domingo 17 de mayo de 2020 - 5:30 PM

Mayores niveles de desempleo se percibirán entre el segundo y tercer trimestre

Las medidas de mitigación del COVID-19 tendrán diferentes efectos sobre la actividad económica del país y uno de esos aspectos está directamente relacionado con el mercado laboral, que en el último informe del Dane reveló una tasa de desempleo de 12,6 % para marzo.
Escuchar este artículo

El Banco de la República presentó un informe sobre las estimaciones del impacto que tendrá la emergencia sanitaria generada por el nuevo coronavirus, el cual revela que las medidas de mitigación provocarían incrementos en la tasa de desempleo entre los 2,5 y 8,2 puntos porcentuales en 2020.

“Los ejercicios de simulación sugieren una contracción de la tasa de ocupación particularmente fuerte. Esta caída es producto de que el mayor impacto de las medidas de confinamiento lo reciben las actividades de comercio, alojamiento, transporte y entretenimiento”, señala el informe.

Estos sectores son particularmente importantes dentro de la estructura del mercado laboral colombiano, teniendo en cuenta que a febrero de 2020, estas ramas de la economía ocuparon el 43 % y el 48 % del empleo nacional y urbano, respectivamente.

Otro aspecto que se resalta en el informe es que las restricciones a la movilidad impiden que el empleo urbano por cuenta propia e informal funcione como amortiguador, lo que terminaría convirtiéndolo en unos de los segmentos más afectados y ejercería una presión adicional a la baja en la ocupación.

Según los estimativos del informe, hay tres escenarios que se podrían generar sobre la tasa de desempleo a lo largo del año: moderado, medio y pesimista, donde el promedio para el año 2020 situará este indicador a nivel nacional en 15 %, 16 % y 17 %, respectivamente.

En el segundo trimestre es cuando más se vería afectada la tasa de desempleo, llegando a ubicarse en 18,6 % en los tres escenarios propuestos, según los modelos econométricos que están basados en la relación negativa entre crecimiento económico y cambio en el desempleo.

Para el tercer trimestre en un escenario moderado la tasa se ubicaría en 17,2 %, en un escenario medio en 18,3 % y en el peor escenario posible dentro de los cálculos estaría cercano al 19,6 %. Para los últimos tres meses estos escenarios se muestran en 13 %, 16,1 % y 18,7 %, respectivamente.

“En todos los casos, los mayores niveles de la tasa de desempleo se observarían entre el segundo y tercer trimestre del año. Los resultados, en el escenario medio de crecimiento del PIB, muestran que podría cerrar el año cerca al 16,1 %, en un intervalo con cota inferior de 14,5 % y límite superior de 17,3 %”, se lee en el informe.

Según explica el estudio, este resultado es producto de una caída mucho más profunda en la ocupación, que no es compensada por la menor participación laboral, la cual se recupera mucho más rápido luego del choque. En este escenario, la pérdida de empleos al finalizar el año sería cercana a 1,6 millones, con un intervalo inferior de 1,5 millones y uno superior de 1,7 millones.

“En los escenarios alternativos de PIB (moderado y pesimista), con valores de los parámetros intermedios, la tasa de desempleo hacia diciembre de 2020 sería del 13 %, para el escenario optimista, y del 18,7 %, para el escenario pesimista; con pérdidas de empleo entre 0,8 millones y 2,2 millones, respectivamente, “indica el informe.

En el estudio se aclara que “las simulaciones sugieren que la fuerte caída de la tasa de ocupación no se traslada por completo a la de desempleo, puesto que, a diferencia de otros períodos de contracción económica, se daría un aumento de la inactividad mientras dura el confinamiento, por cuenta de la imposibilidad de buscar trabajo bajo las medidas de aislamiento social”.

Por eso, el Grupo de Análisis del Mercado Laboral del Banco de la República considera que, luego de levantadas las restricciones, podrían existir efectos de segunda ronda sobre la participación laboral, por cuenta de los trabajadores adicionales que se sumen a la búsqueda de trabajo. No obstante, comparadas con las magnitudes iniciales de cambio en la Tasa de Desempleo, las implicaciones serían moderadas.

El informe señala que estos ejercicios están provistos de altos niveles de incertidumbre que hacen muy complejo cualquier intento de pronóstico y que además en ellos no se están teniendo en cuenta de manera directa las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional para mitigar el efecto tanto en la actividad económica como en el empleo.

“Estas medidas incluyen la financiación hasta por tres meses de las nóminas de pequeñas y medianas empresas, condicionado a que no existan despidos de personal; la suspensión de aportes a pensiones hasta por tres meses; el retiro de cesantías para compensar la reducción de ingresos de los trabajadores; líneas de crédito especiales para los trabajadores no asalariados y para las empresas para el financiamiento del capital de trabajo; entre otras”, concluye el informe.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad