viernes 15 de marzo de 2019 - 12:00 AM

El Gran Cañaveral

De Bucaramanga damos el paso a Floridablanca y visitamos uno de los barrios más exclusivos del área metropolitana: Cañaveral. ¡Acompáñenos a recorrerlo!

Es uno de esos bellos proyectos que ha diseñado Urbanas a través del tiempo. El otrora loteo de manzanas, realizado a mediados de la década de los 60, hoy es uno de los sectores más exclusivos de Floridablanca, compuesto por sofisticados complejos residenciales y comerciales.

Cañaveral, al igual que en la época de sus carrizos del ayer, nos reconcilia con la naturaleza. En esta gran metrópoli del sur, como algunos le llaman, se da una singular mezcla de tranquilidad, belleza, comercio y vivienda.

Y a la gente le gusta vivir allí. Los residentes no ahorran adjetivos para resaltar el bienestar que se respira por estos lados.

Infinidad de negocios para adquirir distinguidas marcas, restaurantes que lo hacen recorrer por la más deliciosa gastronomía, sitios de diversión, bellas unidades residenciales, así como lindas panorámicas se ven en esta zona, al sur de la meseta.

Esto y mucho más hace parte de la agenda que cualquier persona puede cumplir en Cañaveral.

La Florida, el Parque Caracolí y Cañaveral disponen de una gran variedad de locales y de grandes ofertas.

También la gente cuenta con escenarios propicios para departir un café, una cerveza o comidas rápidas y, por supuesto, hay suficientes sitios nocturnos como para rumbear a granel.

Usted encuentra de todo en este sector: hay corporaciones bancarias, droguerías, áreas de salud, supermercados, parqueaderos, hoteles, iglesias, reconocidas empresas en fin... lo que una comunidad necesita para garantizar su permanencia.

Y los parques de la zona, el campo de golf, el mismo Club Campestre y las áreas verdes que rodean a Cañaveral lo hacen propicio para gozar de espacios de sano esparcimiento.

Sinopsis del barrio

Límites: Por el norte, con la Quebrada Zapamanga; por el sur, con Río Frío; por el oriente con la Autopista; y por el occidente, con el Club Campestre y Las Palomas.

Extensión: 148 hectáreas, incluyendo el campo de golf que tiene 28. También hay que anexarle otras 15 hectáreas que conforman la zona de Cañaveral Oriental.

N° de predios: Cerca de 4.600. No incluye los nuevos edificios.

Conjuntos residenciales: Unidad Residencial Altos de Cañaveral Campestre, Buganvilia, Hoyo en Uno, Quintas de Cañaveral, La Pera, Parque Cañaveral, Parque Campestre, Conjunto Residencial Santa María de Cañaveral, La Península, Casonas Medina del Campo, Villa de Cañaveral, Conjunto Belhorizonte, Torres de Cañaveral, Cañaveral Plaza y Campestre Real, entre otros.

Barrios vecinos: El Bosque, Lagos y Molinos.

Estratos: 5 y 6.

Establecimientos educativos: Colegio Panamericano y el Nuevo Cambridge, entre otros prestigiosos planteles.

Iglesia: La Parroquia Santa María Reina de Cañaveral.

Rutas de autobús: Al estar situado sobre la vía a Floridablanca, por allí pasan cerca de 60 trayectos del transporte urbano; además Metrolínea atraviesa la ‘espina dorsal’ de la meseta; o sea la Autopista.

Puesto de seguridad: El CAI de Cañaveral.

Centros asistenciales: Aunque no están de manera exacta sobre el área de Cañaveral, por estos lados funcionan la Fundación Cardiovascular del Oriente, la Clínica Carlos Ardila Lülle y la Clínica Materno Infantil del Seguro Social.

Centros comerciales: La Florida, Parque Caracolí y Cañaveral.

Sitios de sano esparcimiento: El Parque de las Llaves, el Club Campestre, el Parque La Pera, el Parque de la Salud y el naciente Hotel Rosselier.

Afluentes: Quebrada Zapamanga y Río Frío.

¿Sabía que... Cañaveral adoptó este nombre porque, de manera literal, era un sitio poblado de cañas? En medio de las gigantescas cañas creció este sector, situado entre los límites entre Bucaramanga y Floridablanca.

Algo de historia

Tras la construcción de un gigante, el Viaducto García Cadena, el mismo que tomaría vida a finales de la década de los años 60 y que habilitaría la Autopista a Floridablanca, nació el barrio Cañaveral.

En ese entonces, las compañías urbanizadoras y el Instituto de Crédito Territorial, ICT, compraron varias tierras aledañas a la naciente avenida.

Sin embargo, la ausencia de un plan ordenador del sur dejó a merced del Inscredial y de las compañías privadas el desarrollo de los proyectos urbanísticos, hasta conducir al modelo de los conjuntos cerrados.

Cuando se desarrolló la zona de Cañaveral, ya el ICT podía disponer de un sistema de renovación de los fondos destinados al crédito para la promoción de vivienda.

Todo esto trajo como consecuencia un impulso para la industria de la construcción, gracias a una modalidad de financiamiento que se conoció como ‘Sistema de Financiación en Unidades de Poder Adquisitivo Constante’. Era una forma de adquirir vivienda a largo plazo, en un terreno confiable y sobre un área de gran progreso urbanístico.

Urbanas compró algunas tierras en esa zona, induciendo al Club Campestre a adquirir una parte de ellas para su nueva sede, pues la antigua fue vendida al Club Unión.

Todo esto motivó el desarrollo de planes de vivienda y un nuevo centro comercial para el sur de la capital santandereana.

La urbanización de los terrenos en Cañaveral, ya en los años 70, motivó la construcción de un gigantesco almacén para atender la demanda de ese gran poblamiento que se dio; fue un proyecto que se ejecutó desde 1981.

Las primeras manzanas que se levantaron en Cañaveral fueron las que hoy rodean a los modernos centros comerciales.

Después siguió la fase de casas de la Cañaveral Oriental, las cuales colindan con el Colegio Panamericano.

En general se conformaron los diversos conjuntos cerrados que harían crecer de manera considerable a Cañaveral.

Hoy este es un sector de empuje, de grandes proyectos y, sin duda, con un futuro prometedor.

Voces de la comunidad

Will Camargo: “Cañaveral es un sector que se encuentra ubicado de manera estratégica en la meseta de Bucaramanga. Creo que ese es su gran potencial”.

Raquel Leal: “Me parece que esta es una zona muy buena para vivir. Cañaveral se caracteriza por sus zonas verdes, por la gente cálida y por su belleza”.

Claudia Pagotty: “Es un lugar que alterna las áreas residenciales con las comerciales. Además el clima, la gente y los conjuntos residenciales son bellos”.

Willy Santamaría: “Soy de Olímpica Stéreo y desde nuestra cabina doy fe de lo agradable que es trabajar aquí y compartir con la gente de este lindo sector”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad