lunes 06 de agosto de 2012 - 2:46 PM

80 mil muertos aportó Santander a la libertad

En la conmemoración de la Batalla del Puente de Boyacá, Vanguardia.com narra el sacrificio de los santandereanos en el proceso de liberación del régimen español, que impresionó a Simón Bolívar y que la historia pocas veces recuerda.
Escuchar este artículo

Entre 1810 y 1819 las caminatas a los campos de batalla eran interminables, las montañas se sucedían sin descanso, los valles abrían sus fauces al fuego de los Realistas, las temperaturas variaban, pero la muerte siempre era la misma y los soldados Patriotas, buena parte de ellos santandereanos, caían como moscas.

Se estima que 80 mil valerosos socorranos, sangileños y veleños perdieron la vida por la libertad de la patria, agotados, acalambrados en los páramos, hambrientos por días, desangrados o mutilados por las bayonetas españolas.

El sociólogo e historiador, Emilio Arenas, advierte que entre el llamado Grito de Independencia, la Batalla de Boyacá y las ‘Guerras Magnas’ (1819-1825) para la liberación de toda Suramérica, en la que también participaron santandereanos, de la entonces Provincia del Socorro se perdió el 90% de la población de jóvenes mayores de 15 años y adultos hombres.

“Se aniquiló en los campos de batalla a más de las dos terceras partes de los hombres útiles y con vida productiva de esta región, es decir, quedaron sólo niños, mujeres y ancianos. La Provincia de Socorro de entonces, que correspondía a los antiguos cantones de Socorro, San Gil y Vélez, tenía una población aproximada de 170 mil habitantes, de los cuales cerca de 80 mil murieron en el ejército Patriota”.

Sin embargo, la historia, o mejor, algunos de sus narradores, omitieron este sacrificio.

“La contribución de Santander, y en especial de la Provincia de Socorro fue muy grande en la campaña libertadora. Podemos decir que no hubiera independencia, se hubiera retardado o se registraría en otras circunstancias si Socorro no se sacrifica”.

Por ejemplo, diez días antes del llamado Grito de Independencia en Santa Fe de Bogotá, los socorranos se levantaron con machetes, garrotes, hondas, con lo que pudieron, para apoderarse del armamento de los españoles.

“El 10 de julio de 1810 ocurre un levantamiento en el Socorro, con muertos y toma de guarniciones. Si esto no ocurre en Santander, el episodio de Santa Fe de Bogotá, el 20 de julio, no se qué hubiese presentado.  

“Es más, es tan frío el entusiasmo de los santafereños por la independencia, que le tocó a un cura socorrano y varios santandereanos (que estudiaban en Santa Fe de Bogotá) impulsar el levantamiento tomando por las solapas al Virrey y sacándolo a la ventana gritaron: Miren que no es un dios, es sólo un hombre”, precisó Emilio Arenas.

Hombres de valor

La lucha contra los españoles se convirtió en batalla donde la emboscada, el machete y la bala se ensañaron contra los santandereanos, que, según relatos, les quitaron el alma para convertirlos en brutales máquinas de venganza.

Incluso, el mismo Libertador, Simón Bolívar, lo reconoció al requerir hombres de esta región para su ejército: “Déme gente de esta provincia (Socorro)  porque ellos tienen una inclinación natural para la guerra. Son más propicios al entusiasmo patriótico que engendra el valor…”.  

El historiador Emilio Arenas recuerda que lo que se conoce en la actualidad como Santander, “era un hervidero de guerrillas contra el régimen español”.

Se recuerda a María Antonia Santos Plata, fusilada el 28 de junio de 1819, diez días antes de la Batalla de Boyacá, cuya muerte elevó aún más el ímpetu de los socorranos por obtener la libertad.

Nacida en Pinchote, Santander, en el patíbulo pronunció que “antes de terminar este año, el suelo granadino estará libre de los que lo tiranizan vilipendiando la virtud y el mérito”.

Y son los santandereanos, añade Emilio Arenas, quienes inciden de forma directa en la suerte de la Batalla del Puente de Boyacá en la confrontación del Pienta, una de las más representativas de la Independencia Nacional.

Una batalla en la cual los charaleños le cerraron el paso, en el puente sobre el río Pienta, a las tropas que llevaba el Gobernador de la Provincia de Socorro, Lucas González, para auxiliar al diezmado ejército del Coronel José María Barreiro, que sería vencido días después por Simón Bolívar en el Puente de Boyacá.

Fue en este paso por el río donde se agolparon más de dos mil resueltos campesinos que juraron, además, vengar la muerte de Antonia Santos, quien había sido fusilada en la plaza de Socorro.

“Algunos historiadores dicen que allí hubo más de mil muertos. Casi toda la población fue exterminada. Fue gracias a los charaleños que se evitó que el ejército Real recibiera el apoyo del gobernador Lucas González. Si Barreiro recibe esa ayuda militar, tal vez la suerte de la Batalla del Puente de Boyacá sería otra”

Emilio Arenas agrega que el papel de Santander en la Campaña Libertadora fue muy importante, pero “la historia ha sido injusta con los santandereanos. Algunas personas han escrito la historia desde Bogotá con el ánimo de distorsionar nuestro papel protagónico. Debemos entender la contribución de los santandereanos en la libertad de la Patria y preguntarnos qué nos pasó, por qué bajamos la guardia en el siglo XX”.


Hora a hora de la Batalla de Boyacá

El Comandante General Coronel José María Barreiro al mando de las tropas Realistas, busca llegar pronto a Santa Fe de Bogotá para alcanzar la unidad militar y el triunfo definitivo sobre los independistas

7:00 a.m. Ese sábado, el Libertador Simón Bolívar y el Estado Mayor del Ejército Patriota, observaron los movimientos del Ejército Realista.
 
10:00 a.m. El Libertador dio la orden de impedir el paso de los Realistas por el puente del río Teatinos, sitio de encuentro del camino de Samacá y el camino real que llevaba a Santa Fe de Bogotá.

2:00 p.m. Ocurre el primer encuentro Patriota - Realista. Los Patriotas fueron atacados por los cazadores de la Vanguardia Realista, iniciándose la batalla y el movimiento de los Realistas hacia el Puente de Boyacá

2:30 p.m. Los realistas defienden el puente, mientras los Patriotas buscan obtener el paso, los primeros en el sur y los segundos en el norte.

3:00 p.m. Los combates entre las dos fuerzas militares estaba en todo su apogeo, pero los Realistas tenían la desventaja de estar divididos en dos frentes.

4:00 p.m. La batalla estaba completamente a favor de los Patriotas y, aunque Barrientos trató de recuperarse, no le quedó otro camino que rendirse y escapar.

* Sabía usted que en la batalla del Pantano de Vargas, el 19 de julio de 1819, cayó una fuerte aguacero que mojó la pólvora de los fusiles de los españoles y permitió que los llaneros, con lanzas, tuvieran oportunidad de llegar a las filas enemigas?

* Sabía usted que  el 28 de julio de 1819, a escasos 10 días de la Batalla de Boyacá, el libertador Simón Bolívar expidió un decreto en la población de Duitama mediante el cual ordenó que todos los hombres entre los 15 y 40 años de edad que no se presentaran a integrar el ejército serían fusilados?

* Sabía usted que después del Congreso de Cúcuta, la antigua Provincia de Tunja, recibe el nombre de Departamento de Boyacá, en homenaje a la memorable Batalla del Puente de Boyacá?

* En la noche del 7 de agosto, Pedro Pascasio Martínez, de 12 años, se convirtió en héroe. Cuando acudía a buscar los caballos del general Simón Bolívar hizo prisionero con su lanza al general Barreiro. El joven soldado rechazó las monedas de oro que el comandante de las tropas españolas le ofreció para que lo dejara huir y lo entregó al Libertador. Bolívar estaba un poco molesto porque el niño se demoraba en llevarle su caballo y cuando lo vio llegar con Barreiro le dio el gran ascenso de soldado a sargento diciéndole: “Muy bien mi sargento Martínez”.

* 5.020 hombres combatieron el 7 de agosto de 1819 en la Batalla del Puente Boyacá.  

* 2.670 soldados españoles participaron en esa confrontación.

* 2.350 soldados conformaban el ejército patriota que combatió en la Batalla del Puente de Boyacá.

* 1.600  soldados españoles fueron hechos prisioneros después de ese combate.

* 100 realistas, aproximadamente, perdieron la vida en esta batalla 150 resultaron heridos.

* 23  soldados patriotas murieron en ese campo de batalla y 53 resultaron heridos.   

Ficha del Puente de Boyacá.

Estructura 1819: Levantada en Madera.

Estructura 2012: Levantada en cemento y ladrillo.

Río: Teatinos.

Característica: Se trata de un valle alrededor del riachuelo de Teatinos o Boyacá en una área de planicies y colinas en jurisdicción del municipio de Tunja.

Área: El campo alrededor del Puente de Boyacá tiene una extensión aproximada de 5 kilómetros de sur a norte y de 3 kilómetros de occidente a oriente, siguiendo el curso del riachuelo.

Significado: En lengua chibcha Boyacá significa cercado de mantas (Boi: manta; y Ca: Cercado, fortaleza o mansión regia del soberano indígena)


Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad