Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 09:59 pm
Martes 10 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Alteraciones visuales después de los 40

Después de los 40 años es muy posible que la visión empiece a presentar algunos problemas de los que antes, posiblemente, no había tenido señal.
Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL
Cansancio visual, glaucoma, ojos secos, cataratas y degeneración macular, son algunos de los problemas visuales que tienen en común un factor decisivo: se presentan después de los 40 años.
(Foto: Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL)

Nancy Piedad Molina, docente Investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de La Salle, señala que “los problemas oculares aumentan de forma considerable en la adultez y en la tercera edad, y por lo anterior es preciso asistir por lo menos una vez al año a controles de optometría y oftalmología, y estar muy atento a cualquier cambio notorio en la visión para consultar de  inmediato con el especialista”.
Según la profesional, las siguientes son las alteraciones más frecuentes de la visión después de los 40 años:     
1. Si nota que se le empezaron a “alargar los brazos” es un síntoma de presbicia. “Este problema se manifiesta frecuentemente en personas mayores de 40 años, producto del deterioro progresivo y natural del paso del tiempo y se manifiesta en la pérdida de la capacidad para ver claramente objetos pequeños a distancias cercanas”, explica Molina.
2. Es común la falta de producción de lágrimas, esto ocasiona resequedad en los ojos, situación que se conoce comúnmente como “ojos secos”, que genera  incomodidad, quemazón o picazón y algunas veces disminución de la calidad de la visión.
3. Cambios en la posición y textura de los párpados, asociado con exceso de luz, viento o temperatura, pueden causar lagrimeo constante.
4. Cataratas: “Es  la opacificación del cristalino, órgano interno del ojo, que conduce a tener una visión pobre en la noche, halos alrededor de las luces y sensibilidad al resplandor. En algunos casos también afecta la visión de día”, explica la optómetra. “
5. El glaucoma. Según Molina, “consiste en el aumento de la presión en el ojo, lo que paulatinamente afecta las fibras del nervio óptico llevando a una pérdida en el campo de visión y en algunos casos a la ceguera”.
6. La retinopatía secundaria a diabetes  o  hipertensión arterial  que puede producir pérdida progresiva de la visión.
7. La degeneración macular que consiste en la pérdida de la visión central, causando visión borrosa, distorsionada y alteración de la percepción de los colores.

Indicaciones de revisiones visuales según edades
Según la Sociedad Colombiana de Oftalmología, las siguientes son las indicaciones para revisarse la visión de acuerdo con las edades. La revisión visual permanente y la detección temprana de las diferentes enfermedades que aparecen en los ojos pueden significar un cambio importante en el diagnóstico de las mismas:
0-5 años: El desarrollo integral del niño depende del desarrollo de su visión. La visión está experimentando cambios durante toda la vida, y por ello debe revisarse anualmente desde el nacimiento.
5-6 años: A esta edad es muy importante un examen en profundidad que valore, además de la agudeza visual, si su visión está preparada para afrontar la escolarización con éxito (más del 80% de lo que el niño aprende entra por los ojos).
6-20 años: En la época escolar universitaria la visión soporta un intenso esfuerzo. Conviene hacer controles preventivos al iniciar y finalizar cada curso.
20-40 años: Si al finalizar la etapa escolar-universitaria no tiene defectos visuales puede espaciar los controles preventivos cada 2 años.
Después de los 40 años: la capacidad visual decrece y las patologías oculares aumentan. Se recomiendan de nuevo visitas anuales.

La Presbicia (vista cansada)
Carlos Verges Roger
Oftalmólogo
La presbicia se define como la pérdida progresiva de la visión próxima, debida a una reducción de los mecanismos de enfoque por causas fisiológicas relacionadas con la edad. A partir de una determinada edad, variable en cada persona, en torno a los 40 – 45 años se produce un descenso en la capacidad de enfocar los objetos de cerca. Es necesario alargar los brazos y situar los objetos más alejados o bien, aumentar el nivel de luminosidad del entorno, para que se puedan ver mejor. Esta pérdida no es inmediata y puede seguir un curso variable. Es frecuente que después de una enfermedad, una situación de estrés o incluso a la vuelta de unas vacaciones, empecemos a notar esa pérdida de enfoque en situaciones que hasta ahora no nos planteaban ningún problema.
La presbicia hay que diferenciarla de otros problemas de visión próxima, como ocurre en las personas que se han operado de cataratas y se les ha sustituido su lente natural, el cristalino, por una lente artificial “monofocal”, que sólo enfoca de lejos. También hay pérdida de visión próxima bajo el efecto de ciertos fármacos o cuando nos ponen unas gotas para dilatar la pupila y explorar el fondo de ojo (ciclopléjico). En situaciones de cansancio o estrés importante, también puede alterarse la visión próxima.
Todavía no se sabe de forma clara, todos los factores que afectan y entran en juego. Se admite que se trataría de un proceso que supone una pérdida progresiva de los mecanismos de acomodación. El ojo humano enfoca los objetos de cerca gracias a que el cristalino, la lente interna del ojo, cambia su forma y aumenta su potencia. Si nos fijamos en la figura, cuando miramos de lejos, los rayos de luz llegan paralelos y al atravesar el ojo, deben ir convergiendo para llegar como un punto único a la retina (mácula), para que veamos de forma nítida.

Síntomas que denotan un posible defecto visual
Sociedad Colombiana de Oftalmología
No le gusta leer.
 Al leer salta palabras, incluso líneas, o lee dos veces la misma línea.
Lee más despacio de lo normal.
Tiene costumbre de vocalizar cuando lee en silencio.
Lee más cerca de lo normal.
Tiene la costumbre de leer siguiendo la lectura con el dedo u otro indicador.
Adquiere una posición rígida cuando mira de lejos.
Tiene dificultad para escribir, ir en bicicleta, aprender a patinar.
Frunce los ojos o hace muecas.
Mueve mucho la cabeza cuando lee.
Tiene una mala percepción visual: por ejemplo, confunde la a con la e, la u y la n, etc.
Escribe con la cara pegada al papel. Se queja de dolores de cabeza, mareos y náuseas.
Se marea en automóvil. Tiene una anormal sensibilidad a la luz (fotofobia)
Tiene la vista cruzada. Tiene párpados enrojecidos o hinchados.
Tiene los ojos llorosos.
Inclina la cabeza lateralmente. Cierra o tapa un ojo de vez en cuando.
No recuerda lo que ha leído.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Arroz Nery en Tinta de Calamar
Arroz con mariscos, oscurecido todo en tinta de calamar, sobre una sopita de corvina.
Publicidad
Publicidad