jueves 21 de enero de 2021 - 12:00 AM

Biden llegaría con una relación comercial más conciliadora

El nuevo mandatario del gigante norteamericano podría cambiar el escenario comercial con los países de la región y otorgar flexibilidad en los Tratados de Libre Comercio.
Escuchar este artículo

Con Joe Biden ya en la Casa Blanca son muchos los interrogantes que surgen en su relación con Colombia, especialmente en los temas de comercio exterior que iniciarían una nueva etapa.

Para los analistas económicos, si bien se darán algunos matices, de fondo no habrá cambios sustanciales con el gigante norteamericano.

EE.UU. es un gran aliado comercial. Casi el 30% de las exportaciones nacionales tienen este destino y cerca del 70% de las importaciones son bienes que no produce Colombia.

Así mismo, es el principal inversionista del país. Hasta el tercer trimestre de 2020, la inversión fue de US$1.359,9 millones, equivalente al 25% del total de IED. Las casi 500 empresas de EE.UU. con presencia en Colombia generan más de 100 mil empleos formales en sectores como comercio, telecomunicaciones, sector petrolero y minas, y servicios financieros.

De acuerdo con un análisis de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, “si bien bajo la coyuntura actual se ha llegado a pensar dentro de Estados Unidos que la política comercial no será una alta prioridad para la administración Biden, sí se espera que el nuevo gobierno cambie el rumbo actual de un enfoque transaccional a uno en donde el multilateralismo y los aliados jueguen un papel fundamental. Sin embargo, es poco probable una reversión completa en el corto plazo -menos durante 2021-, a la era comercial anterior a Trump.

“La administración Biden prevé US$400.000 millones en inversiones en adquisiciones gubernamentales que se destinarían a bienes y servicios proporcionados exclusivamente por empresas estadounidenses”, explicó María Claudia Lacouture, directora AmCham Colombia.

No obstante, el apoyo económico y de integración comercial dependerá de revisiones a temas laborales, de derechos humanos, de derechos de propiedad intelectual, de protección al medio ambiente y tecnológicos como la inclusión de proveedores chinos a las redes 5G.

Por su parte, Gregorio Gandini, profesor y analista de Gandini Análisis, considera que es importante notar el viraje en las relaciones internacionales que Biden va a traer, volviendo a establecer una red de aliados para EE.UU.

“En este orden de ideas, creería que le interesaría fortalecer sus relaciones con Colombia que ha sido un aliado en Latinoamérica”, precisó Gandini.

Dólar y mercados vulnerables
Entre tanto, el dólar operó en medio de un panorama en el que los inversionistas estaban a la espera del discurso del mandatario y de cómo se daba el cambio de poder. La divisa cerró en un precio promedio de $3.476,19, lo que representó una baja de $5,84 frente a la TRM. Mientras los precios del petróleo aumentaron. El barril de WTI subió 1,06%, hasta US$53,54, y el Brent tuvo un alza de 0,81% y se negoció en US$56,35.
Edward Moya, analista senior de mercados en Oanda, explicó que el dólar seguirá siendo muy vulnerable, aunque estará sujeto a rebotes y repuntes inesperados mientras todo se acomoda con el nuevo presidente de EE.UU.
“El petróleo seguirá en un alza incipiente, pues es poco probable que logre fuertes repuntes hasta que no mejoren las perspectivas de la demanda en el corto plazo. Mientras tanto, el oro seguirá subiendo gracias a las perspectivas de estímulo financiero y el Bitcoin mantendrá su habitual volatilidad”, señaló Moya.
Dado que muchos índices mundiales se encuentran en niveles récord o cerca de ellos, los mercados financieros podrían cambiar fácilmente ante cualquier revés durante los primeros 100 días de Joe Biden en el cargo.
El dólar podría experimentar un repunte bastante significativo si la propuesta de estímulo del presidente se retrasa o se reduce a menos de US$1 billón. El petróleo seguirá siendo vulnerable durante el próximo mes ante cualquier retroceso importante en el lanzamiento de las vacunas Covid o si las variantes del virus terminan provocando cierres cada vez mayores.
El oro necesitará ver flujos constantes de recursos y a un dólar débil para llegar a romper su patrón de comportamiento actual, dice Moya. A su vez, el Bitcoin no tendrá grandes cambios y seguirá siendo volátil, por lo que fácilmente, un día cualquiera podría moverse un 20% hacia arriba o hacia abajo.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad