martes 21 de mayo de 2019 - 3:15 PM

Operación Libertad: de regreso a casa en Santander

En conmemoración del Día Internacional de las Aves, el AMB y Cabildo Verde regresaron a la libertad a 73 animales silvestres. Luego de meses de rehabilitación, volvieron a casa.
Escuchar este artículo

Todo sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Cuando las puertas metálicas de los guacales se abrieron, solo fue cuestión de segundos para ver cómo unas enormes y coloridas alas se extendían de un lado a otro.

El movimiento que hacían aquellas aves, mientras planeaban en el aire, era el resultado del deber cumplido luego de meses de trabajo, aunque ellas solo necesitaron un momento para trazar el camino, casi como si su instinto natural les marcara la ruta correcta.

Verlas libres, posadas sobre la copa de árboles y sintiendo el viento entre sus alas era todo un espectáculo incluso para ellas, que un poco desconcertadas, miraban de un lado a otro, como queriendo reconocer el que sería su nuevo hogar.

La libertad, esa que les había sido arrebatada, ahora estaba de regreso.

Nunca más serían víctimas del tráfico ilegal o del cautiverio al que algunos hombres las sometieron cruelmente por meses o incluso años.

Pero la tarea, por más loable que sea, no es nada fácil.

Operación Libertad: de regreso a casa en Santander

Un amor silvestre

Con guantes, paciencia y mucha dedicación, la labor comienza de la mano del grupo de profesionales del Área Metropolitana de Bucaramanga, cuya misión es hacer el rescate de los animales silvestres.

Porque aunque sea ilegal alejarlos de su hábitat natural, muchos prefieren hacerlo para tratarlos como mascotas y poner en riesgo la conservación de su especie.

Una llamada anónima, una entrega voluntaria o una incautación, marcan un nuevo comienzo para estos animales cuya responsabilidad de protección es de todos.

No obstante, ese deber recae solo sobre unos pocos y la lucha, luego del rescate, es contra el tiempo.

Lea también: El ‘mágico’ mundo al interior de Cabildo Verde en Santander

Y es que la batalla se torna más compleja cuando las condiciones en las que se encuentran los tienen al borde de la muerte.

Desnutrición, extremidades fracturadas, alas rotas, envenenamiento o comportamientos contrarios a los normales son solo algunos de los casos más frecuentes.

En el Centro de Recepción Animal, en Bucaramanga, inicia el proceso de rehabilitación antes de dejar atrás la vida en cautiverio.

Allí, todos están al servicio de la fauna las 24 horas.

Alimentarlos, curar las heridas, brindarles abrigo, suministrarles el tratamiento médico para que se recuperen y cuidar de ellos son las principales tareas.

Y aunque casi siempre la batalla contra la muerte se gana, hay veces en los que la ayuda llega demasiado tarde.

Es entonces cuando la mano del hombre le arrebata a la madre Tierra uno más de sus seres, haciendo que se pierda su equilibrio y que poco a poco agonice.

Operación Libertad: de regreso a casa en Santander

Pero ante ello, no hay marcha atrás. El daño está hecho y es irreversible.

Es por eso que luego de tantos meses de trabajo, de esfuerzo, de dedicación y mucho amor entregados en el proceso de rehabilitación, verlos en libertad es la mejor de las recompensas.

Esa es la señal que les permite creer que de alguna manera ellos también contribuyen para cambiar el mundo al dar segundas oportunidades de vida.

Y justo cuando todo parecía perdido, una luz brilla de nuevo para alumbrar el camino de regreso a casa.

Le puede interesar: Conozca las entidades que protegen la fauna de Santander

Bienvenidos a su hogar

A 110 kilómetros de Bucaramanga, en Sabana de Torres, se ubica la reserva natural más importante de Santander y una de las más grandes de Colombia: Cabildo Verde.

Con 631 hectáreas se ha consolidado, desde hace décadas, como el hogar de miles de animales silvestres que encontraron en sus caminos una segunda oportunidad, lejos de los peligros y las amenazas del hombre.

Y es que basta con cruzar las puertas para ser testigo de la magia que allí ocurre.

Cientos de aves, primates, reptiles y mamíferos se pasean de arriba a abajo sin miedo a ser privados de su libertad o a ser lastimados.

Es un lugar en donde cada uno de los cuidadores entrega lo mejor de sí mismo para compensar un poco el daño que otros le han causado a la fauna silvestre.

Es por ello que las liberaciones son la parte favorita del trabajo que a diario realizan. Es el final del ciclo.

Operación Libertad: de regreso a casa en Santander

Pero solo aquellos animales capaces de sobrevivir sin la ayuda del hombre pueden vivir en libertad.

Es así como les enseñan a cazar, a relacionarse con animales de su misma especie e incluso a conformar tropas para ser liberados juntos.

En pocas palabras, aprenden a ser animales otra vez.

Y cuando el gran día llega, las jaulas de rehabilitación quedan atrás. Se vacían, se limpian y se adecúan para recibir a los nuevos rescatados que iniciarán su proceso.

Mientras tanto, se busca un lugar idóneo para liberar a los que ya están listos, un lugar en donde puedan empezar de cero y cumplir su función dentro del ecosistema.

Un lugar donde quienes los rescataron y cuidaron, los verán por última vez, antes de decir adiós.

Operación Libertad: de regreso a casa en Santander

A ojos de lechuza

Al caer la noche en medio del bosque, cuando la luna se asoma en medio de las nubes para hacer que los insectos y unas cuantas aves salgan de sus hogares, el sonido de sus cantos ambienta el lugar.

Un camino estrecho, marcado por el paso de las camionetas, indica el recorrido que se debe seguir hasta hallar el punto indicado.

La temperatura baja, el cansancio de la jornada empieza a sentirse y las gotas de sudor siguen su recorrido sin descanso.

Pero la misión es clara: llevar a los animales de regreso a casa, lejos de los peligros que corren en la ciudad.

Vea además: Conozca algunos de los animales silvestres de Cabildo Verde en Santander

Esa era la razón por la cual el viaje había emprendido desde muy tempranas horas de la mañana con rumbo hacia Sabana de Torres, donde, al fin, podrían abrir sus alas, salir de las jaulas, volar alto o escabullirme en medio del bosque.

Y así fue, ese día solo terminó cuando cada una de las aves, pericos, boas y zarigüellas fueron liberadas; cuando los guacales quedaron vacíos y la satisfacción se tomó a cada uno de los responsables de hacer realidad la ‘Operación Libertad’.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad