Domingo 22 de Abril de 2018 - 12:01 AM

La JEP en el proceso de extradición de Jesús Santrich

Columnista: Francisco Bernate Ochoa

De todas las circunstancias increíbles que rodean la captura con fines de extradición del otrora negociador de las Farc Jesús Santrich, la más sorprendente es la pretensión de asumir un rol determinante por la llamada Jurisdicción Especial para La Paz, como pasamos a comentar.

De entrada, es importante recordar que el modelo constitucional colombiano, tributario de un estado de derecho, los funcionarios públicos solamente pueden realizar aquello que la constitución, la ley o el reglamento los faculta. Adicional a ello, los procedimientos judiciales deben tener una reglamentación expedida de manera exclusiva por el Congreso de la República.

Por ello, resulta una verdadera afronta al ordenamiento constitucional colombiano y al estado social de derecho, el que la denominada JEP, que a hoy no tiene una ley estatutaria que precise sus funciones, pretenda tomar alguna decisión dentro de este trámite de extradición. Esto toma dimensiones de auténtico despropósito cuando anuncian que la decisión la tomarán basados en un reglamento que ellos mismos profirieron, desconociendo que la extradición es un trámite constitucional que no admite este tipo de tratamientos. Es nuestra Corte Suprema de Justicia, en su Sala de Casación Penal, la que, aplicando la normatividad vigente debe decidir, en derecho, si concede o no esta petición de los Estados Unidos de América.

Podría señalarse que es la JEP la llamada a determinar si los hechos por los que esta persona es requerida por los Estados Unidos de América guardan una relación con el conflicto armado, y, así mismo, establecer la fecha de comisión de los mismos, para determinar si ocurrieron con antelación a la firma de los acuerdos del teatro Colón. Sin embargo, en tanto que la JEP no cuenta con una ley estatutaria que habilite su funcionamiento, ni con unos procedimientos establecidos en la ley, no puede, legalmente opinar sobre lo uno o lo otro, siendo este un asunto del exclusivo resorte de la Corte Suprema de Justicia.

En últimas, este lamentable episodio del señor Santrich terminó siendo un salvavidas para la agonizante JEP.

Autor:
Francisco Bernate Ochoa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad