martes 15 de enero de 2019 - 3:00 PM

Aprenda a controlar sus emociones

¿Alguna vez ha tenido un día pesado en su trabajo y de repente todo el estrés que experimentó durante su jornada se acumuló, causando un flujo de emociones que sin darse cuenta descargó con su familia actuando de forma grosera?

O por el contrario, como muchas personas usted habrá atravesado por un problema familiar o personal que lo ha llevado a experimentar sensaciones de frustración, rabia o tristeza y sin notarlo ha permitido que esas emociones lo afecten, por ejemplo, en su oficina.

Problemas de todo tipo son los que a diario afrontan todos. Sin embargo, está en cada uno saber cómo manejarlos, de tal manera que estos no traspasen el límite personal y puedan afectar la esfera social a la que como humanos se está expuesto a diario.

Esa capacidad de manejar sus propias emociones se ha denominado como Inteligencia Emocional, un concepto muy común en la actualidad, pues numerosos estudios han demostrado que aporta múltiples beneficios para la salud mental y el rendimiento.

“La inteligencia emocional se define como la habilidad de identificar, comprender y regular las emociones propias y las de los demás, y se aplica tanto en entorno clínico, laboral o educativo”, explicó Juan Armando Corbin, psicólogo del portal Psicología y Mente.

Es por ese motivo que expertos entregan una serie de recomendaciones que le pueden ayudar a manejar las emociones negativas para que logre sentirse mejor y, por supuesto, evite entrar en conflicto con las personas que lo rodean.

Situaciones de estrés y tensión pueden apoderarse de usted en cualquier momento y “sacarlo de sus casillas”. Por eso, es vital que aprenda a manejar sus sentimientos de frustración para que cuide de su salud y no ponga en riesgo sus relaciones

Lea también: Accidente de camión por poco causa daño ambiental en Santander

interpersonales.

Diana Rodríguez
pSICÓLOGA
Cuando de manejar las emociones se trata, se debe tener en cuenta que como seres humanos poseemos una personalidad que nos diferencia de los demás, alimentada por el entorno donde crecimos, las pautas de crianza por parte de nuestros cuidadores y nuestro temperamento.
Para esto es recomendable tener en cuenta las siguientes pautas al enfrentarnos a una situación estresante que requiera del adecuado manejo de nuestras emociones.
1 Estar presente en el aquí y el ahora. En el momento en que se encuentre en una situación incómoda o estresante debe respirar profundo, el ejercicio de respiración permite ser conscientes del momento presente. Así puede evaluar la situación de la mejor manera. Al ingresar oxígeno al cerebro las ideas fluyen fácilmente, tomarse tiempo para orar, meditar y alcanzar la calma es un buen comienzo.
2 Encuentre la raíz: Uno de los desafíos de la humanidad es poder reconocer sus emociones ¿por qué está molesto? ¿con quién es esa molestia? ¿cómo lo hace sentir? La raíz puede ser (se siente amenazado, menospreciado, excluido, no valoran lo que hace, humillado, entre otras sensaciones). Esto es parte de las batallas en la mente, y de cómo se percibe usted mismo.
3 Enfóquese: ¿Por qué está haciendo lo que hace? ¿Por qué trabaja en lo que trabaja?, ¿por qué tiene esa pareja? ¿cuáles serían las ventajas y desventajas de dejarse llevar por los impulsos? Al pasar por un momento de tensión nada mejor que recordar sus metas, sus planes, sus deseos, tener presente lo que podría ganar o perder dependiendo de su comportamiento frente a sus emociones.
4 Cuide su entorno social: Como persona que vive en comunidad es necesario cuidar las relaciones interpersonales, no es sabio que las emociones lo controlen y sirvan como excusa para maltratar a las personas cercanas, recuerde que la vida es misteriosa y en un futuro podrá llegar a necesitar del apoyo de estas personas.
5 Asuma la responsabilidad: Con quien más habla en el día es con usted mismo, los seres humanos estamos saturados de conversaciones internas acompañadas de pensamientos desafiantes y acusadores, de ahí la dificultad de aceptar nuestra responsabilidad frente a una situación determinada, es más fácil culpar de nuestro comportamiento a los demás. Y tener una explicación externa para todo.
lAS emociones PUEDEN CAUSAR enfermedadeS
Algunos expertos coinciden en que ciertas emociones podrían agudizar ciertas enfermedades de tipo congénito.
“Existen enfermedades que tienen un origen hereditario o congénito, que se derivan luego de accidentes o que aparecen producto de una deficiencia en alguno de los sistemas del organismo. Sin embargo, es verdad que los síntomas sí pueden agravarse y la calidad de vida puede disminuir debido a emociones como la ira o la tristeza”, explicó La psicóloga Estefanía Martínez.
Por su parte, el psicólogo Arturo Torres explica que lo que pasa por nuestra mente altera nuestro organismo y viceversa, porque no son entidades separadas, la una complementa a la otra para que podamos existir como seres humanos.
Migraña: los médicos no han determinado una causa específica para la migraña. Sin embargo, se puede afirmar que este tipo de migrañas que atacan a hombres y mujeres, están relacionadas con la excesiva exigencia que muchas personas hacen de sí mismas y de otros, que les impiden relajarse y concentrarse en otras cosas.
Trastornos gastrointestinales: las personas que son muy controladoras, por ejemplo, tienen una tendencia muy fuerte a desarrollar colon irritable y gastritis.
De hecho, existe el diagnóstico de “gastritis nerviosa” para las personas que tienen un alto nivel de estrés y preocupaciones que no son capaces de solucionar inmediatamente.
Síndrome de vejiga tímida: algunas personas no son capaces de orinar en lugares públicos si deben hacerlo, de esto se trata esta patología que, además, puede desencadenar otras como cistitis. Esta situación suele estar relacionada con una fobia social no aceptada.
Fibromialgia: el dolor agudo producido por este padecimiento podría tener, de hecho, un origen emocional, según lo encontró un estudio de la Universidad de Granada y la Universidad Politécnica de Valencia.
Los resultados demuestran que, en comparación con la población general, las pacientes con fibromialgia muestran una mayor complejidad en la señal de velocidad de flujo sanguíneo: es decir, están más estresados, pero no pueden parar su ritmo o hablar sobre el tema por alguna razón.
Infarto: esta patología, aunque tiene una base clínica relacionada con la herencia genética, incrementa sus factores de riesgo cuando se lleva una vida agitada y se tienen unos altos niveles de estrés.
Prurito: algunas personas sufren de picor en alguna zona del cuerpo sin que exista una razón aparente para que esto pase. Esta situación está relacionada con el fastidio extremo que le produce una situación o una persona.
Acné: la base clínica del acné es hormonal, pero sus síntomas se agudizan debido al estrés que le produce una determinada situación o sentir que no se identifica con la misma.
La psicóloga Diana Rodríguez insiste en la importancia de evaluar su comportamiento frente a los demás y el tipo de pensamientos que predominan, para poder darle manejo a las emociones y empezar la escalada hacia el crecimiento personal.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad