domingo 29 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

La obra que bendice a nuestros niños desde ‘El Cielo de Mila’

Gracias al corazón y la generosidad de la Fundación ‘El Cielo de Mila’, los niños con cáncer y demás pacientes pediátricos que permanezcan en el Hospital Internacional de Colombia, HIC, disfrutarán de un nuevo espacio para divertirse, aprender y compartir durante su hospitalización.
Escuchar este artículo

María Paula y Ana María Amaya son dos hermanas santandereanas que vieron en la partida de su hija y sobrina Mila, a causa de una leucemia, la oportunidad de entregarles sonrisas y aprendizaje a muchos más pequeños que luchan día a día para ganarle la batalla al cáncer.

Por cosas de la vida, Mila no logró vencer esta dura prueba, pero dejó en la tierra su granito de arena para apoyar a quien lo necesita: ‘El Cielo de Mila’, una fundación dedicada a crear y vender lencería y artículos para el hogar y donar el 100 % de sus recursos a niños con cáncer.

“Mi hermana decidió donar su idea para mantenerme ocupada y activa tras el fallecimiento de mi hija. Empezamos vendiendo toallas decoradas por redes sociales, que nosotras mismas hacíamos en casa”, relata María Paula.

Así, durante un año la fundación logró reunir los recursos necesarios para hacer su primera donación, el aula del Hospital Universtario de Santander, HUS.

“Nos pusimos en contacto con la Fundación Hope, quienes trabajan por la escolarización de los niños que se encuentran recibiendo tratamiento contra el cáncer e hicimos la entrega del aula, un espacio en donde tienen la oportunidad de aprender”, explicó María Paula Amaya.

Lea también: En 2020 se harán trasplantes de pulmón en Santander.

$!Los niños en tratamiento oncológico encontrarán en esta aula un lugar en donde pueden hacer sus días más llevaderos. (Foto: Miguel Vergel / VANGUARDIA)
Los niños en tratamiento oncológico encontrarán en esta aula un lugar en donde pueden hacer sus días más llevaderos. (Foto: Miguel Vergel / VANGUARDIA)

Por lo general los niños que entran a hospitalización por cáncer pasan muchos meses allí y los que no están hospitalizados pero que van a tratamiento tampoco pueden ir al colegio por sus bajas defensas.

Este año, el turno fue para el Hospital Internacional de Colombia, HIC, en donde a partir del 1 de enero los pacientes oncológicos y pediátricos podrán disfrutar de su nueva aula.

Este espacio llegó justo en el momento en que la institución médica habilitó el trasplante de médula para los niños, cuyo postoperatorio incluye la hospitalización de por lo menos un año.

“Nos pareció espectacular ayudar de esa manera y entregarles a los niños un área en donde puedan jugar, leer, pintar y aprender; donde dejen volar su imaginación y su creatividad y hacer de su hospitalización algo un poco más soportable”, comenta María Paula.

Víctor Raúl Castillo Mantilla, presidente del Complejo Médico FCV, integrado por el Instituto Cardiovascular y el Hospital Internacional de Colombia, HIC, señala que por su bienestar y para continuar con sus actividades académicas lo ideal es que los niños que padecen enfermedades graves tengan un espacio exclusivo donde docentes les ayuden a seguir con su formación y aprovechen el tiempo.

“A través de la Fundación Montañas Azules, que lidera el proceso de escolarización en el HIC, los niños cuentan con una pedagoga todo el tiempo que visita cada una de las habitaciones. Ahora con el aula podremos hacer muchas más actividades y tendremos una zona ampliamente dotada para que los niños tengan un mejor aprendizaje e inviertan el tiempo en algo útil”, agrega.

$!De la mano de la Fundación Montañas Azules, los niños y sus familias podrán aprender mientras avanzan en su tratamiento. (Foto: Miguel Vergel / VANGUARDIA)
De la mano de la Fundación Montañas Azules, los niños y sus familias podrán aprender mientras avanzan en su tratamiento. (Foto: Miguel Vergel / VANGUARDIA)

Un televisor, sonido, tableros, muebles para materiales, biblioteca con libros, juegos, mesas y muchas otras cosas entregó ‘El Cielo de Mila’ al HIC.

“Esto es obra de Dios, de Mila, que desde el cielo nos ilumina y de todas las personas que con sus compras y su fidelidad hacia nuestro cielo han hecho esto posible. Ellos son los verdaderos artífices de que nosotras podamos construir y entregar estos espacios a los niños que entran a hospitalización”, dice la madre de Mila.

“Hay muchas fundaciones que se dedican a cumplir los sueños de los niños, a darles cosas materiales, pero nosotros queríamos hacer algo que perdurara en el tiempo y que muchos más niños pudieran aprovechar, por ello pensamos en estas obras, en donde realmente todos disfruten y se eduquen, que sin duda es lo más importante”, añade.

El aula hospitalaria se inauguró el pasado 20 de diciembre en compañía de aproximadamente 60 pacientes oncológicos y pediátricos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad