domingo 18 de abril de 2021 - 12:00 AM

El asesinato de joven en el norte de Bucaramanga desató balacera entre pandillas por guerra de fronteras invisibles

¿Por qué no me hizo caso? gritaba desconsolada Carolina Jurado, madre de Jordan Alexis Villamil cuando lo vio postrado en el piso, agonizando, desbordando sangre.
Escuchar este artículo

Horas antes de que fuera agredido, le dijo que se entrara temprano a la casa. Una sensación en su corazón presagiaba la tragedia que terminó en realidad.

Madrugada azarosa

Hacia la 1:00 de la madrugada, en la cancha de fútbol del barrio Campo Madrid, Norte de Bucaramanga, Jordan fue atacado por un sujeto, un tal “Kike”, quien aprovechando que lo vio sin sus ‘parceros’, quiso cobrarse un “saldito” por una riña de tiempos pasados.

Llevado por la furia, a “Kike” no le bastó con amedrentarlo, quiso ultimar la rencilla de una vez por todas.

Sacó un filoso puñal y se lo asestó a Jordan en el pecho. Villamil intentó correr para refugiarse, pero “Kike” estaba decidido en su cometido.

Entonces desenfundó su arma y con un tiro se aseguró de que no se levantara.

Cuando lo vio caer agonizando, se dio a la fuga. Pero con sus últimos alientos, Jordan logró ponerse de pie y caminó hasta la torre 34 donde vivía. Solo pudo entrar al primer piso, ahí quedó desplomado.

Lea también: Detalles del asalto masivo en pizzería de El Prado, Bucaramanga.

El desespero de Carolina al ver que su hijo no llegaba, se convirtió en llanto desgarrador cuando una vecina le avisó que su muchacho estaba mal herido.

“Estaba con él, le dije que se viniera conmigo para la casa, pero se quedó hablando con una pelada. Yo no era capaz de dormir por estar pendiente, al rato sonaron los tiros; como había un baile, pensé que era pólvora.

“Mi hijo estaba lleno de sangre, aún respiraba pero ya estaba más muerto que vivo.

“Él nunca se quedaba hasta tan tarde, si me hubiera hecho caso estaría aquí”, expresó la mujer en medio de su inconsolable dolor. Luego hubo más tiros e incluso pedreas.

Guerra por fronteras invisibles

La muerte de Jordan desató una balacera entre grupos de pandillas de Campo Madrid y Betania. Cogieron las calles como escenario de peleas, al parecer, por disputas de fronteras invisibles. Agentes del Goes tuvieron que controlar el caos que se estaba viviendo. Nadie se atrevía a salir por temor de una bala perdida. Tres de los malandros fueron capturados y les incautaron dos escopetas de 16 milímetros. Aún por la tarde había confrontación a piedra.

Guerra por fronteras invisibles
La muerte de Jordan desató una balacera entre grupos de pandillas de Campo Madrid y Betania. Cogieron las calles como escenario de peleas, al parecer, por disputas de fronteras invisibles. Agentes del Goes tuvieron que controlar el caos que se estaba viviendo. Nadie se atrevía a salir por temor de una bala perdida. Tres de los protagonistas de la gresca fueron capturados y les incautaron dos escopetas de 16 milímetros. Al cierre de esta edición, durante horas de la tarde, aún había confrontación a piedra.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad