Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Domingo 18 de Marzo de 2012 - 09:31 AM

Un alumbrado navideño bastante oscuro

Una fundación que no tendría idoneidad, en cuya sede funciona una empresa de diseño gráfico, fue la que contrató con la Alcaldía de Héctor Moreno la realización y montaje del alumbrado navideño en Bucaramanga. La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal comprobó que tal fundación solo fue una fachada, pues no fue la que realmente ejecutó el contrato que, además, está plagado de irregularidades.
Archivo/VANGURDIA LIBERAL
Un alumbrado navideño bastante oscuro
(Foto: Archivo/VANGURDIA LIBERAL)
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Héctor Moreno Galvis
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Christian Castillo - Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
Sede de Light Color Service en Bogotá
(Foto: Christian Castillo - Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)
Jineth Prieto/VANGUARDIA LIBERAL
Sede de la Fundación de Asistencia Social en Bucaramanga.
(Foto: Jineth Prieto/VANGUARDIA LIBERAL)

Si usted estuvo en Bucaramanga en diciembre pasado, seguramente se detuvo en algún momento a mirar la iluminación navideña de la ciudad. Mientras los bumangueses se preparaban para celebrar las fechas, el entonces alcalde encargado, Héctor Moreno Galvis, desembolsaba el primer pago de los $856 millones 512 mil 993 que le costaron a la ciudad esas luces navideñas, que se montaron mediante un contrato lleno de presuntas irregularidades.

Bajo el convenio de apoyo número 423 firmado el 22 de noviembre de 2011, la Secretaría de Infraestructura de Bucaramanga le entregó a la Fundación de Asistencia Social $856 millones, para que realizara las figuras que adornarían la ciudad. A su vez, la Fundación se comprometía a aportar $74 millones, representados en el diseño, el montaje y la instalación de estas figuras, para un total de $930 millones como valor total del contrato.

¿Por qué un contrato de casi mil millones de pesos se entregó de manera directa a una Fundación poco conocida y no se llevó a licitación, como lo establecen las normas de contratación estatal?

La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal averiguó y al buscar la respuesta, se encontró con varias irregularidades.

¿La iluminación es una obra de interés comunitario?

Lo primero que hay que contar es que todo contrato que firme la administración debe estar presupuestado. Por eso es que cada alcalde al comenzar su mandato debe tener un Plan de Desarrollo. Este Plan de Desarrollo es el “mapa de navegación” de la alcaldía. Si se quiere realizar un proyecto, éste debe estar consignado en el Plan de Desarrollo. De esta forma, no se puede contratar un proyecto si no había sido presupuestado.

En el caso del alumbrado navideño, el alcalde encargado Héctor Moreno dijo que éste se encontraba presupuestado en el proyecto “Construcción de obras de interés comunitario en las diferentes comunas del municipio de Bucaramanga”. Sin embargo, al revisar el Plan de Desarrollo se encuentra que el objeto de este proyecto es “construir, adecuar y mantener obras de interés comunitario, de acuerdo con la evolución urbanística, ambiental y económica de la ciudad”. Además, Moreno Galvis justificó su actuar en que esta iluminación era necesaria, porque “permitirá atraer visitantes y proyectar la ciudad como un destino turístico”. Expertos consultados por la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal consideraron que ninguno de los argumentos expuestos por el exalcalde tiene que ver con la construcción de obras de interés comunitario, por lo cual pareciera que más bien se “acomodó” este contrato al proyecto donde mejor cabía.

Un contrato de apoyo que debió ser licitación

Para poder llevar a cabo este contrato, Héctor Moreno Galvis utilizó la figura del “convenio de apoyo”. Esta es una figura excepcional, establecida en el artículo 355 de la Constitución, que le permite a la administración “asociarse” con una persona jurídica sin ánimo de lucro por ser esta la más idónea para llevar a cabo una actividad que la administración quiere desarrollar. De esta forma, no es necesario convocar a licitación pública.

En el caso del alumbrado navideño, el entonces alcalde Héctor Moreno consideró que necesitaba aliarse con un particular, pues al haber recogido diversas cotizaciones del mercado resultaba más costosa la contratación mediante otra modalidad. Además, dijo que la Alcaldía presuntamente no contaba con los recursos suficientes para hacer el alumbrado ni tenía profesionales para realizarlo. “Se requiere asociarse con una entidad que tenga capacidad y experiencia para desarrollar el objeto contractual y cuente con la organización administrativa y la capacidad operacional que requiere el adelantamiento del alumbrado navideño de la ciudad”, dijo Moreno Galvis. Y aquí es donde aparece la Fundación de Asistencia Social.

Según dijo Moreno Galvis en declaraciones dadas a Vanguardia Liberal, en diciembre pasado, “si hubiera hecho una licitación la ciudad sólo estaría decorada con las luces a partir de febrero”.

¿Fundación idónea? 

Héctor Moreno Galvis consideró que la persona jurídica más idónea para llevar a cabo el alumbrado navideño era la Fundación de Asistencia Social, a pesar de que, según el registro de la Cámara de Comercio, esta Fundación fue constituida para desarrollar programas de interés y servicio social dirigidos al mejoramiento de la calidad de vida. Pero al mirar las actividades que según sus estatutos esta fundación puede desarrollar, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal encontró que estas van desde la impresión de libros hasta el mantenimiento de parques, pasando por la prestación del servicio de transporte aéreo, la venta de equipos médicos, la negociación de toda clase de títulos valores, la venta de calzado, el manejo de residuos sólidos, la interventoría en oleoductos y, por lo visto, la construcción de alumbrados decembrinos. Esto entre las más de 6 páginas de actividades registradas de la más diversa índole.

Pero al trasladarse a la Carrera 11 No. 33 – 19, sede de esta fundación, que según el papel tiene capacidad para ejecutar un contrato de casi mil millones de pesos, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal encontró que allí funciona ‘Adobe Creativos’, un pequeño local de diseño gráfico.

Al indagar a Carló Arturo Suárez Gaitán, representante legal de tan amplia fundación, explicó: “yo como persona natural tengo una firma que se llama Adobe Creativos, pero a la vez la Fundación funciona ahí, no se le colocó aviso, porque la Alcaldía no permite colocar tantos avisos y hay una reglamentación sobre eso”.

Al preguntarle por la idoneidad de la fundación, Suárez Gaitán le dijo a la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal: “Claro que tenemos idoneidad, también hice un contratico con la Dirección de Tránsito para instalarles unos aires acondicionados. Por supuesto que tenemos experiencia”.

Para poder firmar el contrato, esta fundación tenía que demostrar su idoneidad con mínimo tres contratos realizados en los últimos cinco años en los que evidenciara que tenía la capacidad y la experiencia para hacer el alumbrado navideño.

La Fundación allegó tres contratos: uno firmado con el Inderbú para realizar el mantenimiento, reparación y adecuación de los escenarios deportivos de alto rendimiento, otro para mantener la red eléctrica de la empresa Services Ripoll y un último para, este sí, hacer un alumbrado navideño en el parque “Antonio Garrido”. Sin embargo, nadie ha podido identificar dónde queda este parque.

Al respecto, la Contraloría de Bucaramanga encontró, en informe presentado el pasado 20 de diciembre, que la fundación incumplió con los requisitos para su contratación, debido a que “la experiencia aportada en la etapa precontractual no era la requerida”. Pero a Moreno Galvis presuntamente sí le pareció que la experiencia estaba demostrada.

Al preguntarle a Suárez Gaitán cómo hizo para contratar si dos de los contratos que presentó para certificar la idoneidad no tenían nada qué ver con el alumbrado navideño, respondió: “A mí me hicieron una invitación en la Alcaldía para pasar la propuesta. Yo desconozco los procesos de selección que se llevan a cabo. Simplemente sé que me llamaron para decirme que era el que me había ganado el contrato”.

¿Quién hizo realmente el alumbrado?

Una vez firmado el convenio, la Fundación de Asistencia Social tenía dos meses para ejecutarlo. Como carecía de las herramientas y el personal necesario para poner en marcha el proyecto, acudió a la empresa Light Color Service, que tiene sede en Bogotá.

Según especialistas consultados por la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal, esta subcontratación es abiertamente ilegal, pues precisamente se contrató de manera directa con la Fundación por ser presuntamente la persona más idónea para realizar el contrato. De lo contrario, habría que irse a licitación. Frente a esto, Suárez Gaitán afirmó: “Nosotras las fundaciones hacemos muchas cosas dentro de nuestro objeto social, capacitaciones, contratos de obra… infinidad de cosas tenemos en nuestro objeto social, imagínate, para cada rama tendría que tener personal… por supuesto que podemos subcontratar para cada cosa”.  

La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal se trasladó hasta la sede de Light Color Service, ubicada en la calle 75 # 13 – 51 en Bogotá. Allí encontró una oficina que permanece vacía. Según la información recibida, sus socios, dos hermanos, permanecen en una bodega al sur de esa ciudad. Pero al visitar la bodega, el vigilante del lugar aseguró que los socios no permanecían allí sino en la oficina.

Según fuentes que pidieron la reserva de su identidad, esta empresa es la que ha realizado el alumbrado navideño de Bucaramanga en los últimos años. La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal intentó comunicarse con Darío José Linares Agudelo, representante legal de Light Color Service, para corroborar esta información, pero manifestó, por intermedio de Suárez Gaitán, que “no quería prensa ni que lo involucren en nada, pues él ya cumplió su contrato”.

 “Yo a él lo conocí en Bogotá, porque viajo mucho allá. Cuando me salió el contratico, lo llamé para que lo hiciera conmigo. Lógico, le interesó y lo desarrollamos juntos”, explicó Suárez Gaitán.

Según dijo, jamás habló con Light Colors Service antes de la invitación de la Alcaldía “yo no tenía ni idea de que me iban a invitar”. Solo cuando supo que el contrato era de él, habló con Light Colors Service, quien, según explicó, en solo dos días hizo todo el diseño y se lo presentó a la Alcaldía. “Por lo visto les gustó, porque los aprobaron de una vez”, afirmó.  

Forma de pago

Para el pago de los $856 millones, la Fundación de Asistencia Social y la Alcaldía de Bucaramanga establecieron la creación de una cuenta bancaria con el nombre del convenio, en la que se realizarían tres desembolsos así: Un 50% cuando estuvieran listos los diseños ornamentales, civiles y eléctricos, un 30% una vez estuvieran instaladas las figuras y otro 20% un día hábil antes de la finalización de la vigencia fiscal.

Sin embargo, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal comprobó que el primer desembolso, correspondiente al 50% del valor total del contrato, fue girado el viernes 25 de noviembre, es decir, tres días después de firmado el contrato.  Este pago se hizo en dos cheques, que después de efectuados los descuentos fueron girados uno por $223.247.685 y otro por 150 millones. Aunque el contrato establecía que los pagos debían hacerse a una cuenta específica del contrato, ese mismo día, Carló Arturo Suárez Gaitán pidió al Tesorero Municipal que se levantara  la restricción de cruzado al cheque de $150 millones, para poder reclamarlo por ventanilla. Al preguntarle por esto, Suárez Gaitán dijo: “el cruzado se levanta, porque tenía que hacer unos  pagos urgentes… La verdad el convenio dice que todo debía ser consignado a la cuenta, pero por la rapidez de hacer pagos me autorizaron, ese era el camino más fácil y me colaboraron”.

El segundo pago correspondiente al 30% del valor de contrato, se desembolsó el pasado 16 de febrero por un valor de $256’953.898.

A la fecha está pendiente el último desembolso para completar los $856 millones 512 mil 993 que Moreno Galvis le entregó a la Fundación de Asistencia Social.

¿Cuánto le pagó Carló Arturo Suárez a Light Colors Service por el alumbrado navideño? Suárez dijo no recordarlo, pero que fue “algo así como 700 millones”, pero afirmó que él no se quedó con un solo peso y que solo lo hizo por su amor a servirle a la ciudad y a ayudar a la comunidad. “Nosotros no podemos tener utilidad, aquí el que se lleva la utilidad es Don Darío (representante de Light Colors Service… Precisamente para eso fueron creadas las fundaciones, para hacer todo este tipo de servicio social. Todo lo que nos hemos ganado ha sido en franca lid”.

Por este contrato, la Procuraduría General de la Nación abrió, el pasado 1 de febrero, investigación formal contra Héctor Moreno Galvis, bajo el radicado D-2010-878-488105. El expediente se encuentra en la Procuraduría Delegada para la Moralidad Pública.

Y TAMBIÉN REPARTEN SÁNDWICHES

Otro de los contratos que firmó la Fundación de Asistencia Social es el 512, suscrito por Elvia Liliana Sarmiento Osma, entonces secretaria encargada de Desarrollo y hoy Directora de Tránsito de la alcaldía de Luis Francisco Bohórquez, para “la realización de una campaña para exaltar la niñez bumanguesa afectada por la ola invernal”. El convenio se celebró el 23 de diciembre del 2011, por $40 millones y tenía un plazo de ejecución de cinco días.

La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal pudo establecer que este contrato se hizo para apoyar la realización de la tradicional “regalatón”, que se llevó a cabo en la Plaza Cívica Luis Carlos Galán Sarmiento y en donde, según la alcaldía,  asistieron cerca de mil niños.

Este convenio se firmó el mismo día de su ejecución. La regalatón inició a las 8 a.m. No se sabe en qué tiempo el contratista realizó la convocatoria de mil niños, instaló una carpa, transportó a los menores, alquiló 500 sillas y compró 500 helados, 500 jugos en caja, 500 sándwiches y 500 gorros navideños, tal como lo estipulaba el contrato.

Al respecto, Carló Arturo Suárez, representante de la Fundación de Asistencia Social, explicó: “Yo había pasado la propuesta antes, pero hasta el 22 de diciembre me llamaron para decirme que yo había sido el escogido, ese día yo contraté todo y lo busqué, pero hasta el 23 a primera hora lo firmé. Cuando ya había iniciado el evento, yo estaba legalizando el contrato, comprando pólizas y estampillas”.

Según el contrato, para realizar esta actividad, se necesitaron dos coordinadores por un valor de $3’500.000 cada uno, y 30 auxiliares de apoyo, que cobraron $600.000 cada uno.

En otras palabras, para una actividad que duró un par de horas, la fundación cobró $25 millones en personal de recreación. El resto se fue en sandwichitos. “Mi abogado y yo hicimos ese trámite de reliquidar y arreglar el informe final, porque como el contrato lo hicimos volando y pensé que eso valían los recreadores especializados en niños, ese fue el precio que pusimos. Nosotros no pagamos ese precio a los recreacionistas”, agregó Suárez Gaitán.

Suárez Gaitán insiste en que su contrato fue ejecutado con la regalatón. Sin embargo, en el momento en que los auditores de la Contraloría llegaron a la Secretaría de Desarrollo Social para solicitar los documentos soporte de este contrato, no se evidenció, según el ente de control, material fotográfico, actas de ejecución por parte del interventor o soportes del cumplimiento del convenio.

LÍNEA DE TIEMPO

13 días para armar, ejecutar y pagar un contrato

15 de Nov:

  • Se hace el estudio previo, se realiza el presupuesto y se concluye que la única manera de hacerlo es por un contrato de apoyo.
  • Se piden cotizaciones. Light Colors Service presenta una fechada 21 de octubre, un mes antes de que se iniciara el proceso de contratación.
  • Se anexa un catálogo de precios de Codensa sin fecha.
  • Se certifica que hay disponibilidad presupuestal.
  • Se establece un cronograma de 2 meses para desarrollar el contrato.

18 de Nov.

  • Se invita a la Fundación Asistencia Social para que presente propuesta.

21 de Nov.:

  • La Fundación presenta la propuesta. El proyecto que presenta tiene fecha del 27 de octubre, fecha en que no se había iniciado el proceso de contratación.

22 de Nov:

  • Se firma el contrato.

25 Nov:

  • Se expide la póliza de seguro, con vigencia desde el 22 de noviembre.

28 de Nov:

  • Se desembolsa el 50% del valor del contrato, es decir $428.256.496, a pesar de que se estipulaba que este pago se haría una vez aprobados los diseños ornamentales, civiles y eléctricos del alumbrado, que según el cronograma, se entregarían 15 días después de la firma del contrato.

16 de Feb:

  • Se paga el 30% del valor del contrato, esto es $256.953.898

A la fecha no se ha efectuado el último desembolso.

LEA TAMBIÉN:

 

* Así fue el 'carrusel de contratos' en la Alcaldía de Bucaramanga

* Una fiesta para los abuelitos que costó $204 millones

* Un contratista de la Alcaldía de Bucaramanga se confiesa

* Alcaldía de Bucaramanga pagó para producir videos que ya estaban hechos

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad