sábado 11 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Construirán apiarios con madera incautada

Inicialmente se transformarán 1.000 pies cúbicos de madera. La elaboración de las cajas con especificaciones propias de la actividad apícola estará a cargo de la Fundación Honey Bee Impact
Escuchar este artículo

La madera incautada y en posesión de la Corporación Autónoma de Santander, CAS, será convertida en apiarios a través de la iniciativa ‘la madera vuelve a casa’. Así quedó consignado en un memorando de entendimiento que firmó la autoridad ambiental con 10 municipios de las provincias Guanentá y Comunera.

Inicialmente se transformarán 1.000 pies cúbicos de madera. La elaboración de las cajas con especificaciones propias de la actividad apícola estará a cargo de la Fundación Honey Bee Impact que desde hace varios años viene desarrollando un proyecto con apicultores de diferentes municipios de la región con el apoyo del banco BBVA, la UIS y la Universidad George Mason.

Aprovechando la experiencia en el cuidado de abejas y la producción de las mismas, la fundación recibirá la madera inicialmente en un taller que tienen en una finca en zona rural del Socorro, pero esperan conseguir un local en un sector urbano para hacer el proceso.

Alexcevith Acosta Sánchez, director de la CAS, destacó que esta es una iniciativa que se hace con la unión de esfuerzos en donde cada parte aporta un servicio o, como en el caso de la corporación, la materia prima recuperada.

El directivo señaló la importancia de esta apuesta porque es una forma de darle un uso amigable con el ambiente a una madera que ha sido talada de forma ilegal, aumentando los índices de deforestación en el departamento que llega al 10% del territorio.

Así mismo, explicó que con este ejercicio se le cumple también a los residentes de la vereda El Cucharo de Pinchote, con quienes la entidad tiene el compromiso de ir despejando el sitio de bodegaje de la madera incautada.

El alcance

Inicialmente la transformación de la madera beneficiará a productores de Simacota, Aratoca, Socorro, Confines, Hato, Mogotes, Oiba, Palmas de Socorro, Páramo, Suaita y Valle de San José.

En cada municipio se espera poder beneficiar entre 30 y 50 apicultores, quienes recibirían de 5 a 10 apiarios cada uno. En recursos, cada unas de estas estructuras le costaría en el mercado a un apicultor cerca de $300.000 cuando la compra hecha y el valor disminuye si el productor aporta la madera.

Acosta Sánchez aseguró que se enfocará este trabajo con apicultores que trabajen con abejas conocidas como angelitas o sin aguijón.

La entrega de madera para este ejercicio se seguirá dando y dependerá del apoyo de las alcaldías y la rapidez de los procesos judiciales para la legalización de esta materia prima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad