Lunes 14 de Agosto de 2017 - 10:13 AM

Apuéstele a cocinar y comer en familia

Cocinar en compañía de sus seres queridos, además de ser divertido, es beneficioso para la salud. Los expertos aseguran que los niños aprovechan mejor lo que consumen y son más felices.
Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL
Apuéstele a cocinar y comer en familia
(Foto: Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL )

Platos con pastas, carnes, verduras, frutas y postres sencillos pero nutritivos son solo algunas de las opciones que tiene para disfrutarun momento agradable junto a los más pequeños de la casa.

Durante la etapa de la infancia los padres, hermanos y parientes cercanos se convierten en el primer modelo a seguir de los niños. Por ello, compartir tiempo en familia es una de las recomendaciones que más dan los expertos con el ánimo de formar seres saludables, tanto física como emocionalmente.

Según aseguran los sicólogos, cualquier espacio en el que el niño pueda desarrollar conductas que le permitan compartir con los adultos, será beneficioso para su vida y relación con terceros.

Si usted tiene hijos pero no sabe cómo fomentar estos espacios en familia, la cocina puede ser una alternativa no solo acertada sino divertida.

Un momento especial

Lorena Isabel Pedrozo Martínez tiene 22 años y recuerda que durante su niñez, uno de los momentos que más disfrutaba era compartir la comida junto a sus seres queridos.

Lea también: ¡Mi padre es homosexual!

Aprendió a cocinar a sus diez años gracias a las recetas que su abuela le confió. “Cuando era niña vivía con mi mamá, mi abuela y uno de mis tíos. Nosotros estábamos acostumbrados a comer en familia. Mi abuela me enseñó a cocinar desde muy corta edad y cuando me mudé sola eso me sirvió mucho”, narró la joven.

Aunque Lorena era feliz compartiendo con su familia, aseguró que todo cambió cuando su abuela murió.

“Cuando mi abuela falleció, el entorno familiar cambió. Fue difícil porque para la misma época mi mamá empezó a trabajar todo el día. Yo comía sola, ya no tenía con quién compartir ese momento”.

Luego de unos años la joven se mudó sola, y prácticas como cocinar y comer en familia se hicieron cada vez menos frecuentes.

“Siento que cuando una persona come sola es más fácil que tenga desórdenes alimenticios. Había días en los que yo comía a las 4:00 p.m. o no comía. Ahora extraño a mi mamá, quien ya falleció, me hace falta mi casa y comer en familia para compartir el tiempo juntos. A uno le hace feliz estar con los seres queridos”, expresó Pedrozo Martínez.

Una herencia de buenasprácticas

Aunque es posible que este tipo de actividades no se extiendan durante muchos años, para algunas familias hace parte de una tradición.

Generalmente, los niños en cuya infancia disfrutaron preparando algún plato especial junto a sus padres, replicarán la experiencia con sus hijos.

Usted no necesita ser un gran cocinero para divertirse. Actualmente internet ofrece gran variedad de platos. Busque el que más se acomode a su familia, llénese de paciencia, escoja los mejores ingredientes y manos a la obra.

¿Qué recomiendan los expertos?

Para la sicóloga y orientadora de familia, Elsa Pinilla de Serrano, este tipo de prácticas son beneficiosas tanto para los hijos como para los padres. Por ello, se deben realizar de manera frecuente.

Le puede interesar: Comida orgánica: opción saludable para una vida saludable

¿Qué beneficios tiene para los niños cocinarjunto a sus padres?

Es un momento que le permite al niño practicar la lectura y la matemática al tener que seguir paso a paso la descripción de una receta. Además, estimula motricidad fina, coordinación y lo más importante es que es un momento familiar que estrecha vínculos e insentiva la comunicación padres e hijos. 

¿Con qué frecuencia se debe hacer? 

La frecuencia depende sobre todo de qué tanto lo disfrutan, la motivación que tienen alrededor de esa actividad y el tiempo del cual se dispone para realizarla. Aún así, sería ideal organizarla una vez por semana. 

¿Cuál es la importancia de que los niños coman en un espacio tranquilo y en unión familiar? 

Para lograr que las comidas familiares se desarrollen en un espacio tranquilo, lo cual es muy importante, no debe haber distractores para los niños; los padres deben tener siempre una buena dosis de paciencia. También es necesario implementar pautas en cuanto al orden de los alimentos, el horario de comidas y la conducta que se debe tener en la mesa.

La hora de la comida es un muy buen espacio para compartir experiencias y dialogar sobre lo que nos ocurre en el día a día. Los padres deben ser un ejemplo para sus hijos en la mesa evitando el uso de dispositivos electrónicos.

¿Cómo incentivar estas prácticas entre padres e hijos? 

Es posible incentivarlos cocinando platos que sean de su gusto, comprando libros de cocina con ilustraciones atractivas y graciosas. En algunas ocasiones, invitando a uno o dos amigos a compartir, siempre teniendo presente que la paciencia es un valor que beneficia cualquier momento de la vida familiar y social, puesto que si no es así, la actividad puede perder todo su valor.

Lea también: Bolsas plásticas en el hogar, ¿cómo reemplazarlas?

¿Qué ocurre cuando alguno de los miembros de la familia no desea participar de estas actividades?

En los horarios de sentarse a la mesa no hay opción, son normas de la casa que no se negocian. Ya en actividades como cocinar en familia, se les debe invitar e incentivar, pero no obligar.

Lograrlo no siempre es fácil, por eso es importante que los padres no olviden que como afirmaba San Juan Bosco: 'es más fácil hacerse amar que hacerse obedecer'. 

Una receta para preparar en familia

El amar que hacerse obedecer’. chef santandereano, Carlos Andrés Ibáñez, considera que la cocina es un espacio para compartir en familia. Por ello, reco-mienda la siguiente receta:

Milanesa de cerdo en salsa pomodoro

Ingredientes: 4 Personas.

•1 Paquete de milanesa de cerdo.

•4 dientes de ajo picados.

•2 huevos.

•2 tazas de miga de pan.

•4 tajadas de queso.

•6 tomates.

•4 hojas de albahaca.

•Sal al gusto.

•1 pizca de azúcar.

•Aceite vegetal.

Preparación: En un recipiente adobe las milanesas de cerdo con ajo y sal. Primero pase las milanesas de cerdo por huevo batido, y para terminar, por la miga de pan, cuidando que queden bien cubiertas. Pele los tomates, colocándolos en agua hirviendo por 30 segundos, quite la cáscara y luego las semillas.

Procese el tomate, llévelo a hervor junto con las hojas de albahaca, el azúcar y sal al gusto. En un sartén agrege el aceite hasta que esté caliente y dore la milanesa por ambos lados. 

Luego cubra con la salsa y el queso. Sirva bien caliente y disfrute con su familia. Puede acompañar el plato con vegetales, puré de papa o arroz blanco.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 canciones para proponer matrimonio
Pedir matrimonio es todo un ritual. El lugar, el ambiente y los detalles, así como las canciones, son determinantes. Algunos temas musicales se han...
Publicidad
Publicidad