lunes 01 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Autogestión: Moldeando líderes

El salir de la zona de confort durante la pandemia, hizo que esta habilidad aumentara y se convirtiera en un determinante de la competitividad empresarial.
Compartir

Uno de los aspectos que se ha transformado con el paso de los años es el antiguo modelo empresarial que implicaba un jefe que daba instrucciones, y unos empleados y subordinados que las seguían.

La realidad ha cambiado. Ahora una empresa, en vez de encasillar a los trabajadores y desaprovechar su potencial creativo, lo promueve a través de habilidades como la autogestión. Además, la pandemia promovió el teletrabajo o el trabajo híbrido, situación que definitivamente requiere de ella.

De acuerdo con Aprende Institute, esta se cultiva dentro del entorno de trabajo para que cada integrante pueda tomar sus propias decisiones y administrar sus recursos. A pesar de que esto permite mayor libertad, no significa que se dejen de cumplir los objetivos, metas y el horario de trabajo de la empresa, explica. Lo cierto es que el trabajador tiene más flexibilidad para gestionar su tiempo, responsabilidades y decisiones, y se requiere que cada miembro en la organización tome consciencia de sí mismo y su puesto de trabajo, pues esto es fundamental para llevar a cabo sus funciones.

El profesor Gustavo Eduardo Gómez, director de la Maestría en Gerencia y Desarrollo de Personas de la Universidad de la Sabana, asegura que la autogestión es muy importante para que una persona se sienta autónoma. Eso se logra usando las capacidades, las competencias y el talento en un trabajo en el cual todo esto se aplique.

“En este aspecto, debe haber equilibrio para manejar el control y la regulación, para que la autonomía fluya con la adecuada contribución, asegurando resultados exitosos con plena satisfacción de la motivación de la acción”, señala.

Por su parte la sicóloga bumanguesa Silvia Juliana Castro, directora del equipo de diseño y articulación de empresas Sura, asegura que las nuevas formas de trabajo en línea exigen aprender maneras distintas de liderar un equipo, orientadas a la autogestión y a la autonomía de los colaboradores, para lo que es necesario tener claro el horizonte, las metas de la empresa, claridad de las tareas, una comunicación asertiva y empatía.

Liderazgo a flote

Luisa Fernanda Martino, gerente operativa de Coophumana, asegura que la pandemia aumentó esa capacidad. “Muchos tuvieron, durante el confinamiento, salir de su zona de confort y desarrollaron habilidades que incluso no sabían que tenían; se permitió que muchos liderazgos salieran a flote y se desarrollaran”, dijo la empresaria del sector cooperativo y Fintech.

Para esta especialista en finanzas, evolucionar con la autogestión hizo que las empresas se organizaran para salir a flote en tiempos difíciles con productos competitivos, nacieron líderes que trabajaron en esos procesos, se apalancaron en la tecnología y la digitalización y mostraron sus verdaderas capacidades y habilidades como empresario y como profesional.

La consultora española Ceinsa, explica que por autonomía de los empleados o autogestión, se refieren al hecho de que un líder permita a sus colaboradores organizar algunos aspectos de sus tareas, tanto en lo que relacionado con su rutina diaria como a procesos concretos. Esto implica darles voz, que participen de forma activa en las conversaciones y decisiones de la organización. En definitiva, empoderarles.

“Transitar hacia un modelo de este tipo requiere, necesariamente, un cambio en el mindset por parte de los líderes y de los colaboradores. Debe pasarse de la gestión de las tareas a la gestión de las personas”, añade.

¿Qué aporta?

Según la plataforma de educación en línea Aprende Institute, la autogestión aporta mucho a una empresa:

Responsabilidad: Al alcanzar nuevos niveles de autogestión, cada persona se embarca en un sentimiento de responsabilidad creciente, pues esta habilidad ayuda a reconocer las obligaciones de cada trabajador, sin la necesidad de una figura encargada de recordar la realización de cada tarea.

Creatividad: Permite a cada empleado abordar sus tareas o actividades con un nivel de creatividad añadida. Esto se debe a que la confianza se sobrepone a la autoridad, lo que ayuda a la persona a alcanzar la libertad mental necesaria para realizar cualquier tipo de ejercicio.

Autonomía: La autogestión otorga autonomía y confianza a todos los empleados, lo que les permite tomar un papel activo en sus decisiones y entregar los resultados deseados. Da motivación y responsabilidad a los trabajadores.

Compromiso: Un empleado con autonomía y responsabilidades camina sin dudar hacia un objetivo particular. Formar parte de un equipo que cuenta con las mismas libertades hace de cada trabajador una persona comprometida y consciente de los fracasos y éxitos de la empresa.

Productividad: Aunque algunos no consideren la autogestión como un beneficio importante, lo cierto es que el rendimiento y la productividad es el mejor parámetro para medir el desempeño de la empresa. Cada persona se conoce y sabe afrontar sus responsabilidades de la forma más adecuada.

“La autogestión permite a cada empleado abordar sus tareas o actividades con un nivel de creatividad añadida; esto se debe a que la confianza se sobrepone a la autoridad”: Aprende Institute.

Elaborado por: Lorena Muñoz Marrugo

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad