viernes 18 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Estudiantes de Floridablanca son cuidadores de las mariposas

Un grupo de jóvenes del Colegio Ecológico de Floridablanca no solo estudian las diversas especies de mariposas que vuelan por el ecosistema de alta montaña, hoy en día son sus protectores.
Escuchar este artículo

La reciente liberación de mariposas de la especie caligo, protagonizada por estudiantes del Colegio Ecológico de Floridablanca sede Los Cauchos, terminó convirtiéndose en una clara demostración del respeto que la comunidad educativa siente por su entorno natural.

Dejarlas volar hace parte de un extenso trabajo que adelantan, a través de unas propuestas de investigación donde los lepidópteros, nombre científico de las mariposas, son el eje temático.

Estefanía Camacho Hernández, estudiante de undécimo grado, explicó que desde el año pasado parte de los esfuerzos se han concentrado en lo que podría considerarse como un mariposario, el cual -hoy en día- se encuentran al lado de la sede. “Allí y en todo el colegio fueron sembradas algunas plantas atrayentes para las mariposas porque de esta manera se nos facilita el inventario fotográfico y la identificación de las mismas”.

Lea también: Investigaciones del Colegio Ecológico se presentarán en Pasto

Según Estefanía, el objetivo es reconocer a través de la observación las especies de mariposas que hay en su territorio, sus diferentes estados de evolución, la importancia que tienen en el ecosistema y ‘alimentar’ un espacio (virtual) donde los estudiantes, docentes e incluso padres de familia y comunidad en general pueden abordar más el tema, incluso desarrollar actividades.

Yeraldine Silva Carrillo, quien participó en la liberación, explicó que parte del trabajo que desarrollan tiene que ver con la recolección de capullos. Luego esperan a que nazca la mariposa, toman la respectiva foto y adelantan la identificación para que quede consignada en los informes; de igual forma, se determina su tiempo de vida, desde que sale del capullo, entre otros datos de relevancia.

“Este en un ejercicio bastante importante porque nos permite, entre otras cosas, explicarle a los niños (de otros grados) sobre las mariposas, hablamos de algunos mitos, cómo nos afectan y en qué nos ayudan, mejor dicho nosotros estamos usando los lepidópteros como una estrategia de educación ambiental”, puntualizó.

De acuerdo con la explicación entregada por las jóvenes investigadoras, si bien los proyectos guardan algún tipo de relación, se diferencian por el ecosistema. Las condiciones climáticas y el área donde están las sedes educativas son diferentes la una a la otra, incluso esto influye para que las especies de mariposas sean diferentes.

“Nosotros escogimos trabajar con las mariposas porque también son polinizadoras, después de las abejas, y además son un bioindicador del ecosistema. Hay que destacar que por la agricultura, estas se están afectando”, sostuvo Yeraldine.

Estudiantes de Floridablanca son cuidadores de las mariposas

Proyectos

Los proyectos que actualmente coordina el semillero de investigación relacionados con las mariposas:

-Las mariposas y su entorno, como aula natural, para la sede Helechales del Colegio Ecológico.

-Guía didáctica de campo para la conservación de lepidópteros como estrategia de educación ambiental para los estudiantes de la sede Altos de Mantilla del Colegio Ecológico de Floridablanca.

-Estudio exploratorio de la diversidad de mariposas diurnas en la sede Cauchos del Colegio Ecológico de Floridablanca.

Colegio Ecológico de Floridablanca

El Colegio Ecológico de Floridablanca cuenta con 10 sedes, todas ubicadas en zona rural. El proceso de formación está enfocado en los Proyectos Ambientales Escolares (Prae) y fundamentado en los objetivos de sostenibilidad 2030.

Es así como la comunidad educativa concentra parte de su atención en desarrollar actividades y proyectos, a través del semillero de investigación, que se relacionan con su entorno, con la preservación y conservación de los recursos naturales.

Luis Alfonso Rodríguez Orozco, docente de área técnica y director del semillero de investigación del Colegio Ecológico de Floridablanca , explicó que básicamente a cada grado se le asigna una serie de contenidos para que los estudiantes los ejecuten. Se trabaja mucho en la parte de identidad de territorio, así como qué servicios ambientales ofrece, cómo los ofrece, cómo los aprovecho y cómo debo yo protegerlos. A partir de esto se sacan los proyectos aplicando las competencias científicas, de acuerdo con cada grado. Desde ahí se escoge el tema para investigarlo y dar respuesta a una problemática que se genere en el sector.

Lea también: Exigen celeridad en contratos de infraestructura educativa

“Lo primero que hacen los chicos es conocer el territorio, sabiendo lo que tienen comienzan a quererlo, a amarlo, respetarlo y preservarlos. Actualmente el semillero de investigación está conformado por 29 estudiantes distribuidos en cinco de las 10 sedes”, puntualizó Rodríguez Orozco.

DATO: 8 de las 10 sedes que tiene el Colegio Ecológico de Floridablanca están en el Cerro de la Judía.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad