domingo 18 de abril de 2021 - 12:00 AM

Video: Un ‘Tour’ por la carrera ciclística de ‘Rigo’

El ciclista antioqueño Rigoberto Urán, que en 2021 tiene entre sus objetivos principales el Tour de Francia y los Juegos Olímpicos, atendió en exclusiva a Vanguardia y nos contó pormenores de su carrera profesional.
Escuchar este artículo

¡Llegó Rigo, llegó Rigo!”, dijo un aficionado cuando notó que el ciclista, con pinta de rockero, estaba por entrar a su tienda de Go Rigo Go en Bucaramanga . “En televisión se ve más alto el bacán”, dijo otro; y su amigo le respondió “es muy flaco, con razón sube como si nada”.

Parece una estrella de rock, pero con la humildad de la gente del campo colombiano para atender a sus cientos de seguidores, que demandan una foto, un autógrafo y un saludo.

Parece que no hubiera sufrido múltiples caídas, que a cualquier mortal lo hubieran derrumbado; y no sólamente se trata de las caídas de la bicicleta que por poco lo alejan del ciclismo profesional.

Parece que su vida siempre fue como el Giro de Italia, ‘color de rosa’, porque él sigue adelante con una contagiosa sonrisa y buen sentido del humor, pedaleando más fuerte aunque la cuesta sea muy inclinada y no tenga fin.

$!Video: Un ‘Tour’ por la carrera ciclística de ‘Rigo’

Sueños intactos

Mantiene la misma ilusión y las ganas de cuando, con apenas 18 años, llegó al equipo europeo Tenax Salmilano, se prepara como si fuera un ciclista más que busca asegurar su paso a un buen equipo y es el fiel reflejo de que los ciclistas están hechos a prueba de todo.

A él, como a tantos ciclistas de Colombia, le cabe a la perfección esa canción de Carlos Vives donde lo describe como “un noble guerrero, un halcón montañero, que sube ligero y en las montañas se ve reinar”.

Porque así es Rigoberto Urán, ‘El Toro’ de Urrao, ‘Rigoneitor’ o simplemente ‘Rigo’, uno de los pedalistas más destacados de la historia de Colombia, a quien en ningún momento se le subieron los humos a la cabeza tras alanzar los podios de las principales carreras del mundo y que con 34 años aún persigue ese sueño del niño que a los 13 años incursionó en el pedalismo, guiado por su padre, quien poco tiempo después fue asesinado por grupos armados al margen de la ley y que le dejó la mejor herencia: el ejemplo y la bicicleta.

Desde entonces, ‘Rigo’ comprendió que la vida tiene algunas cosas del ciclismo: dura, en constante ascenso, con sus terrenos planos y bajadas, que parecen más llevaderos, pero donde si se relaja o no se toman con responsabilidad se pierde la carrera.

$!Video: Un ‘Tour’ por la carrera ciclística de ‘Rigo’

Hace de todo

El ciclista antioqueño, subcampeón del Giro de Italia, el Tour de Francia y los Juegos Olímpicos, solo por mencionar algunos de sus logros, en la actualidad parece que tuviera un hermano gemelo, porque maneja su propia empresa, dicta conferencias, organiza carreras, le da el tiempo suficiente a su esposa y a la pequeña Carlota, recién nacida y, por si fuera poco, entrena diariamente alrededor de 200 kilómetros para brillar en las competencias más importantes.

Es difícil comprender cómo una misma persona, hace todas esas cosas, y a la perfección, pero es más fácil entenderlo cuando se repasa su historia de vida, con dificultades y tropiezos, pero con mucha tenacidad, resiliencia y constancia para salir adelante y disfrutar de los instantes de gloria.

De su visita a Bucaramanga, de sus objetivos en la temporada 2021, de su labor como empresario, del momento que atraviesa el ciclismo mundial y de su nuevo faceta como padre, Rigoberto Urán dialogó con Vanguardia.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Qué lo trae por Bucaramanga?

“Estamos trabajando porque Santander es el departamento que escogimos para realizar el Giro de Rigo, edición del Chicamocha; y tampoco había estado en mi tienda de Go Rigo Go, que inauguramos en Bucaramanga y estamos conociéndola y compartiendo con la gente”.

¿Qué lo motivó a elegir a Santander para hacer el Giro de Rigo?

“Queríamos un recorrido duro, en una zona muy emblemática y Santander la tiene. Queremos que conozcan a Santander y realmente acá hay una rutas espectaculares”.

Sabemos que ha entrenado en Santander. ¿Cómo le ha parecido la región?

“Nuestro recorrido va hacia el Cañón del Chicamocha, que es una zona espectacular para rodar, hemos ido hasta Aratoca y realmente es muy lindo, un recorrido muy agradable con unos paisajes que son íconos de Santander”.

¿Este año su preparación está enfocada al Tour de Francia?

“Para mí y para el equipo el Tour de Francia es muy importante, lo venimos preparando bien, este año es el enfoque principal, y como yo siempre digo, he aprendido a disfrutar de este deporte y me preparo para hacerlo de la mejor manera. Los ciclistas jóvenes en Europa y en Colombia tienen un nivel muy alto, entonces uno va con muchas ilusiones, de disfrutar y de hacerlo bien”.

¿Sorprende que cada vez aparezcan jóvenes que inmediatamente llegan a ganar las Grandes Vueltas?

“Hoy en día los corredores fuertes son muy jóvenes, llegan a Europa con 19 años, pero llegan ganando el Tour y con unos números impresionantes. Esto ha evolucionado mucho, ya los ciclistas desde muy niños se preparan muy bien y hacen unos entrenamientos específicos, con vatios, con dietas, y esto hace que lleguen listos a Europa”.

¿Su preparación ha cambiado mucho, cómo es su día de entrenamiento?

“Cambia mucho porque hay más exigencia, la alimentación es una parte fundamental de las carreras, el entrenamiento y el descanso. Al año hacemos entre 35 mil y 37 mil kilómetros, de 700 a 900 kilómetros semanales, 25 o 30 horas semanales; el entrenamiento ahora es muy específico, antes uno salía a montar bicicleta, ahora uno sale a entrenar, sale uno con un programa que le envía el equipo, de vatios, velocidad, altura y frecuencia cardiaca”.

$!Video: Un ‘Tour’ por la carrera ciclística de ‘Rigo’

¿Fueron mejores los ciclistas de antes?

“Fueron mejores los de antes porque les tocaba en unas condiciones muy duras; no había la tecnología de ahora, eran bicicletas muy pesadas; hoy en día la tecnología ha hecho que tengamos ropa de ciclismo ajustada, aerodinámica, los cascos, las gafas, las bicicletas pesan 6.8 kilos; hace 10 años los promedios de velocidad eran altos, pero hoy vamos por los 70 km/h mucho rato y alcanzamos hasta los 100”.

¿Cada detalle cuenta segundos valiosos?

“Sí, porque los ciclistas que no tengan tanto talento, con entrenamiento puedan superar a los que sí tienen. Por más talento que tenga una persona necesita entrenar mucho, porque hoy en día los que no tienen el talento o los números, pero tienen una dedicación y un cronograma de trabajo, pueden ser muy buenos”.

¿Cómo ve al ciclismo nacional? En Santander, por ejemplo, a los muchachos les toca muy duro por la falta de apoyo

“Viene creciendo y hay mucho talento, pero hoy en día la juventud quiere que le den todo, hay que luchar por las cosas, este es un deporte duro, donde nadie regala nada. Por más grande que usted sea, no importa, cada año hay que olvidar lo que uno hace y pedalear mejor”.

¿Qué les dice a esos muchachos que quieren seguir sus pasos?

“A todos los niños, que hay que hacer deporte, pero también hay que estudiar. Y por más buenos que sean los jóvenes de acá, no se pueden creer el cuento, el problema de la juventud es que se creen el cuento, y cuando te crees el cuento y todavía no has estado en un equipo en Europa, es complicado; entonces es tener los pies en la tierra, trabajar y dar lo mejor”.

¿Qué ciclistas lo han sorprendido en su carrera?

“Corredores como Froome, Contador, Nibali; como llevo tantos años, he visto muchos ciclistas con talentos impresionantes y es lindo compartir con ellos”.

¿Y en Colombia cuál ha sido el mejor?

“Uno de los más grandes es Nairo, tiene muchos títulos y podios; Egan es excelente, tiene un futuro impresionante y ya ganó un Tour. Está ‘Lucho’ Herrera, Santiago Botero, si repasamos la historia hay corredores muy importantes que han aportado para que nuestro ciclismo crezca”.

¿Cómo es esa vida empresarial?

“El ciclismo me ha ayudado porque pude montar mi empresa, hoy en día tenemos más de 13 tiendas en Colombia, más de 120 empleos; realmente son otros objetivos que uno va logrando, porque Rigoberto Urán no va ser ciclista toda la vida”.

¿Cómo se vio afectado por la pandemia?

“Nos vemos afectados, ahora tenemos cerrado Barranquilla, Medellín, Bogotá y Cali. Acá la fortuna es que mi equipo de Go Rigo Go es muy dedicado y siempre estamos tratando de evolucionar, es apretado, pero hay que seguir pedaleando. Gracias a todo mi equipo hemos podido crecer”.

¿Cómo hace para cumplir con tantos compromisos: las carreras, los entrenamientos, su empresa, su familia?

“Uno en la vida tiene muchos objetivos y hay muchos trabajos, pero hay una cosa muy importante que es el tiempo de uno, el tiempo en casa y el tiempo con la familia, tenemos que aprender a delegar, para eso tenemos nuestro equipo y tenemos que confiar en él; por más líder que uno sea, uno tiene que aprender a escuchar a su equipo porque pueden tener mejores ideas”.

Qué tal le va en esa etapa de padre, sacando gases, cambiando pañales...

“Ya sacamos gases, hasta a domicilio sacamos gases (risas); la niña súper bien, la mamá también y felices porque es una etapa muy linda”.

Año de Juegos Olímpicos, se ve una vez más allí y buscando otra medalla para Colombia

“Con cinco cupos, es un recorrido duro, estamos en la preselección y esperamos que para esa época estemos en una buena condición para hacer las cosas bien”.

Por último, un mensaje para la gente de Santander

“Un saludo muy especial, muchachos recuerden que tenemos la tienda acá, para que nos visiten, que se cuiden bastante y cuiden a sus familias porque es un momento difícil”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad