Martes 28 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Paloma Valencia

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Cuando los de mi generación luchábamos por encontrar nuestra identidad ideológica, eran figuras los dos abuelos de esta Paloma que poco tiene de tan mansa ave.

Uno, Guillermo León Valencia, ejerció la Presidencia de la República entre 1962 y 1966. Era un caso especial. Hidalgo en su trato, le fascinaba idear que tenía gripa para sacarle el cuerpo a visitas incómodas y a episodios del trajín político. Enviudó poco después de asumir la Presidencia. Hábil en el manejo político, trastabillaba administrando la cosa pública y dejaba ese trajín a los técnicos, mientras el país sonreía y cotilleaba por el episodio con la Greca, sus visitas a la casa de una conocida “madame” de la Bogotá de entonces, por sus cacerías.

Llegó a la Presidencia con poco patrimonio económico y así salió, pues fue transparente en el manejo del erario. Le fascinaban España, la poesía de su padre, las mujeres hermosas y los buenos licores. Nunca fue sectario.

Salido de la Presidencia, lo nombraron Embajador en España y demoró en sumo grado su viaje a Madrid haciendo chascarrillos ingeniosos sobre las complicaciones que tenía con un caballo que le iba a llevar al generalísimo Franco.

Su otro abuelo, Mario Laserna Pinzón, tenía un talante distinto. Hombre de academia, culto, gestor de la educación pública y privada, poco le gustaba figurar. Hizo cosas importantes por la cultura colombiana.

Su tío abuelo, Álvaro Pío Valencia, era fenomenal. Marxista, vivía pasando estrecheces y gozando la vida. Era un personaje sin par. Así, ¿de dónde salió esta Paloma tan insoportable, molesta, inaguantable, intolerable, insufrible? Ella no es una pensadora independiente, es uno de los satélites que giran alrededor del pensamiento monista de Álvaro Uribe Vélez. Es lo que piense, diga y monitoree “el Presidente eterno”. Ruidosa en el Congreso, da zancadas de falangista española, no tiene el ingenio, ni la simpatía de sus mayores. ¿A quién salió así? Vaya Paloma.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad