Publicidad
Mié Sep 20 2017
23ºC
Actualizado 04:42 pm
Lunes 17 de Julio de 2017 - 05:00 AM

El triunfo de las ceibas barrigonas sobre las cabras en Santander

El número de ceibas barrigonas, especie única de Santander, se multiplicó de mil a dos mil en menos de cuatro años. Este árbol, representante del paisaje del Cañón del río Chicamocha, está en peligro de extinción por culpa de las cabras.
JORGE W. SÁNCHEZ LATORRE/VANGUARDIA LIBERAL
En 2013 existían cerca de mil ceibas barrigonas. A la fecha Santander tiene más de dos mil.
(Foto: JORGE W. SÁNCHEZ LATORRE/VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
En la imagen, una de las Ceibas Barrigonas jóvenes que ha sembrado la Cdmb.
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)

En 2003 cuando se registró la especie Cavanillesia chicamochae, nombre científico de la ceiba barrigona, expertos en biología hicieron un recuento de 500 árboles. Para 2013, la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, tenía un inventario de mil plantas.

A la fecha, se estima que en Girón, Piedecuesta y Cepitá hay más de dos mil ejemplares de esta especie endémica de Santander.

Así lo aseguró a Vanguardia.com Alicia Rojas, bióloga del Jardín Botánico Eloy Valenzuela de la Cdmb, quien ha estudiado la planta desde hace más de 15 años. "Hemos conocido y protegido la especie para que no se acabe. Pudimos determinar en qué época (las ceibas) tienen frutos y en qué tiempo se puede recoger la semilla. También establecimos cuáles son las principales amenazas del árbol".

Empresas públicas y privadas de Santander sumaron esfuerzos para que la especie única del Cañón del río Chicamocha pudiera aumentar su población. Cerca de 600 árboles jóvenes fueron plantados con éxito gracias a una inversión de la Electrificadora de Santander, Essa.

De acuerdo con Vidal Ramírez Cacua, profesional ambiental de la Essa, la electrificadora le apostó a la siembra de la ceiba como un plan de mitigación de la huella de carbono que dejaron los asistentes a un encuentro ambiental en 2012 que tuvo lugar en Santander.

"De manera voluntaria quisimos reducir la huella de carbono. La Corporación Panachi (Parque Nacional del Chicamocha) nos ofreció el terreno y logramos contratar con ellos también la siembra y el mantenimiento de 1.030 ceibas barrigonas en 2014", afirmó Ramírez. 

Le puede interesar: Especies botánicas únicas en Santander están en vía de extinción

De la reforestación en Panachi quedaron 606 ceibas barrigonas productivas, adaptadas al terreno y con cerca de tres metros de altura.

El proceso

Para lograr un aumento del 100% de la población de ceibas, la Cdmb y la Essa tuvieron que pelear con el depredador número uno del árbol: la cabra.

Según Rojas, la ceiba barrigona está en vía de extinción porque no superaba los 500 individuos y además eran árboles muy antiguos, "y una población que está conformada por adultos mayores tiende a desaparecer. Pero también está el gran factor de amenaza que es la cabra: El hombre incluyó una especie que no era de la zona logrando un comportamiento invasor y transformando el paisaje de este pedazo de Santander".

La bióloga explicó que aunque existe la creencia de que la cabra es de la región, el animal fue traído. La cabra come cualquier planta que no tiene veneno ni espinas. Cuando la ceiba saca la semilla, germinan plantas pequeñas que son devoradas por las cabras.

Este animal también influyó en la supervivencia de los 1.030 árboles sembrados por la Essa "porque en el predio de Panachi es muy difícil alejar a las cabras. Además tuvimos algunas dificultades como el hecho de que cada día la frontera agrícola y poblacional está creciendo y está cediendo la producción del árbol", afirmó Vidal Ramírez.

De acuerdo con la bióloga de la Cdmb, la cabra es la razón por la que se contaba con muy pocos árboles jóvenes. Los 500 que se encontraron en 2003 tenían más de cien años. "Entonces comenzamos a ir año tras año en la época de la fructificación que caen con los primeros aguaceros de marzo y abril antes de que las cabras se comieran los frutos", afirmó Rojas.

Después de determinar la fecha en la que salen los frutos, estos son recogidos por personal de la Cdmb porque dentro de los frutos están las semillas. En el Jardín Botánico las semillas son germinadas y en un tiempo de ocho meses o un año las llevan al sitio donde serán sembradas.

Una vez en el sitio, se debe dejar que el árbol se adapte al cañón o a la zona de siembra sin estar plantada por cerca de nueve meses para, posteriormente, proceder a sembrarla.

Lea también: La Ceiba Barrigona, una especie en vía de extinción

Alejarla del peligro

Las 606 ceibas que la Essa plantó en Panachi, van creciendo a su ritmo porque el área tiene poca disponibilidad de nutrientes y agua, explicó Rojas. "Si uno las siembra con abono la planta se va a morir, entonces hay que dejar que ellas mismas se desarrollen lento. En Menzuly, desde hace 10 años hemos sembrado muchas, pero las que han sobrevivido son cerca de tres veces más a las que encontramos en 2003".

Sin embargo, para alejar a la ceiba barrigona de la categoría de especies en peligro de extinción hace falta cumplir con una serie de factores.

"Para determinar si la especie ya salió del peligro se hace estudio de la población y esto establece si sí puede salir del rango de especie amenazada. En este estudio tienen en cuenta puntos como el número de árboles, las edades (que sean diferentes), el estado y si los factores de amenaza (las cabras) se mitigaron o continúan", afirmó Rojas.

Multiplicadores de la ceiba

Los árboles listos para siembra, son dados por la Cdmb a aquellos dispuestos a cuidarlas. Si usted está interesado en ayudar a la conservación y multiplicación de la ceiba barrigona en Santander debe tener en cuenta cuatro cosas:

-Tener una finca que esté ubicada a 500 o mil metros de altura sobre el nivel del mar.

-La finca debe estar ubicada en zona de bosque seco.

-Tener el espacio necesario para la adaptación de la ceiba. Es decir, que no se haga la siembra en materas o patios de casa.

-Garantizar la protección de la planta mientras ésta se pueda defender sola. Este tiempo termina cuando la ceiba alcanza los dos metros de altura.

Si cumple con los parámetros establecidos por la Cdmb, puede acercarse al Jardín Botánico Eloy Valenzuela y comenzar el proceso de adaptación y siembra. 

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO TARDE
Sorteo del 20 de Sep
4
8
9
6
CAFETERITO TARDE
Sorteo del 20 de Sep
0
7
1
3
Astro Sol
Sorteo del 20 de Sep
aries
7
6
7
6
Publicidad