domingo 20 de noviembre de 2022 - 1:01 PM

La historia de la estación del Café Madrid es llevada al cine

El cortometraje es dirigido por Mario Niño Villamizar y cuenta la historia de la estación del Ferrocarril, conocida por los bumangueses, pero rápidamente olvidada, como durante mucho tiempo estuvo la propia estación.

La historia de la estación del ferrocarril del Café Madrid, al borde de Bucaramanga, data de 1871.

Juan Santiago Correa R., Ph. D. Director de Investigación, Cesa, escribió para revista Credencial que la idea nació porque se preveía una buena línea de comercio para Bucaramanga con el Magdalena Medio. Pero temerosos de perder su prevalencia, los comerciantes de Cúcuta se opusieron.

Y a eso hay que sumarle las dilaciones y ambilencias que dilataron el proyecto hasta 1941, fomentado por la necesidad de que los jóvenes bumangueses se vincularan con la pujante industrial petrolera de la región de Barrancabermeja y Magdalena Medio.

“Fue la época dorada de la ciudad. El tren trajo desarrollo a la región y era el medio de transporte predilecto de los bumangueses. El tren era sinónimo de diversión, comercio, encuentro y permitía que la gente estuviera interconectada con otros municipios del país”, cuenta Marlon Espíndola, productor general del cortometraje El rumor de un tren, recién concluido.

El cortometraje es dirigido por Mario Niño Villamizar y cuenta la historia de la estación del Ferrocarril, conocida por los bumangueses, pero rápidamente olvidada, como durante mucho tiempo estuvo la propia estación.

Foto suministrada/VANGUARDIA
Foto suministrada/VANGUARDIA

En 1992 las líneas del tren quedaron desarticuladas y la estación se convirtió en parqueadero de tractomulas y camiones de carga, así como espacio de talleres de mecánica.

“Lo único que quedó de esa época fue la estación del tren. La edificación duró deshabitada por unos años en medio del abandono estatal y años después sus bodegas sirvieron para albergar víctimas del desplazamiento por el conflicto armado”, señala Espíndola.

Para colmo, en 2012 la estación fue víctima del fuego, lo que dejó a 300 familias damnificadas. Habían levantado allí sus cambuches, que quedaron completamente destruidos.

En 2015 comenzaron los planes para restaurarla, algo que finalmente se concretó en 2019.

“Hoy es un lugar emblemático para la comunidad del barrio, pero la mayoría de los ciudadanos ya casi no la recuerdan aunque ahí reposa la memoria de una época esplendorosa”, señala Marlon Espíndola.

Y de eso trata el documental, que participará en el circuito de festivales de finales de este y comienzos del próximo año antes de ser estrenado en la plataforma YouTube.

El proyecto fue ganador de la beca Reactivadores del Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad