lunes 13 de mayo de 2019 - 8:00 AM

Cinco militares resultaron heridos al pisar campo minado en Antioquia

Un teniente y cuatro soldados del Ejército colombiano resultaron heridos este domingo al pisar un área minada por disidencias de las Farc en el municipio de Tarazá, Antioquia.

La Séptima División del Ejército, dijo en un comunicado que los heridos fueron trasladados a Medellín para ser atendidos y su estado de salud no reviste gravedad.

Los militares realizaban labores de registro y control en una área rural de Tarazá en donde los guerrilleros de las Farc planeaban acciones contra la población civil.

El Ejército informó que a la zona fueron enviadas más tropas y artificieros para hacer un barrido y ubicar explosivos instalados por las disidencias de las Farc que no aceptan el acuerdo de paz firmado por ese grupo, ahora convertido en partido político.

Tarazá forma parte del Bajo Cauca, una subregión del noroeste de Colombia fuertemente golpeada por el conflicto generado por el control de las rutas del narcotráfico.

El estudio “La devastación de un pueblo: medios y métodos de guerra ilícitos empleados por las Farc”, entregado hace algunas semanas por la ONG Mil Víctimas a la Justicia Especial para la Paz (JEP), señala que al menos 9.662 personas, entre militares y civiles, fueron víctimas de las minas antipersona (MAP) en los últimos 15 años del conflicto armado colombiano.

El documento recoge que en ese tiempo 7.413 militares fueron afectados por explosivos y que de ese total, 1.611 murieron como consecuencia de la activación de esos artefactos y que otros 5.802 resultaron heridos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad