Publicidad
Mié Sep 20 2017
21ºC
Actualizado 07:40 am
Martes 08 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Del ruido al silencio

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

Es indudable que ya se notan los efectos positivos en muchos aspectos de la vida en sociedad con la entrada en vigencia plena del nuevo Código de Policía. Lamentable sí que los comportamientos correctos, de simple cultura ciudadana, tengan que ser impuestos con leyes, multas y actuación de las autoridades de policía. De la Urbanidad de Carreño solo quedan, como piezas de museo, algunas copias en librerías de textos viejos.

Los buenos efectos de la aplicación del nuevo código ya se notan en la lucha contra el ruido urbano- de fuentes fijas especialmente- que habían convertido en pesadilla para muchas personas vivir en determinadas zonas urbanas. Son indiscutibles las bondades económicas, sociales y ambientales del paso del ruido al silencio.

En lo económico, el silencio y la tranquilidad harán subir el valor de las viviendas depreciadas por entornos ruidosos. Muchas empresas de la construcción ya ofrecen el entorno verde y la tranquilidad como estrategia de ventas. Y en el turismo- la industria sin chimeneas- la tranquilidad de los destinos es hoy un gran atractivo para el visitante.

En lo social, la derrota del ruido ya se nota por la disminución de conflictos entre vecinos, muchas veces violentos y mortales. La prohibición del consumo de bebidas embriagantes en espacios públicos también ha ayudado, porque la relación entre licor y ruido es estrecha. Con menos ruido la salud también será la gran beneficiada: menos estrés, infartos y sordera.

La Policía se juega su prestigio si es efectiva contra quienes violen el código. Más vigilancia preventiva sobre bares, tabernas, whiskerías, cantinas, tiendas. No esperar a que el afectado llame; hay que actuar de oficio. Conocer los teléfonos de los Centros de Atención Inmediata (CAI) servirá mucho.

Pero falta más: controlar la pitadera, las motos-ruido acondicionadas para tal fin, el perifoneo sin autorización, los carros discoteca, etc.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad