viernes 13 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Sí a ‘Get Brexit done’

La aplastante victoria de los ‘tories’ o conservadores del primer ministro Boris Johnson en las elecciones legislativas les daría vía libre para destrabar, de una vez por todas, el acuerdo del Brexit en el Parlamento británico.
Escuchar este artículo

Las elecciones legislativas de ayer en Reino Unido fueron decisivas. Había mucho en juego: El futuro de un país paralizado y polarizado por el Brexit desde hace tres años.

Quién ganara determinaría la dirección en la que avanzará el país y qué tipo de relación tendrá el Reino Unido con Europa, una vez quede consumada su salida del bloque comunitario, prevista para el 31 de enero de 2020, la tercera prórroga concedida por Bruselas.

Casi 46 millones de votantes eligieron a los 650 miembros del Parlamento para la Cámara de los Comunes. Se trata de la cuarta votación en cinco años, pese a que se celebran cada cinco años, la cual ha sido calificada por líderes políticos y expertos como las “más trascendentales en una generación”.

La clave de estas elecciones no era quién ganaría, sino por cuántos escaños. Los conservadores con el primer ministro británico Boris Johnson a la cabeza, aspiraban a obtener una mayoría absoluta (umbral de 326 escaños) para cerrar filas en torno al acuerdo del Brexit y despejar así el camino del bloqueo parlamentario, a efectos de que sea ratificado antes del próximo mes.

Y superaron con creces este número. Según un sondeo a pie de urna de las cadenas BBC, ITV y Sky difundido anoche, los ‘torries’ o conservadores de Johnson obtuvieron 368 escaños.

Mientras que los laboristas de la oposición, liderados por Jeremy Corbyn consiguieron 191 escaños.

No había lugar a dudas de que el primer ministro Johnson también se jugaba su puesto en Downing Street. Esto, teniendo en cuenta que el Brexit les ha costado el cargo a sus dos predecesores, Theresa May y David Cameron, quienes renunciaron por la ruptura con la Unión Europea.

La opción más probable era que ganara Johnson, cuyo lema de campaña era ‘Get Brexit Done’ (Vamos a terminar el Brexit) y asegurara una mayoría absoluta, señala Ildiko Szegedy, profesora e investigadora de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Javeriana.

Desde su punto de vista, el voto estaba sustentado en dos líneas políticas diferentes: uno de más intervención estatal y políticas sociales marcadas (laboristas) y un Brexit suave o no Brexit, y el otro sobre libre mercado, poco estado y Brexit.

“No se pueden dividir las políticas internas de Brexit, sin embargo, justamente esta campaña demuestra que los partidos intentaron concentrar las discusiones en construcción del país”, observa la investigadora universitaria.

Szegedy insiste en que lo que buscaba Johnson y su partido, era obtener una mayoría que evitara un nuevo Parlamento bloqueado que hiciera imposible sus planes de un Brexit rápido y limpio.

También le puede interesar: Reino Unido, sin luz al final del túnel

Añade en ese sentido, que el primer ministro conservador también supo aprovechar las divisiones que generaba el laborista Corbyn en relación con el Brexit.

Lo más seguro, y lo mejor, según ella, es que el país salga de la UE con base en el texto negociado con el club europeo y no en forma de Brexit duro.

Para Isaac Bigio, politólogo, economista e historiador, el eventual triunfo de Johnson con mayoría absoluta parlamentaria implica que él puede reestructurar al conservadurismo y seguir arrinconando a sus “moderados” y pro-europeos (como los anteriores primeros ministros John Major y David Cameron.

En términos políticos, “Johnson pasará de ser el primer ministro más débil que ha tenido el Reino Unido en este siglo, a ser el más fuerte, uno que sí fuese capaz de sacar a su país de la Unión Europea”, subraya.

Pero advierte un inconveniente para el líder conservador. Según Bigio, el problema del Brexit no se daría por terminado el 31 de enero de 2020, “pues de allí en adelante quedan 11 meses para negociar el fin del periodo transitorio, el cual podría extenderse más tiempo o dar paso a una ruptura sin acuerdo”.

Es más, no descarta que todo esto sea “el caldo de cultivo a protestas” de los grupos pro-Brexit y nacionalistas de Escocia e Irlanda del Norte.

El escenario aquí era, o abortar el Brexit y convocar a un nuevo referendo como el del 2016, o concretar la salida de la UE, resume Hugo Fernando Guerrero, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle.

Un elemento clave, a su juicio, es que los resultados son un claro reflejo del carisma que ha mostrado Boris Johnson, y la forma en la que ha manejado el proceso de decisión y deliberación del tema del Brexit frente al pueblo británico y frente al proceso de integración europea.

Guerrero destaca, que eran las elecciones más importantes en las dos últimas décadas, “porque aquí se entra a determinar de manera definitiva cuál será el futuro del Reino Unido en cuanto a su permanencia en la UE”.

Lea además: ¿Cómo será el “Brexit duro” de Johnson?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad