Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:21 am

Las barbas en los tiempos antiguos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-15 05:00:00

Las barbas en los tiempos antiguos

El hombre primitivo soportó durante muchos siglos las incomodidades de sus largos cabellos y abundantes barbas. Estas eran importantes entre los bárbaros de Oriente, concretamente entre los persas al igual que los partos, sasánidas y aqueménidas.
Las barbas en los tiempos antiguos

Vemos en los grabados de los egipcios a los faraones utilizando la barba postiza en las grandes ocasiones para identificarse con Osiris, primer gran monarca egipcio, que era representado con una gran barba similar a la que llevaban sus sucesores.

En un principio los griegos usaron la barba. Así los vemos en los bustos de Pericles. Más tarde, en la época de Alejandro Magno, se puso de moda en Grecia el afeitarse. Los únicos que no se afeitaban eran los filósofos, menos preocupados por futesas terrenales como podemos observarlos en los bustos de Platón o Aristóteles.

En Roma se impuso el afeitado hacia la época de las Guerras Púnicas. Por ello, llevar barba significaba imitar a los filósofos griegos, pero más tarde, la barba volvió a reaparecer en la moda de este Imperio, hacia la época de Hadriano.

Los israelitas consideraban la barba como el mayor adorno del hombre, según la Biblia y el corte como un gran oprobio al punto que a los leprosos los afeitaban. En los comienzos de la Iglesia, los eclesiásticos al ejemplo de los apóstoles, se dejaban crecer la barba. Solamente hacia el siglo X el clero tomó la costumbre de rasurarla

En Bizancio era símbolo de madurez, de sabiduría y de poder. De ahí que los Cristos de las antiguas catedrales eran barbudos, para denotar la realeza del pantocrátor. Y de hecho, sólo había un pequeño grupo en el oriente cristiano que no tuviese barba: los eunucos.

Hay razas de escasa barba, entre ellos los negros y muchos indios americanos que se sorprendieron al llegar los conquistadores barbudos. Los chinos la tienen poco poblada y se la dejan crecer lo más posible y confiesan que sienten envidia de los barbados europeos.

Se podrían mencionar muchos personajes antiguos que usaron la barba, pero queremos tan solo traer a cuento dos a quienes se les designa por su color, uno de ellos es el Pirata Barba Roja, quien sembró el pánico en el mar Mediterráneo y otro es Barba Azul, el del cuento de los hermanos Grimm, hombre muy rico que se había casado siete veces pero sus esposas desaparecían misteriosamente. La última de ellas movida por la curiosidad y desobedeciendo órdenes de su marido, descubrió el macabro lugar donde permanecían los cadáveres.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad