martes 23 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Polizón fue arrollado por la mula en la que iba hacia Bogotá

La versión de la mujer formará parte de la investigación para establecer cuáles fueron las causas de este siniestro vial.
Escuchar este artículo

El viaje que habían emprendido Fabio Alonso Guzmán y Adriana Patricia Soto desde Barranquilla hacia Bogotá, se ‘frenó’ de manera violenta llegando a Bocas, en la vía a Rionegro. Allí fue arrollado por la misma mula donde iría como polizón con su pareja.

Ocurrió en el kilómetro 10 + 470 metros, en el sector de la vereda San Isidro de Rionegro. Llevaban pocos minutos sobre la carga pues vendrían desde ‘La Arenosa’ viajando de forma clandestina entre camiones. Donde veían la oportunidad de ‘treparse’ no lo dudaban.

Con Adriana llevaban un mes de relación, vivían su idilio y amor aventurero, pero todo se esfumó.

Lea también: Hombre fue atacado con machete, en Girón

El trágico accidente de seguro marcará la vida de Adriana Patricia para siempre y todo, al parecer, por evitar un robo.

“Era de Boyacá y estaba acostumbrado a mochilear de mula en mula.

“Era artista, cantaba con su ukelele. Tiene familia en Bogotá y una hermana en Italia”, manifestó Soto aún afectada, conmocionada.

No se perpetró el robo

Fabio y su pareja irían en la mula, pero de repente tres sujetos vestidos con camisetas del Atlético Bucaramanga se subieron para asaltarlos.

Guzmán quizá movido por su instinto de supervivencia quiso evitar que los despojaran de las pocas pertenencias y se ‘lanzó’ a la carretera sin que la mula se hubiese detenido. No tuvo suerte. No hay precisión sobre lo que ocurrió, si se enredó o sencillamente perdió el equilibrio y cayó bajo las llantas traseras del enorme vehículo.

No tuvo una segunda oportunidad. Murió de manera instantánea.

Aquellos sujetos, quienes irían armados con cuchillos no se habrían dado cuenta de la tragedia; tanto así que hasta intentaron robar al conductor, pero cuando frenó para verificar lo ocurrido, todos se percataron de que la vida de Fabio había quedado en el asfalto. De inmediato los ladrones emprendieron la huida.

“Llevan un cuchillo muy grande. Cuando me asomé y vi la sangre, también salté”, narró Adriana Patricia, quien se dirigía hacia Bogotá a trabajar.

En la mitad de la vía quedó el bolso de Fabio con sus pertenecías incluyendo su amado ukelele.

38

años tenía Fabio, el polizón que murió en la vía a San Alberto cuando intentaba huir de un robo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad