miércoles 25 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Confinamiento: Peligroso escenario para las víctimas de violencia

No se trata de una simple percepción, expertos en el tema aseguran que es una realidad y se debe estar muy pendiente de ello. Las líneas nacionales de atención están disponibles; incluso uno de los decretos presidenciales contempló, dentro de las excepciones, garantizar la prestación del servicio en todas las comisarías de familia del territorio nacional.
Escuchar este artículo

Durante el pasado fin de semana, en un barrio de Floridablanca, un hombre de 35 años de edad atacó con arma blanca a su madre y a su hermana. El sujeto fue capturado y ahora enfrenta un proceso judicial por tentativa de feminicidio.

Isabel, una bumanguesa de 25 años de edad, está angustiada. Teme que el encierro vuelva más violento a su pareja. Él permanece más tiempo en casa por el toque de queda decretado ante la pandemia. “Mejor dicho, con esto que está pasando yo no tengo ya cómo escaparme de sus insultos y golpes. Yo jamás lo he denunciado porque es el papá de mis hijos y dependo económicamente de él. Pero, la verdad, tengo miedo de que en cualquier momento se le salga el demonio. Mi descanso era cuando él salía trabajar o a viajar”, señaló.

Como Isabel son muchas las mujeres, niños y adolescentes que en estos momentos se sienten “desamparados” porque deben convivir más tiempo con sus victimarios. Ante tantas restricciones, incluso, creen no tener la forma de “escapar” en caso de necesitar ayuda urgente que los ponga a salvo.

Durante este periodo de aislamiento, que inició oficialmente en la noche del viernes 20 de marzo, aseguran expertos en el tema, se estarían aumentando o empeorando los casos de violencia contra la mujer, maltrato infantil y violencia intrafamiliar no solo en el área metropolitana de Bucaramanga, sino en toda la región.

Para las víctimas, tener en casa a sus maltratadores o abusadores termina siendo un verdadero “infierno”, ya que de alguna manera van a llevar una vida bajo presión y cumpliendo órdenes a fin de evitar cualquier episodio de violencia. Y es que frente a este panorama no se habla solo de alguien que los grita, los humilla y los amenaza, sino del que los golpea y hasta los agrede sexualmente.

Precisamente, frente a este tema, ONU Mujeres para las Américas y el Caribe publicó un documento titulado ‘COVID-19 en América Latina y el Caribe: Cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la gestión de la respuesta a la crisis’. Allí se expone que “en contexto de emergencia aumentan los riesgos de violencia contra las mujeres y las niñas, especialmente violencia doméstica, debido al aumento de las tensiones en el hogar”.

No obstante, se advierte que las sobrevivientes de violencia pueden enfrentar obstáculos adicionales para huir de situaciones violentas o para acceder a órdenes de protección y/o servicios esenciales que pueden salvar vidas, debido a factores como las restricciones de la circulación o la cuarentena.

Recomendaciones

La psicóloga María Emilce Salcedo Betin, coordinadora del Centro Integral de la Mujer, comunicó que desde el programa de Mujer y Equidad de Género de la Alcaldía de Bucaramanga se están brindado varias recomendaciones, teniendo en cuenta que el 90% de los casos que se atienden en este Centro son casos de violencia intrafamiliar actuales o que han dejado secuelas psíquicas en la mujer víctima.

La primera es siempre tener a la mano un teléfono o un celular para llamar a la líneas 24 horas de emergencia; bien sea la 123 o la 155, o la 141 que es la línea de protección a niños, niñas y adolescentes. También está habilitada la línea 122, opción 2, o la 01 8000 919748 de la Fiscalía.

La segunda y tercera recomendación “es enseñarle a nuestras hijos e hijas cómo llamar para que ellos también puedan reportar la violencia. Vamos a avisarle a alguien cercano el ciclo de violencia que estoy viviendo y que esta persona pueda estar alerta haciendo llamadas continuas a mi hogar para saludar u otra excusa con la finalidad de saber el bienestar de la víctima”, precisó Salcedo Betín.

Otra de las sugerencias es que en caso de no poder llamar o hablar con alguien cercano, las personas puede generar una excusa de algo que falta para la comida o la salubridad, con el fin de salir de casa e ir a buscar ayuda.

Pero, si no sabe qué hacer ante una situación de maltrato, bien sea como testigo o como víctima, lo mejor es que llame a la línea nacional 155, que es donde se orienta todo tipo de violencias hacia las mujeres.

La sexta recomendación es que en caso tal de evidenciar un índice de peligrosidad alto, lo mejor es acercarse a la Comisaría de Familia más cercana para activar la ruta de atención de violencia intrafamiliar y de género.

Los vecinos que se lleguen a dar cuenta de cualquiera de estos tipos de violencia, también pueden generar la denuncia anónima. Solo debe tener la dirección exacta del lugar de los hechos.

En caso de que considere que las autoridades no están actuando con competencia o idoneidad podrá dirigirse a buscar medidas correctivas en la Personería Municipal, Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Contraloría o Secretaría de la Mujer y Equidad de Género de la Gobernación de Santander.

Decreto presidencial

El Ministerio de Justicia y del Derecho, a través del Decreto 460 del 22 de marzo de 2020, garantizó la prestación ininterrumpida del servicio a cargo de las comisarías de familia, dentro del estado de emergencia económica, social y ecológica.

El objetivo es la protección en casos de violencias en el contexto familiar y la adopción de medidas de urgencia para la protección integral de niñas, niños y adolescentes.

Según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en enero, en Colombia, se presentaron 5.138 casos de violencia intrafamiliar, de los cuales 170 fueron contra población adulta mayor, 443 contra niños, niñas y adolescente, 3.376 fueron de violencia pareja y 1.149 casos fueron de violencia entre otros familiares. Las mujeres han sido las principales víctimas de violencia intrafamiliar con 3.942 casos durante ese mes.

DATO: Solo un 13% de las mujeres en el departamento se atreven a denunciar los casos de violencia. En Santander hay 1.062.045 mujeres.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad