Publicidad
Mar Nov 21 2017
23ºC
Actualizado 05:16 pm
Domingo 25 de Junio de 2017 - 12:01 AM

Una tras otra cada trapisonda es peor que la anterior

Columnista: Leonidas Gómez-Gómez

Con el escándalo de corrupción en la EPS Saludcoop todavía vivo, pasamos al escándalo en Cafesalud y ahora al de PrestaSalud. Al convertir la salud en negocio de particulares se crearon las condiciones para estimular la voracidad del capitalismo salvaje y la corrupción en vergonzosa complicidad con los gobiernos de turno, pero jamás imaginamos que llegaríamos a niveles tan degradantes como los que han propiciado el presidente Santos y su ministro Gaviria.

Algunas instituciones del Estado por donde han pasado funcionarios honestos no han sido capaces contra la maquinaria encubridora de la presidencia. En su momento y cada uno por aparte, el Consejo de Estado, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y la Contraloría denunciaron que año tras año los socios de Saludcoop se apropiaron ilegalmente de fondos destinados a pagar médicos y enfermeras, inflaron el valor de las medicinas, robaron al Fosyga, cobraban dos veces por el mismo servicio y con la plata de la salud compraron hoteles y otras propiedades particulares hasta que le quedaron debiendo al Sistema la escandalosa suma de $ 1.4 billones de pesos.

Socios de Saludcoop como Carlos Palacino o Enrique, el hermano del ex vicepresidente Germán Vargas Lleras, no tuvieron que pagar ni un peso de la deuda que terminó perdiéndose en medio del ‘chanchullo’ que el Gobierno montó para pasar el negocio a Cafesalud. - Cafesalud no fue capaz con la responsabilidad de prestar el servicio a 7 millones de usuarios, tiene atrasadas 4 millones de consultas y más de 260.000 cirugías.

Cuando se pretendía exonerar de responsabilidades y deudas a Cafesalud vendiendo el negocio a una nueva EPS denominada PrestaSalud con peores vicios que las dos anteriores, el Senador Jorge Enrique Robledo del Polo Democrático y el prestigioso abogado José Roberto Acosta intervinieron a tiempo para denunciar y contener semejante atraco a la nación, quizá por unos meses, porque los negociados en salud solo se podrán acabar definitivamente cuando vuelva a ser un servicio público gratuito financiado y operado directamente por el Estado gobernado por personas honradas.

Autor:
Leonidas Gómez-Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad