lunes 22 de noviembre de 2021 - 7:35 AM

"Estábamos muy inspirados por el realismo mágico": realizadores de Encanto

El próximo jueves será el estreno de la película animada número 60 de The Walt Disney, ‘Encanto’, una historia inspirada en la cultura, la tradición y la geografía colombiana.
Escuchar este artículo

Todo está listo para su estreno, y sus realizadores hablaron de cómo fue la experiencia de realizar una película con la magia de Disney con el sabor, el color y la naturaleza colombiana.

-¿Cómo fue la experiencia de preparar esta historia con mucho de Colombia en ella?

Byron Howard (Director): Un viaje que comenzamos hace unos años atrás, y comenzamos todo junto a Lin-Manuel Miranda, lo que es bastante extraño que puedas tener a tu compositor desde el arranque mismo del proyecto.

Junto a él y su padre, Luis, realizamos un primer viaje a Colombia donde vivimos una experiencia increíble y empezamos a quedarnos impresionados con todo lo que estábamos aprendiendo de Colombia y de su gente, a quienes terminamos amando, con todo su color y toda su musicalidad.

Puede leer: Muere el hermano de Arcángel en un accidente en Puerto Rico

-¿Cuál fue el encanto que encontraron en Colombia?

No sé por dónde empezar. El encanto está en su cultura, en sus bailes, en su riqueza gastronómica y en mantener vivas sus tradiciones. Así lo vivimos en todo el recorrido que hicimos por pueblos pequeños, en el campo, pero también en ciudades enormes como Bogotá y Cartagena, todas con un ambiente diferente.

Buscamos en la película que los personajes tengan características de cada uno de los lugares que visitamos. Que todo eso entrara en la familia.

Regresamos muy cargados para incluir tanto de Colombia en esta película como fuera posible. Pero fue toda una experiencia increíble, incluso casi me caigo de un acantilado (risas).

-¿Cómo fue el trabajo con Sebastián Yatra?

Lin-Manuel Miranda: ‘Dos Oruguitas’, que interpreta Sebastián Yatra, me inspiró algunas de las imágenes que salieron del increíble departamento de animación. Me encantó la forma en que encarnaron el milagro al hacer que esta llama de una vela se convirtiera en una mariposa, en una cascada de mariposas. Y al acercarnos a este momento, sin spoilers, es un momento en el que revelamos una parte realmente personal de la historia de la familia Madrigal.

Entonces pensé: "Creo que necesitamos una canción popular. Creo que necesitamos una canción que se sienta como si siempre hubiera existido". Partiendo de las imágenes de las mariposas, pensé: "Bueno, ya sabes, las mariposas tienen que pasar por un milagro para incluso convertirse en mariposas". Entonces escribí esta canción sobre dos orugas que están enamoradas y tienen miedo de dejarse ir, pero por supuesto tienen que dejarse ir para convertirse en su próximo yo.

Era una metáfora de la naturaleza que ya estaba incorporada en las imágenes de la película, pero habla tan específicamente de lo que está pasando esta familia, en términos de tratar de verse el uno al otro más plenamente, y en términos de ustedes han cambiar para pasar al siguiente nivel y tienen que permitirse, cambiar.

Sebastian Yatra lo lleva a otro nivel con su hermosa interpretación vocal. Tengo un vocabulario mucho más limitado en español, así que realmente tuve que buscar mi diccionario de sinónimos, y fuera de mi zona de confort, tratar de escribir una canción que se sienta como si siempre hubiera existido. Ese era el objetivo, y espero que lo hayamos logrado.

-¿Qué fue lo que más los inspiró?

Charise Castro (Codirector y coescritor): Definitivamente estábamos muy inspirados por el realismo mágico de Gabriel García Márquez. Volví a leer ‘Cien años de soledad’ y ‘El amor en los tiempos del cólera’, así como ‘La casa de los espíritus’ de Isabel Allende. Es por eso que las mariposas tenían que ser amarillas.

Desde muy temprano, con Byron y Jared supimos que esta casa iba a ser mágica, viva y alegre, y queríamos que reflejara realmente a la familia que vivía en ella.

Mientras intentamos descifrar el carácter de esta casa, qué iba a ser, cómo iba a actuar, realmente aterrizamos en la metáfora de esta casa comportándose como el perro de la familia.

Es como un miembro de la familia común y querido por todos. En realidad también es una especie de métrica de cómo le está yendo a la familia, en última instancia, a lo largo de la película. Es una de las partes más divertidas y alegres de esta película, y los animadores hicieron un trabajo increíble con él.

-¿Cómo creen que el público se identificará con esta historia?

Lin-Miranda: Tomamos a la familia como nuestra tesis. No se trata de algo que le suceda a esta familia, se trata de las relaciones entre estos mismos miembros de la familia, y eso es complicado.

Cualquiera que haya crecido en cualquier familia comprende la tensión de cómo te ves a ti mismo versus cómo te ve tu familia, y cómo eso crece y cambia con el tiempo.

Eso se multiplica por tus hermanos, tus tías, tus tíos y tus primos y las formas en que tú interactúas con toda esa gente. Honestamente no creo que exista una persona que pueda ir a esta película y no identificarse con un personaje.

Lea también: Venezuela logra Guinness con la orquesta más grande del mundo

-¿Cómo cree que será recibida una película Disney que se desarrolla en Colombia?

Byron Howard: Cuando nos reunimos por primera vez con Lin, él había hablado durante un tiempo sobre querer hacer algo específicamente en América Latina, lo que le queda bien a Disney Animation que tiene esta gran tradición de narración asombrosa, narración emocional.

Hay tantos lugares, historias y tradiciones alrededor del mundo que la gente simplemente no conoce, como ocurre en esta película. Por ejemplo, estos miembros de la familia están aprendiendo más sobre quiénes son. Gente que crees que conoces, creciste con estas personas, pero justo enfrente de ti hay tragedias asombrosas, historias de fuerza, historias de amor, resiliencia y esas cosas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad