jueves 31 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Informe especial: Johnson sin Brexit o Brexit sin Johnson

La insistencia en su propia idea del Brexit, con la que fue elegido, tiene a Boris Johnson a punto de llegar a una sinsalida política.
Escuchar este artículo

Tras tres intentos de Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido de adelantar las elecciones generales, el Parlamento británico finalmente decidió ir a comicios el próximo 12 de diciembre, a pesar de no haber resuelto la crisis del “Brexit”.

Con 438 votos a favor y 20 en contra, la Cámara de los Comunes dio luz verde a las primeras elecciones que se celebran en diciembre en Reino Unido, desde 1923.

Una jornada electoral en la que Johnson confía obtener mayoría parlamentaria para sacar adelante su plan de retiro de la Unión Europea.

Según los analistas, el Parlamento aprobó la propuesta luego de que la Unión Europea garantizara una prórroga para el “Brexit” hasta el 31 de enero de 2020, alejando así la posibilidad de una salida sin acuerdo.

¿Que hay detrás?

Isaac Bigio, analista Internacional, considera que inicialmente Johnson quiso adelantar las elecciones al ver que se encontraba en minoría en un Parlamento con el cual no podía avanzar mucho y que le ha votado más de diez veces en contra, situación sin precedentes para un gobierno con tan solo 100 días.

“Bien pudo insistir con su plan del “Brexit”, porque logró obtener una mayoría de 30 votos para que se considerara su plan, pero al final se dio cuenta de que si insistía en ello, el Parlamento lo podía enmendar y ponerle como requisito el referéndum confirmatorio, instancia a la cual no quiere llegar porque sabe que lo perdería”.

En opinión de Mauricio Jaramillo, docente de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, esta decisión tiene que ver con renovar la legitimidad del gobierno para tomar una decisión final, pues el Primer Ministro británico ha tenido un nivel de aceptación muy bajo en la Cámara.

Lea también: ¿La Gran Bretaña se aísla?

“Lo que el partido conservador está buscando es que a través de la votación obtengan una mayoría absoluta y puedan gobernar con mayor amplitud sin acudir a ningún tipo de coalición. El interés es no negociar con el resto del Parlamento la eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea. Hay un nuevo espacio de tiempo en el que, coloquialmente hablando, se resetea el tema político para empezar, no de ceros, pero sí con un mandato popular más fuerte”, menciona.

Jaramillo agrega que como consecuencia del golpeado mandato de Johnson se pretende buscar un involucramiento ciudadano que en cierta manera legitime la salida del Reino Unido de Europa.

“La gente ya entiende las implicaciones de abandonar la Unión Europea, entiende lo que pasó, está más informada. Estas nuevas elecciones no solo pretenden renovar el gobierno, sino involucrar al electorado para, de alguna manera, “lavarse las manos” en la negociación y firma del “Brexit”.

Victoria o derrota

Los tres años que ha tomado el ‘divorcio’ entre Gran Bretaña y la Unión Europea, el cual no ha estado exento de obstáculos, reparos y tensiones, vislumbra hoy un escenario de incertidumbre para los británicos.

Si el partido conservador obtiene una mayoría, es evidente que Boris Johnson va a seguir. La pregunta que cabe es, si hay una votación mala para los conservadores ¿cómo van a sentarse a negociar con otros partidos?

“Desde que empezó este proceso, en junio de 2016, el escenario ha sido de incertidumbre. De salir derrotado el partido conservador habría que ver de qué fuerza política podría salir un Primer Ministro. Si el partido laborista obtiene una mayoría uno pensaría que se abre un espacio para reversar el “Brexit”. En definitiva plantear escenarios es complicado”, afirma el docente de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

Andrés Mauricio Castro, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Empresariales de la Universidad Piloto de Colombia, expone que Johnson quería las elecciones en diciembre porque confía en que para ese tiempo va a ganar, basándose en la leve ventaja que muestran las encuestas del partido conservador sobre los laboristas.

“El Primer ministro cree que, desde su posición, puede hacer una campaña mucho más efectiva a la que hacen sus oponentes. Aunque las elecciones de alguna manera siguen siendo una apuesta para Boris Johnson, el panorama es incierto, pues no hay claridad a cuál de los cuatro movimientos (conservadores, laboristas, demócratas liberales y el partido del Brexit) le apostarían los votantes en las nuevas elecciones.

En palabras de Ildiko Szegedy-Maszák, docente e Investigadora de la Pontificia Universidad Javeriana, el dilema que trae este nuevo ejercicio electoral radica en que el nuevo Parlamento podría otra vez resultar sin la mayoría necesaria para aceptar o rechazar el acuerdo y en cambio sí generaría otro desgaste y una crisis política mucho más profunda.

“Johnson quiere lograr mayoría suficiente, que el nuevo Parlamento acepte su acuerdo de negociación con la Unión Europea pero lo más posible es que no lo logre. De otro lado, cada día el electorado está más cansado con el tema de Brexit, que tampoco les ayuda a decidir en forma consciente”, afirma.

Lea además: Brexit: se acaba el tiempo

Así las cosas, estas elecciones se muestran como las más complicadas de la historia británica, pues en el Reino Unido generalmente se vota entre dos partidos, laboristas y conservadores, quienes hace nueve décadas se alternan el poder. A pesar de ello, nuevas fuerzas electorales, como los verdes o los liberales demócratas podrían tomar fuerza.

Las encuestas favorecen a Johnson, que según un sondeo publicado esta semana por la firma YouGov obtendría el 36% de los votos, frente al 23% los laboristas, el 18% los liberal demócratas y el 12% el Partido del Brexit.

Ante este escenario, Isaac Bigio asegura que no es tan fácil la elección de Johnson.

Cuando Theresa May decidió adelantar las elecciones en 2017, su ventaja sobre Jeremy Corbyn era muchísimo mayor y al final, Corbyn logró remontar esa diferencia. Esto mismo podría pasar esta vez.

“Una división de Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, quien acusaría al Primer Ministro de traicionar el acuerdo, puede permitir que en el medio se cuelen otros partidos”, expresa.

¿Descuido del gobierno?

Aunque Boris Johnson espera pelear en las elecciones sobre la base de su capacidad para lograr que se realice el “Brexit”, los votantes seguramente podrían optar por no centrarse específicamente en la salida de la Unión Europea, sino en otros asuntos de mayor profundidad que el sistema económico: salud, educación y seguridad.

“Lo que se ha visto es que a pesar de que los conservadores han estado arriba en el poder, no se ha visto mucha inversión y han sido austeros, tratando de recortar el gasto público”, evidencia el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Empresariales de la Universidad Piloto de Colombia.

Además, de la Cámara de los Comunes se espera que la llamada a elecciones reciba el respaldo de la Cámara de los Lores antes del 6 de noviembre, cuando el Parlamento debe quedar disuelto para cumplir con los plazos legales que rigen la convocatoria de las comicios en el Reino Unido.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad