viernes 29 de marzo de 2019 - 12:00 AM

De visita por los barrios de Bucaramanga: Hoy, Pan de Azúcar

Este barrio tiene poco más de medio siglo de haber sido fundado. Es uno de los sectores más tradicionales de Cabecera y en general de Bucaramanga. ¡Acompáñenos a recorrerlo!
Escuchar este artículo

Muchos ignoran que el barrio invitado de hoy adoptó, a mediados de los años 60, el nombre del icónico ‘morro’ de Río de Janeiro, ese que está situado en la boca de la bahía de Guanabara y que fue bautizado de la siguiente manera: Pan de Azúcar.

Y es que este sector fue levantado, de manera precisa, sobre un terreno que sobresale en la parte suroriental de la Comuna de Cabecera del Llano.

La Firma Urbanas, cuando lideró la construcción de este barrio, comparaba esa imponente montaña con los bloques de azúcar que se fabricaban durante los siglos XVI y XVII para facilitar el envío de ese producto desde América a Europa.

Incluso, durante años, allí sobresalieron las simpáticas letras ‘P de A’, que en ese entonces no eran otra cosa que el letrero que les avisaba a los bumangueses del nacimiento del nuevo sector.

Este es un lugar tranquilo. Se vive en medio de un ambiente campestre. Además, los habitantes son muy unidos y trabajan para cuidar su entorno.

Casi todas las viviendas están bien arregladas, sin contar que Pan de Azúcar está situado en un verdadero ‘pulmón ecológico’ de la meseta de Bucaramanga.

Por allí no se registran mayores congestiones vehiculares, entre otras cosas, porque la ubicación del barrio lo mantiene casi que escondido entre la espesa vegetación del referido cerro oriental de nuestro municipio.

Y de manera precisa por su ubicación estratégica, se ha convertido en un paso obligado de los caminantes.

La verdad es que desde allí se desprende una gran variedad de atajos que comunican al barrio con diferentes haciendas y áreas vecinas, enmarcadas con hermosos senderos que han sido diseñados por la comunidad.

Sinopsis del barrio

Nombre: Pan de Azúcar.

Comuna a la que pertenece: La N° 12.

Ubicación: La parte baja se ubica entre las carreras 51 y 56, con las calles 50 y 53.

Sectores vecinos: Los Cedros, El Jardín, Las Terrazas y La Floresta.

Fundación: Entre 1966 y 1967.

Residentes más antiguos: Estela Uribe, Marina Gómez de Melo, Alberto Ramírez, Mario Gutiérrez (q.e.p.d.), Blanca Pieruccini (q.e.p.d.), Efraín Sánchez, Florelba Orduz, Blanca de Sanín, Jorge Contreras, Benito Rodríguez, Sara Barajas y la familia Machado, entre otros hogares.

Número de casas: 121 en la parte baja y otras 80 en la zona alta. El dato no incluye a los apartamentos que se han construido durante los últimos años.

Población: Según el censo oficial de 2005, allí viven 919 personas.

Estratos: 4 y 5.

Código Postal: 680003.

Organismo cívico: La Junta de Acción Comunal, la cual está presidida por Josefina Torres.

Sitios de recreación: Se cuenta con un parque infantil, una cancha de baloncesto y otra de microfútbol.

Principales avenidas: Las carreras 49 y 50, interconectadas por una tradicional glorieta de Cabecera del Llano.

Establecimiento educativo: Queda cerca de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

Capilla: La comunidad católica frecuenta el famoso Oratorio de Pan de Azúcar, habilitado en un espacio del salón comunal. El sacerdote que preside las Eucaristías en ese lugar es el de la parroquia Cristo Resucitado; es decir, el Padre Carlos Camacho.

Problemas más neurálgicos: La inseguridad; las pocas frecuencias de Metrolínea hacen que los pasajeros se vean en aprietos para movilizarse; las elevadas tarifas de los servicios públicos; y el mal estado de los andenes y demás áreas peatonales.

Algo de historia

‘P de A’ eran dos gigantescas letras que durante años dominaron el horizonte suroriental de los bumangueses.

Todo el que levantara su mirada hacia lo más alto de la comuna Cabecera contemplaba la sencillez de esas singulares letras, las cuales reflejaban las iniciales del nombre del barrio que allí se edificó: Pan de Azúcar.

Transcurría la década de los años 60, cuando ese cerro era una virgen montaña, en donde solo se anidaban los halcones del recuerdo.

Esta montaña se mantuvo intacta hasta cuando Urbanas decidió construir viviendas en la zona.

Para entonces, el Instituto de Crédito Territorial se había inventado la particular forma de construir viviendas bajo la modalidad de ‘terceras partes’, que no era otra cosa distinta a la de adecuar barrios ‘a pedazos’.

Entre 1966 y 1967 ya estaba en marcha el proyecto de desarrollo urbanístico en el cerro de Pan de Azúcar, en donde predominó el diseño arquitectónico de grandes casonas, que permitían a las familias disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad.

El barrio se diseñó inicialmente para los hogares de los empleados de la Empresa Licorera de Santander, pero finalmente se vendió por lotes a otras personas.

La famosa ‘P de A’ fue devorada. Cuentan que esas letras fueron a parar al borde pedregoso de un picacho desigual del cerro que, pese a los años, sigue siendo una de las escaleras que conduce al ‘cielo de los bumangueses’.

Hablan los vecinos del sector

Josefina Torres: “Como Presidenta de la Junta de Acción Comunal debo decir que cuento con un vecindario muy unido y gracias a ello hemos logrado que Pan de Azúcar sea un gran sector”.

Luis Daniel Ramírez: “Me agrada mucho el clima de mi barrio. Además, puedo decir que este es un bello lugar, muy acogedor y limpio, en donde se respira tranquilidad y en donde reina la paz”.

Marina Gómez: “Soy de las fundadores de Pan de Azúcar y le cuento que el barrio es un lindo sector para vivir. Aprovecho la oportunidad para solicitarle al Alcalde que nos arregle los andenes”.

María Libia Carrillo: “Me encantan las zonas verdes que se ven por estos lados de Pan de Azúcar. Por ejemplo, en el jardín de mi casa he podido cultivar árboles y he sembrado un bonito jardín”.

Camilo Álvarez: “Este es uno de esos sectores de Bucaramanga en donde da gusto residir. Tengo muchas razones para decirlo: el gran clima, los árboles, los vecinos y la sana convivencia”.

Sofía Torres: “En este lugar he pasado los últimos diez años y le confieso que no cambiaría a Pan de Azúcar por ningún otro sector. Créame que es una de las zonas más lindas para vivir”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad