Publicidad
Publicidad
Lun 25 de Mayo de 2015
19ºC
Actualizado 08:31 am
Lunes 17 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

El pesebre del Papa

Nació entre “la miseria y la suciedad”, en un establo, que ahora, el Papa, en su “sabiduría”, dice que no tenía buey ni burro, gran cosa. Ni los ángeles estaban en el techo, ni era el pesebre limpio que pinta el modernismo. “Sueño de novicios” dice Papini. Era un establo y un establo es una casa de animales con sus paredes rústicas, oscuro, descuidado, mal oliente. El lugar más “sucio del mundo” fue la primera habitación de ese niño donde “los brutos rumian las flores milagrosas de la primavera”. Nació entre el estiércol, así el Papa diga lo contrario. “Los primeros que lo adoraron fueron animales y no hombres”. El asno y el buey que eran dioses en otras culturas. La Burra de Balaán, era más sabia que los sabios de ahora, había salvado con sus palabras a los profetas.

Le faltó al Papa de Roma, retirar los pastores, “los guardianes de las bestias” que según dicen fueron a “ver el hijo de la extranjera”. Esos seres son solitarios y no viven pendientes de las fiestas ni vanidades de la tierra, pero el nacimiento de un hombre que viene a “sufrir” con las otras almas los conmueve. Hospitalarios como son los seres humanos. Cultura de pastores. Los pastores acogieron a Ulises, camino de Ítaca.

El Papa desplaza a los bueyes y a los asnos del pesebre que inventó San Francisco de Asís. Historia que lleva casi dos mil años y como gran aporte, “descubre” entre la riqueza del vaticano, donde vive, que era un establo “aséptico”, no tenía estiércol ni orines ni malos olores, ni boñiga de vaca. No tenía animales. En eso gasta su papado, no en lo fundamental. La cultura humana necesita de equilibrio y de sensatez.

Nota: El páramo de Santurbán, hay que defenderlo de esos oportunistas que no les gusta ni lo conocen y por no conocerlo es que uno ve a un procurador agrario abrazando un directivo de AUX.

Da pena ver a esos directivos de CDBM que sin pena ni gloria despedazan el páramo. La Procuraduría debería investigarlos por no cumplir con la Constitución que defiende los páramos. La gente de la zona no solo vive del oro, también ancestralmente sembraron trigo y cebada y tienen animales como el pesebre.

Autor:
Donaldo Ortiz Latorre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (7 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad