólogo Juan Manuel Blanco es a revisar qué lo enamoró aparte de su figura, qué característica, qué capacidades y retomarlas para salvar su relación.
“La estética y la vanidad de la mujer deben venir después de un reenamoramiento de sí misma, más que de un agente externo”, agregó el profesional Blanco.
Según explicó la psicóloga Marisol Ramírez, en el caso de una infidelidad es importante que la persona que fue engañada tenga claro que “el hecho de que exista una tercera persona en la relación, es una consecuencia, no una causa. En la mayoría de los casos los problemas son originados por las falencias en lo emocional y psicológico, no en lo físico”, enfatizó Ramírez Cabrera.

LA VOZ DEL EXPERTO
Marisol Ramírez Cabrera
Psicóloga experta en PNL
“Las cirugías estéticas de un tiempo para acá pasaron a ser parte de la terapia de muchas personas, que contribuyen a elevar la autoestima, a encontrar de manera externa un cambio que influya en lo interno y ayude a mejorar su situación. Ahora bien, si alguien se somete a una cirugía y eso lo recomiendan los propios cirujanos, esperando recuperar el amor de la pareja o para salvar una relación es un error. La apariencia, la imagen, influye hasta cierto grado en el “gusto” de una persona hacia otra. Sin embargo, no se puede tomar como un factor determinante
El comercio de las cirugías estéticas así como todo aquello que contribuya a mejorar el aspecto físico, en la actualidad es uno de los negocios más rentables. Se debería tomar una decisión como la de recurrir a cambiar la figura o el rostro, solo como una condición de equilibrio y armonía emocional. De lo contrario, si algo sale mal, o no queda conforme con el resultado, la persona puede quedar desbastada psíquica y emocionalmente.
Es preferible que la persona invierta primero en un cambio psicológico, espiritual y emocional, para después invertir en lo físico.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Ron Punch
El secreto de este coctel caribeño es dejarlo reposar por cuatro horas sin hielo para que el sabor quede más concentrado.
Publicidad
Publicidad