lunes 27 de noviembre de 2023 - 7:40 AM

¿Francia Márquez alista su candidatura para el 2026?

Frente a la posibilidad de una candidatura no hay todavía un pronunciamiento oficial y seguramente se demoraría en llegar, pero desde ya se puede afirmar que hay un distanciamiento evidente entre el Presidente y la Vicepresidenta.
Compartir

El 13 de marzo de 2022 el país hablaba de quien se convirtió en el gran fenómeno político de la jornada electoral: Francia Márquez. Para ese entonces se le conocía como lideresa social y ambiental, y entre sus logros destacaba el premio Goldman, conocido con el Nobel ambiental, que obtuvo en 2018.

Era casi utópico pensar que una mujer sin pasado político pudiera derrotar a las maquinarias, pero para sorpresa de muchos, obtuvo la tercera votación más alta en las consultas interpartidistas, siendo superada únicamente por Gustavo Petro y Federico Gutiérrez.

Le interesa: Tras disturbios en Santa Marta, la Procuraduría llama a tomar medidas

Con Petro se disputaba la candidatura del Pacto Histórico, ella por el movimiento político Soy Porque Somos y él por la Colombia Humana, y en el tarjetón había otras dos importantes coaliciones: la Centro Esperanza y el Equipo por Colombia; no obstante, ni siquiera el candidato vencedor del centro, Sergio Fajardo, quien tiene un largo recorrido en política, logró pasar la votación de Francia. Sus más de 780 mil votos enviaron un importante mensaje: el país estaba más cerca de que una mujer asumiera la batuta.

UNA MARCA EN LA HISTORIA DE LOS LIDERAZGOS FEMENINOS

El gran interrogante era si Gustavo Petro se uniría a ella para llegar a la Casa de Nariño y la invitaría a ser su fórmula vicepresidencial. Varios días después llegó la confirmación y algunas promesas: de obtener el voto de los colombianos, Márquez se radicaría en Medellín para apuntarle a un gobierno descentralizado y se crearía el Ministerio de la Igualdad

“Asumo este reto en nombre de todas las mujeres que hemos enfrentado la guerra, la exclusión, la violencia y la desigualdad, asumo este compromiso con la certeza de que este esfuerzo lo haremos con amor y entusiasmo, pero también con la responsabilidad que requiere la enorme tarea de hacer de Colombia un país más justo”, fueron sus palabras en ese entonces.

En efecto, ganaron las elecciones y marcaron dos hitos. No solo son el primer gobierno de izquierda en Colombia, sino que Francia Márquez es la primera mujer afrodescendiente en asumir la vicepresidencia.

Para Laura Bonilla, politóloga, magister en estudios políticos y subdirectora de Pares Colombia, está claro que aportó un gran valor a la campaña, pues “las feministas que no querían votar por Gustavo Petro, pero que se identificaban con los movimientos sociales hicieron un voto simbólico por ella. Por eso sacó una votación tan importante en capitales grandes como Bogotá y Cali, además de la votación impresionante del Pacífico”.

La misma Francia lo ha apuntado en diversas oportunidades. La más reciente fue su aparición en Entre-Vistas con Alma de País, un programa de la Presidencia, en el que señaló que la sociedad actual se formó en una estructura patriarcal: “Yo mido el patriarcado de la misma forma en que uno puede medir el racismo, la exclusión y el clasismo. La sociedad nos ha asignado unos roles y hace unos años las mujeres no estaban en la política. Todavía se cree que algunas discusiones son solo de hombres, pero las mujeres han roto eso y sin su trabajo yo no estaría como Vicepresidenta”.

En este sentido, la experta añade que quien hoy ocupa el segundo cargo más importante del país siempre ha sido un personaje muy simbólico para el movimiento de mujeres, pero su gran foco está con las comunidades afro y consejos comunitarios “que son poblaciones totalmente subrepresentadas y marginadas en la política colombiana”, por tanto configuró “una voz de reivindicación impresionante”.

No hubo mudanza a Medellín, pero sí se creó el Ministerio de la Igualdad, que busca acabar con las brechas que afectan a las mujeres, a la población LGBTIQ+, a los jóvenes, a los campesinos y a las poblaciones étnicas. Todos miembros de la sociedad que han sido históricamente dejados de lado.

La posesión de Márquez como Ministra se llevó a cabo en La Guajira a mediados de este año y poco a poco se ha ido nombrando a los Viceministros. En ese momento, Gustavo Petro celebró lo acontecido y respondió a quienes critican sus reformas e iniciativas políticas: “Quienes tienen, lo tienen de manera tan codiciosa que le roban y le saquean al pueblo sus recursos y no le permiten siquiera comer. Les da alergia que la gente pobre pueda recibir algo de su propio país. El Ministerio de la Igualdad tiene que ayudar a solucionar eso, tiene que ir a los más excluidos de los excluidos”, dijo, y añadió que espera ver continuidad en el proyecto en el próximo gobierno.

EL 2026 SE ACERCA

Es este futuro el que desde ya se está discutiendo. Ya pasando las elecciones regionales y luego de que el Pacto Histórico se viera tan golpeado, la autocrítica ha llevado a algunos de sus miembros a reconocer que necesitan replantearse la estrategia de cara al 2026. El Presidente, sin embargo, está convencido de que “si las elecciones fueran mañana, volveríamos a ganar”, como lo expresó en su cuenta de X este jueves.

Su comentario surgió luego de que se publican los resultados de una encuesta contratada por el Dapre en la que tiene un 51,7% de favorabilidad. Para el Jefe de Estado las que muestran una imagen negativa engañan, así que aprovechó para plantear el escenario de las elecciones en 2026, asegurando que para que el cambio que él propone sea “profundo, real e irreversible” el Pacto Histórico tendrá que ganar tanto en la Presidencia como en el Congreso.

Presidente de Colombia, Gustavo Petro. EFE/ VANGUARDIA
Presidente de Colombia, Gustavo Petro. EFE/ VANGUARDIA

“Estamos en situación de ganar las elecciones presidenciales, hay que trabajar más y debemos ganar en el 2026”, insistió.

Pero la realidad es que en este momento no hay una figura visible que podría presentarse a las urnas y alcanzar una votación como la de Gustavo Petro, así que una candidatura de Francia Márquez no es descabellada. Claro, tendría que renunciar a su cargo para no incurrir en inhabilidad tal y como lo hizo Germán Vargas Lleras en 2017.

En ese entonces se despidió con honores del presidente, Juan Manuel Santos, quien le agradeció por haberlo acompañado en dos ministerios –el del Interior y el de Vivienda– y en la vicepresidencia, y además le otorgó la Cruz de Boyacá. Sin embargo, llegadas las elecciones de 2018 resultó en cuarto lugar y el vencedor fue Iván Duque.

Lea también: Presidente Gusavo Petro dice que la Fiscalía "exporta cocaína"

Frente a esa posibilidad de una candidatura no hay todavía un pronunciamiento oficial y seguramente se demoraría en llegar, pero desde ya se puede afirmar que hay un distanciamiento evidente entre el Presidente y la Vicepresidenta.

Pese a que solían frecuentar los mismos lugares y ambos llevaban la bandera de la Paz Total y la Colombia potencia mundial de la vida, de un tiempo para acá no se les ha visto juntos y ella se ha enfocado en una agenda en el Pacífico colombiano –que es, precisamente, su capital político–, lo que ha abierto la puerta a que se piense que tienen diferencias.

Aunque la victoria no es segura, hay una oportunidad. Bonilla explica que Francia Márquez “en unas consultas internas ganaría, en unas elecciones locales puede jugar muy bien, en unas nacionales es posible que pase al Congreso, pero en las presidenciales le costaría más posicionarse y ganar”.

Lo que también se puede prever es que llegue con un ‘Soy Porque Somos’ fortalecido y encabezando una coalición, sobre todo tras la ruptura interna que vive el Pacto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad