lunes 08 de diciembre de 2014 - 12:01 AM

¿Cómo afrontar la Navidad estando en duelo?

Es probable que en esta fecha sienta que nada tiene sentido y no desea celebrar, es normal pues se encuentra en un proceso de duelo, pero recuerde que así esa persona ya no esté físicamente con usted, espiritualmente si lo sigue estando.

Navidad es la época en la que las familias se reúnen, la alegría inunda corazones, los hogares se visten de luces, la música acompañada del baile es la mejor expresión de felicidad y las mesas se llenan comida, pero todo cambia cuando se ha sufrido la muerte de un ser querido y se debe afrontar esa primera Nochebuena sin él o ella.

Se convierte en un mes en el que la nostalgia, el sufrimiento y la impotencia invaden, será mayor o menor dependiendo del tiempo haya pasado y cuánto se haya superado el duelo.

Dicen que ‘el tiempo cura todas las heridas’, pero nadie puede negarle que sienta un vacío emocional porque ese ser querido no está a su lado, sentimiento que innegablemente se acrecienta para Navidad y Año nuevo. Es posible que todo le incomoda, puede experimentar rabia, impotencia y soledad, e incluso rabia de la felicidad de los demás.

Es cierto, se enfrentó a una pérdida muy grande y para siempre, nadie está diciendo que pase las festividades de fin de año como si nada hubiera pasado, pero haga un gran esfuerzo para sobrellevar el dolor y encontrarse con usted mismo. No lo dude, refúgiese en su familia, ella la comprenderá porque está atravesando la misma situación, el duelo no es solamente para usted.

Entre la soledad y la tristeza

Tal como lo afirma Margarita Hoyo, sicóloga especializada en procesos de muerte y duelos, esta etapa puede ser una experiencia que lo aislará, y lo hará sentirse solo y abandonado, “incluso así esté rodeado de amigos y familiares”.

“De igual manera el camino del duelo nos invita a afrontar, a vivir cada fecha. Tal vez tu impulso inicial sea aislarte, negarte a cualquier actividad, como armar el árbol y compartir la cena navideña, buscar pastillas que te permitan dormir durante las festividades para luego despertar en enero; eso no le ha servido a nadie”, señala Hoyo.

Para la experta en procesos de muerte y duelos, lo que se debe procurar en estas fechas es de retomar lo que queda, esforzarse por superar el dolor solitario, levantar la mirada hacía lo seres queridos que están al lado, “Ellos requieren de su presencia para compartir con usted su nostalgia y su dolor; no quieren una fiesta, pero si quieren contar con su presencia para afrontar juntos estas fechas”. Aconsejó evita postergar esta primera vez; “de alguna manera vendrán otras Navidades y fechas significativas, en las que podrá recordar a su ser querido y honrar su memoria con algunos rituales que darán un nuevo sentido a su pérdida”.

Y al contrario, sugirió vivir estas fechas de manera diferente, darle sentido al vacío y ausencia de esa persona que ya no está físicamente y sin embargo sigue siendo parte de su vida, ahora habita en su corazón, en los recuerdos, en la historia compartida.

Apoyo y comprensión

No es fácil perder a un ser amado, más cuando este ha partido del mundo terrenal y lo único que queda es un recuerdo de todos y cada momento, por eso como familia debe brindarle apoyo y comprensión, no solo en este difícil momento sino en estas difíciles fechas decembrinas, época en la que el dolor por la ausencia se acrecienta.

Camilo Umaña Valdivieso, siquiatra, explica que tanto familiares como amigos deben entender qué tipo de duelo enfrenta la persona, qué ha perdido y qué significado tiene, “así enfocaremos nuestras palabras para poder apreciar lo que siente la persona en duelo, si lo conocemos profundamente, todo se facilita, si hemos compartido otros duelos con dicha persona, también esa experiencia cuenta; y si es el primer duelo que abocamos, es un viaje de descubrimiento hacia la aceptación que en algún momento llegará”.

Margarita Hoyo

Sicóloga especializada en Procesos de muerte y duelos

Fundación Vida por Amor a Ellos

“La muerte ha llegado a nuestra casa y ha extendido su sombra sobre este hogar y uno de nuestros seres queridos ya no estará más. El silencio se aferra a las paredes y en las ventanas parece que el sol ya no entra más. Una parte de nuestra alma ha perdido un eslabón vital, el tiempo se ha detenido y aún así, la vida continúa.

Y es por eso que ahora, que se aproxima el fin de año y con ello la Navidad y otras celebraciones que evocan la familia, los regalos, las novenas y demás rituales propios de nuestra cultura, se precipitan en nuestro interior de manera desorganizada, sentimientos tan ambivalentes como contradictorios. Llega un tiempo de particular alegría, nostalgia, paz y unidad que a todos toca de alguna manera: la Navidad, fecha difícil de vivir cuando el corazón está incompleto.

El dolor y la tristeza que deja la pérdida, todo empieza a carecer de sentido. Y nos inunda una tremenda sensación de vacío, de sentir que no encajamos dentro de tanta alegría.

La vivencia personal de la Navidad depende de las creencias, de la tradición y el sentido que tenga en la vida de cada uno.

Seguramente está experimentando un inmenso dolor, rabia, prefiere evadir el tema, posterga decisiones. Se debate entre el compromiso por compartir en familia y participar de las festividades y la necesidad de aislarse de todo, sumergirse en un sueño inducido, algunos con somníferos, otros con alcohol, y huirle a la tristeza para evitar fechas que nos confrontan con la realidad, lo ausente, lo perdido, el vacío de quien ya no está con nosotros”.

Camilo Umaña Valdivieso

Siquiatra

¿Cómo conmemorar la Navidad estando en duelo?

Como un duelo acaece en cualquier momento del año, entre más cercano esté a la época de la Navidad es probable que no esté solucionado y ello hace más dolorosa la fecha, porque todavía la persona está en la fase de negación o de rabia del proceso, no cree o no acepta que la pérdida haya sucedido, los sentimientos de tristeza son más confusos y difíciles de manejar, por eso es posible que tenga conflictos con la realidad circundante, en especial con la alegría de las demás personas que le rodeen y se generen sentimientos de rechazo hacia la realidad. Si la fecha de la pérdida fue lejos de la Navidad es muy probable que el duelo esté en fase de aceptación y se integre a las actividades sin gran conflicto.

¿Cómo evitar que los sentimientos de dolor y tristeza por la ausencia de un ser querido se acrecienten en época decembrina?

Es imposible evitar en una fecha significante evocar los duelos con la magnificencia a los cuales tenemos derecho. Hay duelos más profundos y razones para que sean más grandes o menores, de acuerdo con nuestra manera de ser. En la forma como hemos aprendido a resolver los duelos a lo largo de nuestra existencia, tendremos formas de resolverlos, si lo hacemos con dramatismo, con calma, con aceptación rápida, con procesos de llenarnos de razones para solucionarlos. Hay múltiples formas, cada uno de nosotros tenemos nuestras variantes, nuestro aprendizaje y las épocas también son significantes.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad