miércoles 13 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Los jóvenes en el plan de desarrollo

El Gobierno Nacional radicó el proyecto de Ley del Plan Nacional de Desarrollo, pensado para que el país crezca nuevamente a tasas del 4,5 % anual, para conectar los territorios, reducir la pobreza y crear empleo, entre otros objetivos.

El Plan contempla que en la lucha contra la pobreza lo primero es la Educación. A 500.000 niños y jóvenes se los incluirá en el programa Jóvenes en Acción y se les brindará la oportunidad de acceder al sector productivo. A 320.000 jóvenes se les dará educación superior gratuita. El propósito es que tengan una verdadera formación para el trabajo, para que al graduarse cuenten con las herramientas para encontrar un trabajo.

El desempleo juvenil es realmente un drama. Esta aciaga perspectiva es una de las causas de la deserción escolar, pues el joven no encuentra útil estudiar si al final no va a conseguir un empleo de calidad.

El Gobierno sabe que la estrategia pasa por una formación pertinente a las competencias laborales que demanda el sector productivo y en ese orden de ideas, es vital un diseño adecuado de los programas de formación para lograr el objetivo. Se deben analizar las buenas prácticas de otros países, como el exitoso modelo alemán de educación dual en que los jóvenes aprenden a aplicar paso a paso en un lugar de trabajo, lo que aprenden en la institución educativa. Como resultado el desempleo juvenil en Alemania es el más bajo y los índices de productividad e innovación son los más altos, comparados con otros países de Europa, pues esa interacción práctica entre la empresa y la academia es terreno fértil para crear e innovar.

La implantación de un modelo semejante necesita de un franco diálogo entre empresarios, academia y Estado en el que los primeros participan en el diseño de currículos y abren sus empresas a jóvenes que estudien a la par que trabajan, la academia aporta tutores y docentes que hablan con el empresario y el Estado regula y otorga incentivos. Ése es el camino.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad