Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
23ºC
Actualizado 12:08 pm

La payacuá o papayas de agua | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-22 05:00:00

La payacuá o papayas de agua

La payacuá o papayas de agua

Los españoles sedientos de oro llegaron a estas tierras alentados por leyendas diversas.  También alemanes, Alfinger y Federmán, autorizados por Carlos V que era deudor de los tudescos.

Llama la atención el apego a la juridicidad, fueron prolijos los reglamentos dictados por Juan de Villabona, quien vino a despejar quejas llevadas hasta la Audiencia de SantaFé por la explotación de encomenderos, explotadores de minas en Bucarica.

En su visita concentró los indios en lo que ahora es plaza de García Rovira que se menciona como fundación de Bucaramanga, con origen diferente de los de usanza entonces.

Encargó al capitán Andrés Páez de Sotomayor del mando, controlado por  “fiscal” el presbítero  Miguel Trujillo; pero los indios emigraron hacia la región de Guane, y  la meseta fue ocupada por los gironeses.

El origen de los poblados fue eclesiástico, surgidos para adoctrinamiento, con la cruz y la espada. Primero la viceparroquía, luego la parroquia, y finalmente el municipio.  Diferente de Norteamérica colonizada por protestantes que difundieron libertad religiosa.  

Hoy existe en la calle 31 y carrera 11 un buen restaurante denominado Payacuá, tomado del nombre de la quebrada vecina, que abarcó todo el sector, donde precisamente vió la primera luz el autor Emilio Arenas, quien luchó para cursar estudios que le facilitaron ser hoy investigador histórico afortunado,  trasegando senderos para que podamos conocer nuestro origen, bien interesante,  rematado por episodios diversos pues el autor no se limita a referir la edad primera, y se adentra en factores que dieron sello a nuestra historia como Nación.

Menciona la acción de los generales Obando, Mosquera y López.  Refiere la economía que dio vigor a Bucaramanga: oro, café, tabaco, sombreros de paja, cigarros y cigarrillos.

También alude a la creación del Estado de Santander en 1858, la disputa por la capitalidad que ganaron Bucaramanga primero, y Socorro, después, en detrimento de Pamplona.  Para observación del gobernador Serpa, refiere el ajuar del Presidente Murillo Toro, a quien dejaron las instalaciones del cabildo, con “una mesa ordinaria cubierta con una carpeta de merino verde, un bulto de papel para escribir, un tintero, dos plumeros y tres asientos de baqueta…”

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad