martes 24 de octubre de 2023 - 3:00 PM

Con demanda de nulidad buscan tumbar licencia otorgada al polémico proyecto Peñitas, en Ruitoque, Floridablanca

Con la acción buscan revertir la licencia que la Curaduría Urbana 2 de Floridablanca le otorgó a los constructores del controvertido proyecto de vivienda, que se construiría en un predio de la Mesa de Ruitoque, Floridablanca, a pesar de que el POT no está vigente.
Compartir

El representante a la Cámara, Cristian Avendaño, y el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga, Carlos Parra, interpusieron una demanda de nulidad en contra del Acto Administrativo 68276-2-23-0170, por el cual la Curaduría Urbana 2 de Floridablanca aprobó el proyecto urbanístico Peñitas, que se desarrollaría en la Mesa de Ruitoque, a pesar de que el Plan de Ordenamiento Territorial, POT de segunda generación, había sido anulado por el Tribunal Administrativo de Santander.

Este proyecto de vivienda ha causado controversia en la región debido a que el predio sería propiedad de familiares y socios del excontralor departamental de Santander, Fredy Anaya Martínez.

Además: Unidad Investigativa: Milagrosa licencia a cuestionado proyecto Peñitas, a pesar de la suspensión del POT en Floridablanca

Según la demanda, aunque la solicitud de la licencia de construcción fue interpuesta justo ocho días antes de que se diera a conocer públicamente el fallo del Tribunal, dejando sin efectos el POT 2.0 de Floridablanca, la Curaduría debió velar por el derecho general y no por los intereses particulares de Anaya y sus socios.

“En sentencia C-192 del 2016 la Honorable Corte Constitucional destacó que no se puede consagrar la intangibilidad de derechos adquiridos de los intereses particulares en materia de usos de suelo de los entes territoriales ni siquiera en los procesos de sustitución, revisión o modificación de los esquemas de ordenamiento territorial, teniendo en cuenta la prevalencia del interés general sobre el particular, que se desprende de los artículos 1º y 58 de la Carta Magna y los principios que componen el ordenamiento territorial”, se lee en la argumentación de la acción judicial.

Los querellantes señalan que por tratarse de normas del ordenamiento territorial, son de orden público y en consecuencia la normativa vigente y de obligatoria aplicación era la del POT de 2016 en Floridablanca, que determinaba que el predio Peñitas estaba catalogado como suelo rural siendo improcedente el otorgamiento de licencias urbanísticas.

“La sola presentación de una solicitud de licencia urbanística no se puede considerar una situación jurídica consolidada y mucho menos un derecho adquirido que conlleve a transgredir el uso del suelo destinado para dicho predio en el Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio de Floridablanca”, agrega la demanda.

Además, los demandantes advierten que la licencia en “modalidad de desarrollo” no permite que avancen proyectos urbanísticos, como lo concede la Curaduría Urbana con la Resolución 68276-2-23-0170 en el caso del predio las Peñitas.

“La licencia de urbanización en modalidad de desarrollo, no es la figura jurídica aplicable en materia de uso de suelo para construcción de vivienda en el predio señalado cuyo uso es agropecuario dada la actual información catastral, pues al hablarse de un suelo rural deberán tramitarse las unidades de planificación rural con respeto al manejo y conservación de las áreas que hagan parte de las categorías de protección y las normas sobre el uso y manejo de las áreas destinadas a la producción sin restricción”, aseguran los demandantes.

La polémica

Mientras gran parte de la industria inmobiliaria y de la construcción no ha podido, desde agosto del 202,2 desarrollar nuevos proyectos en Floridablanca, el municipio con el mayor potencial urbanístico del área metropolitana, por cuenta de un fallo judicial que tumbó el Plan de Ordenamiento Territorial de segunda generación, un polémico proyecto ‘milagrosamente’ obtuvo su licencia, al parecer, gracias a una audaz jugada de sus propietarios, entre los cuales aparece el excontralor de Santander, Fredy Anaya Martínez.

Se trata del proyecto habitacional conocido como Las Peñitas, que en las últimas semanas recibió licencia de construcción para su desarrollo, el único permiso de este tipo que ha sido expedido bajo el POT 2.0 de Floridablanca.

Sobre el proyecto ya se cernían varias controversias, a lo que hoy se suman denuncias por gestión de una licencia ‘exprés’, presunto tráfico de influencias, afectaciones al medio ambiente y hasta desacato a fallos judiciales.

Lo que está en juego con Las Peñitas es, además de ser único proyecto con permiso para construir hoy en Floridablanca, un millonario negocio que ya ha sido cuestionado y encasillado como un caso de ‘volteo de tierras’: comenzó costando $100 millones, pero la negociación de parte de su terreno ha generado ganancias por más de $3.500 millones (solo el 25%). De avanzar, este proyecto, que contempla diez torres de lujosos apartamentos, podría significar a sus constructores un meganegocio de más de $80 mil millones.

Lea también: ¿Volteo de tierras? Así fue ‘el milagro’ del POT de Floridablanca

Polémica licencia

El 24 de agosto del 2022, el Tribunal Administrativo de Santander expidió el fallo de única instancia mediante el cual anulaba y dejaba sin efectos los Artículos 20 y 21 del Acuerdo municipal del 26 de noviembre de 2018 “por el cual se aprueba el Plan de Ordenamiento Territorial de Segunda Generación del municipio de Floridablanca 2018-2030”.

El máximo tribunal de lo contencioso en Santander declaró nulos los artículos del citado Acuerdo Municipal porque no cumplían con los requisitos del artículo 31 de la Ley 388 de 1998, pues se incorporaron o se cambió el uso del suelo de la Mesa de Ruitoque, de rural a urbano, sin componente técnico o certificación que demostrara que dicho sector contaba con infraestructura vial principal, redes primarias de energía, acueducto y alcantarillado. El fallo tuvo ponencia de la magistrada Solange Blanco.

En tal sentido, el Tribunal dejó sin efectos jurídicos el cambio de uso de suelo de “rural” a “urbano”, que en su momento expidió la administración del alcalde Héctor Mantilla (hoy aspirante a la Gobernación de Santander), a pesar de las denuncias hechas por veedores, gremios de la construcción y expertos, sobre las falencias que tenía el controvertido POT y que finalmente terminaban favoreciendo a particulares, especialmente a la excongresista Nubia López, esposa del excontralor departamental Fredy Anaya, o al menos eso era lo que se creía.

La Unidad Investigativa de Vanguardia tuvo acceso al acto administrativo 68276-2-23-170 a través del cual la Curadora Segunda de Floridablanca, Laura Marcela García Arboleda, aprobó la licencia de construcción del Proyecto Urbanístico General, PUG, de la Urbanización Las Peñitas en su fase 1, un visionario proyecto inmobiliario propiedad de la exrepresentante Nubia López, Castaño Saiz Ingenieros, propiedad de Miller Castaño (socio de Fredy Anaya), Nitro Energy Colombia, firma de Fernando Gómez Franco (socio de Anaya en el negocio que convirtió un botadero en millonario proyecto de vivienda en la vía a Girón); y Édgar Andrés Gómez Moreno, hijo del excongresista Édgar ‘El Pote‘ Gómez.

‘Milagroso’ permiso

Según el documento, la licencia de urbanización para la etapa I de la Urbanización La Peñitas fue tramitada de conformidad con las normas de las leyes y decretos nacionales y el Acuerdo O35 de 2018 (POT de segunda generación de Floridablanca), normas vigentes al momento de radicación de solicitud de dicha licencia de construcción.

“De conformidad con el Acuerdo O35 de 2018, vigente al momento de la radicación de la solicitud en legal y debida forma, el predio con identificación catastral 1682760001000000010236000000000 y matrícula inmobiliaria 300-68160, se localiza en la Vereda Ruitoque, una parte ubicada en suelo urbano, Tratamiento de Desarrollo, área de Actividad Residencial Especializada y Empresarial R3; y otra Parte en Suelo Rural de protección”, se lee en el acto administrativo.

Es decir, a pesar de que el Plan de Ordenamiento Territorial de Floridablanca no tiene aplicabilidad jurídica desde el 24 de agosto del 2022, la Curaduría Urbana 2 de ese municipio, terminó concediendo la licencia ya que los dueños del proyecto ‘milagrosamente’ solicitaron el permiso de construcción tan solo una semana antes del fallo del Tribunal Administrativo de Santander.

Los registros oficiales muestran que el 16 agosto del 2022, una semana antes de la sentencia del Tribunal, Nubia López y demás socios radicaron ante la Curaduría Urbana 2 de Floridablanca la solicitud de permiso de construcción para el predio Las Peñitas en Ruitoque Bajo.

La Unidad Investigativa de Vanguardia revisó el proceso judicial encontrando que la ponencia del Tribunal que tumbó los artículos del POT 2.0 fue emitida por la magistrada Solange Blanco Villamizar el primero de agosto del 2022, desde esa fecha pasó a la sala donde los magistrados Iván Mauricio Mendoza y Claudia Patricia Peñuela Arce, revisaron y posteriormente aprobaron la sentencia, que fue anunciada en el sistema Siami el 24 de agosto de esa vigencia.

La magistrada Peñuela es esposa del exalcalde de Girón, Luis Alberto Quintero, socio y amigo del excongresista y excontralor Fredy Anaya.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana. Reportero de la página Política y miembro de la Unidad Investigativa desde el 2015.

Desde estos espacios ha llevado a cabo una serie de trabajos de investigación periodística sobre las estructuras del poder político en la región y desnudar las diferentes formas de corrupción que se presentan en el sector público de Santander.

@oscarivanrey

orey@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad