domingo 24 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Palmeros piden revisar continuidad en la CAN

Para Fedepalma es claro que el desarrollo del sector agropecuario colombiano no se puede dar solo con buenas perspectivas internacionales y una visión empresarial y agroindustrial.

Fueron los arroceros los que le solicitaron al Gobierno Nacional analizar la permanencia de Colombia en la Comunidad Andina, CAN, por inconveniente.

Ahora los palmeros del país argumentan lo mismo por dos razones sustanciales: afluencia de importaciones de aceite de Ecuador sin cumplir con la normatividad de comercializar y un avance desmesurado de la enfermedad Pudrición de Cogollo, PC; en sus cultivos, foco que podría afectar las plantaciones del sur y centro de Colombia.

También puede leer: Por PC, palmeros pierden US$2.000 millones en 10 años

De acuerdo con Jens Mesa Dishignton, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, ese aceite ecuatoriano ha desplazado a la producción nacional de su mercado natural, el local, y lo está obligando a llevarlo al mercado internacional, con los costos adicionales que acarrea esa operación comercial.

“En medio de ese panorama, desafortunadamente hay quienes han propiciado el auge de transacciones poco transparentes, como las relacionadas con el contrabando técnico y flujos de dinero provenientes de fuentes poco confiables”, indicó.

Le puede interesar: $227 billones del Plan de Desarrollo van para el agro: Minagricultura

Frente a la expansión de la PC en el vecino país, dijo que ya abarca el 60% de sus áreas, con el agravante que no se tienen programas de control, ya que ese gremio afronta una difícil situación que inició cuando perdieron el mercado de Venezuela.

El crecimiento en 2019
A pesar de las múltiples vicisitudes que afrontó el sector palmero del país en 2018, la dinámica de crecimiento no se interrumpirá este año.
De acuerdo a las proyecciones de Fedepalma, se espera una producción de aceite de palma que supere las 1.710.000 toneladas, lo que significaría a un aumento de 5% frente a lo transformado en 2018.
Para lograrlo, Jens Mesa Dishington estimó que el Gobierno debe poner “punto final al desorden en la comercialización local del aceite de palma en Colombia, con la correcta lectura de la metodología del FEP Palmero dentro de la fórmula del Ministerio de Minas y Energía para el biodiésel de palma”.
El directivo dijo que a su vez, se debe reactivar el avance en el Programa Nacional de Biodiésel, con el fin de aumentar la formulación de biodiésel en el país, y principalmente, en Medellín y Bogotá, ciudades que vienen presentando problemas en calidad del aire.
Mesa Dishington estimó que si bien Colombia tiene amplios potenciales para el desarrollo palmero u otros cultivos de importancia mundial, es necesario que se “reduzca su costo país y ofrezca condiciones adecuadas de competitividad”.
El Gobierno debe volcarse de lleno al campo, sentenció el directivo.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad