miércoles 12 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Aumentaron hasta cuatro veces cremaciones en Bucaramanga

La aceleración del contagio y los muertos por COVID-19 ya empiezan a presionar los servicios funerarios. En cuestión de una semana, la demanda de servicios de cremación se multiplicó aunque la capacidad no se ha rebosado.
Escuchar este artículo

Cuando alguien fallece y se sospecha que su muerte se originó por Sars-Cov2, el manejo, traslado y disposición final del cadáver es muy similar al de alguien que fue diagnosticado con esta enfermedad. Los lineamientos claramente señalados en los documentos expedidos por el Ministerio de Salud han conllevado a que las cremaciones en Bucaramanga tengan un aumento significativo.

Lina García, directora de Jardines La Colina, dice que hace una semana y media se realizaban dos cremaciones diarias en promedio y ahora se realizan entre siete y ocho.

“En la mayoría de casos son personas sospechosas de COVID-19 que estuvieron en la clínica y no alcanzaron a tener el resultado a tiempo; pero, un caso sospechoso es igual que un positivo, porque se establecen los mismos protocolos. Es decir, se procede con una cremación o una inhumación en un lote perpetuo o una bóveda perpetua, ya que lo importante es que no se vuelva a abrir porque es incierto qué pueda pasar después de cuatro años”, explicó García.

Lea también: Así es el protocolo de sepelio para quienes fallecen por Covid-19 en Santander

Cabe decir que, frente a este tema, no se tiene conocimiento de que en Bucaramanga existan bóvedas a perpetuidad, las que hay son en alquiler entre cuatro y cinco años; sin embargo, sí existen lotes a perpetuidad, pero no todos están a esta disposición.

De acuerdo con Lina García, ante el aumento de solicitudes las cremaciones ahora se efectúan por turnos, tanto en Jardines La Colina como en los demás cementerios del área metropolitana de Bucaramanga. Es decir, la institución médica le entrega el cuerpo a la funeraria, debidamente desinfectado y en doble bolsa, y la funeraria lo lleva hasta el cementerio donde se hace un proceso de cremación directa, luego de que le fuera fijada una hora.

“Los cementerios y los hornos crematorios estamos dando turnos para que la cremación sea directa. En el caso de nosotros, estos cuerpos están ingresando por la parte de abajo porque tenemos que cuidar a nuestros visitantes, clientes y personal. Este proceso dura aproximadamente dos horas”, subrayó la directora de La Colina.

En Santander, de acuerdo con lo que se pudo establecer, existen siete hornos crematorios, entre públicos y privados, de los cuales cuatro se encuentran en el área metropolitana. Ninguno representa riesgo de contagio para la comunidad a su alrededor, cumplen con las normas ambientales y sanitarias.

Y aunque todos, en estos momentos, tienen la capacidad de atender cada una de las solicitudes de servicio, temen que -ante el aumento de casos positivos y muertes por Coronavirus- lleguen a un punto de tener represamiento de cuerpos, pues también se siguen cremando cadáveres que no tiene ningún asocio con este virus altamente contagioso y que en el departamento hasta el 10 de agosto ya había cobrado la vida de 259 ciudadanos.

“Nosotros (en el Parque Jardines La Colina) tenemos una nevera donde hacemos algunas conservaciones sino alcanzamos a cremarlo de manera inmediata. A pesar de que estamos en una situación de muchos fallecimientos no podemos omitir temas legales, es decir, que una persona en primer grado de consanguinidad debe firmar la autorización de cremación”, acotó Lina García.

No dudó en confirmar que hay temor de que las muertes en Santander por COVID-19 o sospecha se dupliquen o sean tan altas que la capacidad de respuesta se quede corta; es claro que no se cuenta con una medida preventiva y de contingencia como lo podrían ser los contenedores de refrigeración.

Aumentaron hasta cuatro veces cremaciones en Bucaramanga

Piden contenedores

Sobre este último tema, precisamente, Vanguardia pudo establecer que a la fecha ninguno de los cementerios donde hay hornos crematorios en Bucaramanga y el área metropolitana cuentan con contenedores fríos, como los instalados en Bogotá, adquiridos por el Distrito, para que los cuerpos sean almacenados y conservados bajo estrictas condiciones sanitarias, hasta por dos días, mientras llega el momento de la cremación.

En Bogotá, por ejemplo, los contenedores manejan temperaturas entre los 2 y 4 grados centígrados y tienen una capacidad de hasta 75 ataúdes.

Bucaramanga está a la espera de soluciones al respecto.

DATO: Actualmente todas las cremaciones se están haciendo de manera individual y con autorización de un familiar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad