sábado 02 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Juan Sebastián Herrera, un goleador en ‘cuarentena’ en Ecuador

Juan Sebastián Herrera Sanabria, máximo artillero de la Primera B en 2019, se encuentra en Ecuador, a donde llegó el 2 de enero para reforzar al Macará de Ambato.
Escuchar este artículo

Pese a la complicadísima situación que se vive en Ecuador por el tema del coronavirus, el goleador de la Primera B del fútbol colombiano en 2019, el santandereano Juan Sebastián Herrera Sanabria, sigue firme allí cuidándose y a la espera de poder volver a los campos de juego con su equipo, Macará de Ambato.

Herrera, que se unió al conjunto de la capital de la Provincia de Tungurahua en enero pasado como hombre gol para el conjunto celeste, alcanzó a disputar cinco partidos hasta antes de suspenderse la Serie A o Liga Pro de Ecuador por causa de la pandemia.

Lea también: Los santandereanos Rangel y Herrera, goleadores de la Liga y el Torneo, en carpeta del Bucaramanga

Y en esas cinco jornadas, Herrera ya hizo gala de sus condiciones de goleador, suma tres tantos, es hasta el momento el máximo anotador de su equipo y comparte el segundo lugar de la tabla de artilleros del rentado ecuatoriano con siete jugadores más.

Pero ese buen inicio de temporada del delantero formado en el Real Santander, hoy Real San Andrés, se vio truncado por el 14 de marzo cuando fue suspendido el torneo profesional ecuatoriano a causa del COVID-19 que se ha ensañado con la sociedad de ese pequeño país al sur de Colombia, en donde actualmente hay más de 24.000 contagiados y 900 fallecidos, según las estadísticas oficiales.

“Acá la situación en Ambato, con respecto a Guayaquil no es tan complicada, pues no hay tantos casos, sin embargo no deja de ser algo preocupante”, anotó Herrera

Lea también: Santander, la cuna de los goleadores del fútbol profesional

El artillero santandereano se entrena a diario en donde vive para mantenerse en forma y esperar a que se dé luz verde para volver al campo de juego y seguir inflando redes para llevar al Macará a lo más alto de la tabla y en la medida de lo posible, darle al club su primer título en la máxima categoría del fútbol ecuatoriano.

“Hasta el día de hoy no hay nada concreto, sólo especulaciones, se dice que a finales de julio podremos estar entrenando para que el torneo empiece a principios de septiembre. Lo concreto es que la Liga Pro, designó un equipo de seguridad, conformado por varios médicos para formular ese protocolo a ver si el gobierno lo acepta y se da vía libre al regreso del fútbol, pero a mí parecer, es algo que está algo lejano. Lo único que queda es tener paciencia y seguir entrenando”, recalcó Sebastián Herrera.

Preguntas y respuestas
¿Ha pensado en regresarse para Colombia?
“Con muchas ganas, la verdad. A veces uno se impacienta y quiere estar con su familia”.
¿Y por qué no lo ha hecho?
“Pongo las cosas en la balanza, y me conviene más quedarme acá y seguir para adelante. Por ahora queda esperar, tener paciencia y pedirle ayuda a Dios”.
¿Cómo le ha ido con el Macará de Ambato?
“Con el equipo me ha ido muy bien, he jugado todos los partidos de titular, llevo tres goles en cinco fechas que se alcanzaron a jugar antes de la suspensión del torneo”.
¿Le costó acoplarse a su nuevo equipo?
“No, para nada. Lo normal, va uno acomodándose poco a poco y con el trabajo va uno haciéndose a un lugar y afortunadamente todo va bien hasta ahora”.
¿Cómo es el nivel del fútbol ecuatoriano?
“Bueno, es muy similar al de Colombia. Hay equipos grandes que dominan y otros clubes qe juegan con objetivos diferentes”.
¿Alcanzó a ir a jugar a Guayaquil?
“Sí, a Guayaquil fuimos a jugar el 8 de marzo. Partido fue contra Guayaquil City”.
¿Y ya había casos de coronavirus en Guayaquil en ese momento?
“Sí, claro, para esa fecha ya se sabía que había contagios en Guayaquil y en otras regiones del país”.
¿Hubo algún protocolo de seguridad para ese partido?
“La verdad, no, nada. Y la verdad a mí me quedó la incertidumbre como 15 días porque uno de todas formas interactuó con los jugadores y con los hinchas, así como con la gente del hotel, pero gracias a Dios no pasó nada”.
¿Después de ese partido le han hecho algún tipo de prueba para saber si tiene o no el virus?
“No, hasta el momento ninguna, pero los médicos del equipo nos preguntan cómo estamos, si tenemos síntomas, y hasta el momento ningún jugador del equipo ha tenido síntomas”.
¿Pero usted se siente bien, en plenas facultades físicas y de salud?
“Me he sentido excelente, gracias a Dios, sin ningún tipo de problema”.
¿Allá en Ambato los tienen en cuarentena?
“Sí claro, aunque no igual que a la de Colombia, pues no se ha decretado pico y cédula. Se puede salir cualquier día, pero sólo de cinco de la mañana a dos de la tarde”.
¿Sale a hacer sus compras?
“No, la verdad me he tomado la cuarentena muy en serio. Por ejemplo, pido el mercado a domicilio, lo recibo, lo desinfecto debidamente y hago todos los procedimientos de rigor para evitar un posible contagio”.
¿Cómo vive Sebastián allá en Ambato?
“Vivo solo en un apartamento. Pensaba en traer a mis papás para que estuviera acá conmigo, pero con esta situación se torna imposible”.
¿Entonces, con quién se relaciona?
“Bueno, pues acá en el mismo edificio viven los otros tres extranjeros del equipo, dos argentinos y un venezolano, hablamos entre nosotros para salir de la rutina del encierro, incluso nos reunimos para entrenar en el sótano, que realmente es para lo único que nos encontramos ahora”.
¿Y su familia en Bucaramanga qué dice, qué piensa de su actual situación?
“La verdad, a veces se preocupan mucho por lo que ven en las noticias y se preocupan bastante, y es algo normal, pero hay que tener en cuenta que lo difícil se está presentando por el lado de Guayaquil y la provincia del Guayas, que está como a seis horas de dónde estoy yo en Ambato, y aunque aquí hay 46 contagiados, tampoco deja de ser una preocupación, pues todos sabemos que la forma de contagio de este virus es muy fácil y rápida”.
A propósito, ¿y cómo está su familia en Bucaramanga?
“Mi familia allá en Bucaramanga gracias a Dios se encuentran bien, todos resguardados. Mi hermano mayor es el único que está saliendo, está trabajando, porque el transporta medicamentos y no puede dejar de cumplir con su labor. Pero en general, todos bien, guardando la cuarentena y acatando las recomendaciones que se han dado”.
¿Cada cuánto se comunica con ellos?
“Todos los días y prácticamente a cada rato, por la mañana, por la tarde, por la noche, a cualquier momento. Tratamos siempre de hacerlo por videollamadas y en la noche las hacemos grupales para hacer oraciones”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad