domingo 11 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Del asedio a la Corte Suprema de Justicia

Compartir

Del tiempo transcurrido de este gobierno, me cuesta trabajo pensar en una coyuntura más complicada que la vivida durante las últimas dos semanas y que tuvo su ‘climax’ con el asedio, el pasado jueves, a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por parte de un grupo enardecido de fanáticos.

Lo que sucedió es muy grave pues atenta de manera clara contra el Estado de Derecho, los procedimientos establecidos en la Ley y Constitución, los derechos fundamentales de los demás y, al final, la Democracia misma.

Es un ataque inadmisible a nuestra institucionalidad que, además, parte de premisas equivocadas, pues supone dos hechos falsos o, al menos, no probados: 1.) que la CSJ está, de manera marrullera, demorando el nombramiento del Fiscal; cabeza de la entidad que acusan de estar intentando asestar un “golpe blando” y 2.) que la Fiscalía está tomada e infiltrada por la mafia, refiriéndose específicamente a la Vice Fiscal Martha Mancera, lo cual daría piso al argumento de que ella no podría asumir en encargo la dirección de la Fiscalía, mientras la CSJ nombra su reemplazo.

Lo primero sencillamente no es verdad. No solo porque el Fiscal Barbosa ni siquiera ha terminado su periodo, sino porque la CSJ apenas lleva tres rondas decisorias para su reemplazo, lo cual es absolutamente normal. En el pasado, en repetidos nombramientos, la CSJ se ha tomado muchas más (Ej: en la elección de Vivian Morales en el 2010, se requirió de 16 rondas).

Lo segundo, hasta ahora se basa en acusaciones de agentes del CTI que están siendo investigados por narcotráfico, fraude procesal y falsedad en documento público, entre otros delitos.

Curioso, en cambio, que a esos manifestantes no les genere inquietud y suspicacia que exista ese afán por cambiar la cabeza de la entidad que está investigando a varias personas cercanas al poder y que podrían eventualmente derivar en probar irregularidades en la financiación de la campaña a la Presidencia.

Como corolario de los hechos, han sido múltiples las manifestaciones de las fuerzas vivas que han exhortado al Presidente Petro a la ponderación y sensatez, pues consideran que los disturbios en cuestión no se dieron de manera espontánea, sino derivados de su llamado a movilizar las “fuerzas populares”.

Tiene él la oportunidad de dar ejemplo a sus seguidores de respeto a la institucionalidad, a la separación e independencia de las ramas del poder y a la Democracia.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad