Las carreteras de Santander | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
24ºC
Actualizado 01:48 pm

Las carreteras de Santander | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-21 05:00:00

Las carreteras de Santander

Las carreteras de Santander

En materia de vías carreteables troncales -si bien al país le falta mucho-, prudente es reconocer los avances que se han hecho en materia de mejoramiento de la principal red de carreteras que tenemos. Pero no hay necesidad de instalar a la orilla de ese sistema venoso de pavimento que cruza el país avisos que señalen que el viajero está en tierra santandereana pues el estado de las vías le hace pronto llegar a esa conclusión.

La carretera que de Bogotá conduce a la Costa Atlántica está en buenas condiciones pero el tramo que atraviesa el Magdalena medio santandereano es el que más huecos y menos mantenimiento tiene. Lo mismo ocurre si en lugar de buscar llegar a San Alberto por La Gómez, tomamos el tramo que de Bucaramanga va a El Playón y La Esperanza para entrar al sur del Cesar.

La carretera que de Bucaramanga lleva a Cúcuta está en mal estado mientras avanza por las montañas de Santander y apenas entra a Norte de Santander, las condiciones de la vía mejoran notablemente.

La lentitud con que se ha construido la doble calzada entre Floridablanca y Piedecuesta y el deficiente estado de la carretera entre Oiba y Barbosa hacen que al viajar de Bogotá a la capital de nuestro departamento el trayecto en que más peligro vial corre el viajero esté en Santander.

Entre Bucaramanga y Barrancabermeja el asunto es crítico por la injustificable demora en reponer el puente Flandes sobre el río de Oro y la lenta construcción de la doble calzada entre Girón y Lebrija.

Esas son nuestras principales vías de comunicación con el resto del país y ponen en evidencia que la administración Uribe Vélez no le ha cumplido a Santander en materia de carreteras mientras otros departamentos muestran una inmensa mejoría en tal aspecto.

Buena parte de la responsabilidad de dicho estado de cosas es imputable a nuestra dirigencia política y empresarial. La primera, afanosa al pedir cosas para su clientela y atravesarle palos a la rueda de sus coterráneos, es roma al saber exigir obras para la región. A la nueva generación de la segunda le ha hecho falta el coraje que tuvieron sus mayores para exigir un mejor trato para el departamento.

El balance del año que termina, en materia vial, deja que desear pues Santander no tuvo la significación que sería de anhelar en el alto gobierno.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad