sábado 04 de enero de 2020 - 2:20 PM

Un corazón a prueba de fuego: la historia tras el incendio de una ferretería en Bucaramanga

Escombros y los indicios de lo que comenzaba a ser la realidad de un sueño es lo que se encuentra hoy en la ferretería ubicada en la carrera 20a#117 del barrio Cristal Alto que se incendió el pasado 1 de enero por un corto circuito.
Escuchar este artículo

La familia Santos Rivera, conformada por Néstor, Paola, y sus dos hijas de 11 y 13 años, acababa de despedir el 2019 en compañía de sus familiares cuando a las 3 a.m. del 1 de enero llegaban a descansar su hogar, ubicado al lado de la ferretería en un segundo piso.

Tras una hora, aproximadamente, los gritos de los vecinos despertaron a esta familia. “¡La ferretería se está incendiando!”

Inquieto, Néstor corrió sin preocuparse siquiera por su calzado. Ahí estaba, su negocio, recién reubicado, envuelto en humo y llamas.

Cansados de pagar arriendo, Néstor y Paola habían comprado ese local y hace un mes habían mudado su ferretería a esa dirección. Un mes, solo un mes después, Néstor veía sus sueños consumirse por el fuego.

Desesperado, más que por la mercancía, Néstor trató de ingresar en medio de las llamas a rescatar a otro miembro de su familia: Mona, una perrita de raza cruzada que había rescatado de la calle, la desnutrición y la parvovirosis un año y medio atrás.

Lea también: Niños y adolescentes del Café Madrid ahora son guardianes de su barrio.

Sus intentos eran detenidos por los vecinos, que, buscando salvaguardar su integridad física lo convencieron de esperar la llegada de los bomberos. Mientras tanto, refugió a su familia en una casa vecina.

Tras unos largos 40 minutos llegaron los organismos de socorro.

“¡Mona! ¡Mona!”, apenas vio un espacio, Néstor ingresó a buscar a la canina.

“Me metí a buscarla en ambos pisos, la llamaba y la buscaba por todos lados. Por fin la encontré debajo de una tabla, ya estaba botando baba. La saqué abrazada y sobrevivió”, explica Néstor aún con algo de desespero en su voz.

Ya seguro de que Mona estaba a salvo, su mirada giró de vuelta al gris panorama: de su negocio solo se salvaron tres cuñetas de pintura. Y la deuda de su inversión, sigue allí.

Peluditos, los otros afectados

Esta ferretería, antes ubicada en otra dirección de la misma zona, ha sido durante cuatro años, el refugio de animales callejeros.

La bondad y solidaridad que caracterizan el corazón de Néstor, hicieron que durante este tiempo, la ferretería se convirtiera además un hogar de paso de animales callejeros.

Un corazón a prueba de fuego: la historia tras el incendio de una ferretería en Bucaramanga

Santos Blanco ha dedicado su vida a rescatar animales del abandono, el envenenamiento y las enfermedades. Entre su casa y la ferretería, les brindaba el espacio para sus cuidados mientras encontraba una nueva familia que los adopatara.

Hoy, algunos gatitos siguen acudiendo esperando hallar comida.

Mientras tanto, Néstor y Paula, en compañía de familia y amigos continúan en la búsqueda de alternativas para reponerse.

¿Desea ayudar?

Este domingo, la familia Santos Rivera venderá almuerzos por encargo como un comienzo para pagar la deuda que dejó su inversión, y comenzar a recuperar su negocio.

Si desea encargar puede comunicarse al 6434534.

Si quiere dar algún aporte, puede llamar o escribir al 302 345 1969.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad