Publicidad

Mundo
Miércoles 03 de abril de 2024 - 07:54 PM

El Ejército israelí empieza a convocar a los ultraortodoxos tras fin de exención militar

Los haredim han estado exentos hasta ahora de prestar el servicio militar obligatorio para el resto de la población, pero su protección se acaba por orden judicial, en un momento en que la guerra de Gaza hace necesarios más efectivos.

Compartir
Imprimir
Comentarios
El Ejército israelí empieza a convocar a los ultraortodoxos tras fin de exención militar.
El Ejército israelí empieza a convocar a los ultraortodoxos tras fin de exención militar.

Compartir

El Ejército israelí ha empezado ya a convocar a israelíes ultraortodoxos para ser reclutados, tras el fin de su exención militar que entró en vigor este pasado lunes, 1 de abril, tal y como anunció la fiscal general Gali Baharav-Miara, encargada de dirimir este tema.

”A partir del 1 de abril de 2024, no habrá ninguna fuente de autoridad para una exención general del servicio militar obligatorio para los estudiantes de la yeshivá, y el establecimiento de defensa debe actuar para reclutarlos para el servicio militar de acuerdo con la ley”, escribió Baharav-Miara en una carta enviada al gobierno.

Según medios israelíes, algunos estudiantes ultraortodoxos de yeshivá -hay actualmente unos 63.000 matriculados- recibieron en los últimos días una orden, conocida en hebreo como Tzav Rishon, la cual les informa de que deben presentarse a una primera evaluación.

Lea también: Imágenes sensibles: masacre en México deja 10 muertos y 13 guatemaltecos detenidos

Si los ultraortodoxos cumplirán con ellas es todavía una incógnita, aunque muchos analistas ven poco probable que la policia militar los arreste para hacer cumplir sus reclutamientos.

Este tema generó un enorme debate entre los diferentes partidos que componen la coalición que lidera el primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien había solicitado una cuarta extensión de esta exención, renovada por última vez en junio del año pasado y que expiraba este mes de abril.

Netanyahu hizo ese movimiento consciente de que depende del apoyo vital de los partidos ultraortodoxos -Shas y Judaísmo Unido de la Torá- con la capacidad de hacer caer el Ejecutivo si son obligados a ello.

El debate también se trasladó durante esas semanas a las calles donde familiares de soldados organizaron protestas para exigir el fin de este privilegio del que los ultraortodoxos -que representan el 13% de la población- llevan beneficiándose durante más de dos décadas.

Ahora con el fin de esta exención, la tensión se ha disparado todavía más; puesto que este mismo domingo en Jerusalén, en el barrio de Mea Shearim, se produjeron altercados entre vecinos ultraortodoxos y cientos de miembros del grupo Hermanos en donde algunos religiosos lanzaron huevos a los ex militares, según testigos y vídeo en redes sociales.

De dónde viene el privilegio

Los ultraortodoxos pueden evitar la mili si dedican su tiempo a estudiar los textos sagrados del judaísmo, la Torá y el Talmud, por una decisión que data de 1948, cuando se creó el Estado de Israel. Entonces, el primer mandatario, David Ben Gurión, lo pactó así con los primeros líderes haredim, una manera de agradecerles su empeño en mantener vivo el estudio de la religión de todos, en un estado eminentemente liberal y laico como el que acababa de nacer.

Le puede interesar: Urgente: cerca de un millar de personas atrapadas en la montaña tras el fuerte terremoto de Taiwán

Inicialmente, se iban a beneficiar del permiso sólo 400 jóvenes, pero actualmente alcanza a 66.000 hombres de 18 a 26 años. La ultraortodoxa es la comunidad que más crece en el país, de ahí los números cambiantes. Hasta la década de 1970, la tasa de natalidad entre los haredim era similar a la del sector secular: 2,6 niños. Las reformas que introdujo Menajem Beguin, entregando subsidios a familias numerosas, llevaron a un aumento en la fertilidad, que ahora se calcula en 6,8 hijos de media -en familias seculares es de 2,1, según la encuesta demográfica de la Universidad Hebrea de Jerusalén-. Se espera que en 2025 sean el 19% de la población.

La ley que permite la exención del servicio militar, la Ley Tal, fue anulada en 2012 por la Corte Suprema, que exigió una nueva ley que aclarase las cosas. En 2017, el Supremo concedió un año para anular la ley. Sin embarho, los Gobiernos sucesivos y los partidos ultraortodoxos han llegado a acuerdos temporales sin ponerse de acuerdo sobre el fin de este trato preferencial. El Alto Tribunal dio al gabinete hasta el 27 de marzo para platearle una propuesta, pero el primer ministro le envió una carta al día siguiente para solicitar un aplazamiento de 30 días.

Ese mismo día, los jueces dictaron una sentencia provisional que prevé congelar los fondos públicos asignados a los alumnos de las escuelas talmúdicas que no se presenten al servicio militar a partir del 1 de abril, aunque sin fijar un plazo para sancionar a quienes no se presenten. Netanyahu no ha podido ganar más tiempo, pero lo que le dice el 70% de la población es que directamente no debe hacerlo: con Gaza, Cisjordania o los frentes norteños de Líbano y Siria, es el momento en el que menos se justifica que estos ciudadanos queden fuera de la rueda militar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Karol S. González Granados

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad