martes 14 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Dictan medidas de seguridad para evitar el caos que ronda en inmediaciones de la UIS

Según el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, “no vamos a permitir que la UIS sea un campo de batalla de maleantes”. Tras un consejo de seguridad, anunció medidas contra quienes promuevan los desórdenes.
Escuchar este artículo

El uso de herramientas tecnológicas como cámaras de seguridad, semáforos e iluminación que permitan la identificación para la posterior judicialización de los individuos involucrados en actos vandálicos; así como el ingreso de la Fuerza Pública al campus de la Universidad Industrial de Santander, UIS, con el fin de retomar el control cuando se ponga en riesgo la infraestructura e integridad de los estudiantes, son algunas de las medidas que anunciaron la Gobernación de Santander, el Ejército, la Policía Metropolitana y la propia Rectoría de ese centro de educación superior.

Las estrategias fueron planteadas al término de un consejo de seguridad, celebrado en la mañana de ayer, para atender los requerimientos hechos por parte de ciudadanos, comunidad académica y vecinos que residen en los alrededores de la UIS, quienes han sido víctimas de múltiples disturbios y de diferentes atentados a la infraestructura de esa parte de la ciudad.

“Es preciso hacer un control de la situación y recuperar toda el área para evitar que la UIS siga siendo un sitio de trinchera”, dijo el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado.

Le hizo un llamado al Alcalde de Bucaramanga, “para que se defina todo el perímetro en donde se debe prohibir el consumo de drogas y alcohol para que no se presenten estas anomalías”.

Aguilar Hurtado señaló que, tras los desmanes que vienen ocurriendo en inmediaciones de la UIS, “urge combatir la delincuencia que se ha venido presentando alrededor y al interior de este centro universitario”.

Dictan medidas de seguridad para evitar el caos que ronda en inmediaciones de la UIS

El alcalde, Juan Carlos Cárdenas Rey respondió que “ese perímetro de protección, del cual habla el Gobernador, ya está reglamentado mediante el Decreto 0403”. (Ver recuadro)

Precisó que “la administración seguirá garantizando el derecho constitucional a la protesta pacífica, a través del acompañamiento del equipo de Gestores de Convivencia de la Secretaría del Interior, el Ministerio Público, las Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos y la Policía, pero rechazamos cualquier hecho de violencia que altere el orden público”.

La UIS, por su parte, instó a los ciudadanos universitarios “al cumplimiento de las disposiciones legales y los reglamentos internos que nos asisten como miembros de una comunidad, en particular, en cuanto se hace referencia a efectuar un uso adecuado de los diferentes escenarios institucionales”.

El Consejo Académico recordó que “toda actividad que se adelante al interior de los campus deberá contar con la autorización previa de las autoridades o servidores responsables de la administración de tales escenarios”.

Las directivas de la UIS solicitaron “el respeto y el acatamiento a las medidas relacionadas con la prohibición de distribución, comercialización de tabaco y derivados, bebidas alcohólicas y, en general, sustancias psicoactivas, así como el consumo de todas estas en los campus universitarios y en su entorno”.

LOS VECINOS DICEN QUE LO QUE SE VIVE EN EL SECTOR “ES UN INFIERNO”
Casi todos los vecinos que residen en las viviendas próximas a la sede principal de la UIS, calificaron el caos que afrontan allí como “una caldera”. Y añaden: “Vivir aquí es un infierno”.
Ellos aseguraron que, luego de las manifestaciones del paro nacional y tras los actos vandálicos que se han registrado durante las últimas semanas, “la comuna se ha convertido en una zona de tolerancia, ante el evidente consumo de drogas alucinógenas y los disturbios”.
Según dijeron, “las fachadas de nuestras casas viven llenas de ‘grafitis’, las señales de tránsito han sido atacadas, al igual que los semáforos. Además nos han saqueado las tiendas, sin contar el miedo que surge tras los actos vandálicos”.
Para ellos, “vivir aquí es muy tensionante, por la zozobra que sentimos tras los taponamientos de vías, además de los actos agresivos que se desatan a toda hora. Además, los comerciantes formales y el patrimonio urbano y cultural de esta parte de la Comuna Tres también han pagado los platos rotos”.
Señalaron al sector que bordea al Monumento Ecuestre del Libertador Simón Bolívar, como “el centro de operaciones de los vándalos. Los fines de semana ese sitio es la meca de la perdición”.
Para la dirigencia cívica, “la situación se le salió de las manos a la autoridad. Somos testigos de que la Policía no puede entrar en esos sectores, ya que son atacados a piedra e incluso hay quienes instalan guayas, de lado a lado de la vía, para evitar que ingresen”.
La comunidad pidió urgente la intervención del alcalde y de su equipo de seguridad, para acabar con esas zonas restringidas para la fuerza pública, recientemente habilitadas por algunas personas para la venta de drogas y la proliferación de atracos.
También solicitaron que se tomen medidas internas en la Universidad Industrial de Santander.
“Aquí vivimos noches de terror con cada jornada de protesta. Las confrontaciones, los actos terroristas y el miedo imperan en nuestra cuadra hasta avanzadas horas de la madrugada, sin contar que cada vez que juega el Atlético Bucaramanga hay caos con las barras bravas”.
“Hemos sido testigos de las asonadas, las cuales duran alrededor de tres y cuatro horas, hasta que el Escuadrón Antidisturbios de la Policía llega al lugar y con gases lacrimógenos logra dispersar a los antisociales”, afirmaron.
“Aquí en el barrio La Universidad, todo el vecindario está asustado. Es horrible ver a los delincuentes rompiendo vidrios, arruinando fachadas, encendiendo fogatas y quemando motocicletas. Esto es un caos. Lástima porque nuestro barrio fue, por mucho tiempo, un lugar tranquilo; hoy todo es zozobra”, dijo un dirigente popular de la zona, quien solicitó no revelar su identidad.
HABLA EL JEFE DE GOBERNANZA DE LA ALCALDÍA DE BUCARAMANGA
José David Cavanzo Ortiz, jefe de Gobernanza de la Alcaldía de Bucaramanga, dijo que la administración local ya tiene un decreto, que fue expedido el año pasado, mediante el cual se reglamentó el perímetro para la restricción del consumo, porte, distribución, facilitación, ofrecimiento o comercialización de sustancias psicoactivas, inclusive de la dosis personal.
La medida, según dijo, también restringe el consumo de bebidas alcohólicas en lugares abiertos, ubicados dentro del área circundante de las instituciones o centros educativos, -como es el caso de la UIS-, centros deportivos, parques y zonas históricas o declaradas de interés cultural o por motivos de interés público.
El funcionario hizo referencia al Decreto 0403, mediante el cual se estableció en una franja de sesenta metros el perímetro del espacio público o lugares abiertos, habitualmente concurridos por menores de edad, en el suelo urbano o rural del Municipio de Bucaramanga donde no se estará permitido este tipo de acciones.
Dijo que “en conversaciones con el vecindario que rodea a la UIS hemos planteado propuestas y hemos diseñado estrategias para atender y contrarrestar la acción de los vándalos”.
Precisó que, junto a la Secretaría del Interior y de la mano con la Policía Metropolitana de Bucaramanga, se ha avanzado con golpes importantes en contra de estructuras que promueven la venta y el consumo de sustancias sicoactivas por estos lados.
“Gracias a la información de la comunidad se han realizado operativos exitosos en ese sector de la Comuna Tres de Bucaramanga y en otras partes del Municipio”, aseveró Cavanzo Ortiz.
Reiteró que estas medidas se han tomado “con el fin de salvaguardar la seguridad y la convivencia ciudadana. Por eso la Policía, en coordinación con la Secretaría del Interior, viene realizado operativos permanentes y continuos en los sitios aquí indicados para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en el citado Decreto”.
“La Administración Local reprocha los actos vandálicos y ha tomado medidas durante los disturbios que se han presentado en los vecindarios que bordean a la UIS, con miras a garantizar el orden. Respetamos la protesta, pero no a través de vías de hecho que alteren el orden y la seguridad”, acotó.
Precisó que el Municipio adelanta, por intermedio del Ministerio Público y la Policía Metropolitana de Bucaramanga, investigaciones para identificar a los promotores de estos desórdenes.
“La Alcaldía ha sido juiciosa en ese sentido y ha recolectado toda la información que pueda esclarecer los penosos episodios denunciados por la comunidad, en cuanto a actos vandálicos y al uso y venta de drogas alucinógenas”, puntualizó.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad