lunes 09 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Difíciles retos le dan la bienvenida al nuevo presidente de Argentina

Una elevada deuda pública, la devaluación de la moneda nacional, los altos niveles de pobreza y desempleo, y el deterioro industrial son algunos de los retos que deberá afrontar Alberto Fernández, el peronista que desde mañana asumirá la presidencia de Argentina.
Escuchar este artículo

El peronista Alberto Fernández, que asumirá la presidencia de Argentina desde mañana, deberá enfrentar un difícil escenario económico marcado por la elevada deuda pública total de 314.315 millones de dólares, una frágil moneda nacional, la subida constante de los precios y la escalada del desempleo y los niveles de pobreza.

A lo anterior se le se suma el rediseño de su política exterior teniendo en cuenta el tinte ideológico con Brasil, uno de sus principales socios.

Así como los apoyos internacionales que necesitará para salir de la crisis económica, y el ruido que le puede causar el regreso a las altas esferas del poder de la dos veces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que en su rol de vicepresidenta no solo querrá tener una influencia decisiva en el nuevo gobierno, sino que además intentará satisfacer sus intereses personales, dada la cantidad de procesos judiciales que pesan sobre ella.

Fernández, que todavía no ha presentado su programa económico, no tiene dudas de que se encuentra ante un país devastado. “Hace dos años nadie pensaba que Argentina iba a tener la crisis que tiene y es producto de la gran inoperancia del Gobierno”, destacó en una entrevista a principios de noviembre.

Los cuatro años del saliente conservador Mauricio Macri en la Casa Rosada, un paréntesis entre gobiernos peronistas –el de Cristina (2007-2015) y el que iniciará Alberto– quedaron teñidos por una recesión que aún continúa y que se originó en abril de 2018, cuando una abrupta fuga de capitales y la sequía que afectó a la producción agropecuaria llevaron a pedir un millonario rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Lea también: De narcos a terroristas.

Macri se despidió

El presidente saliente argentino, Mauricio Macri, dijo adiós a sus seguidores, que llenaron la emblemática Plaza de Mayo, y los emplazó a “cuidar” el país para que no lo “roben” y defenderlo, si alguien quiere “intentar abusar” de él.

“Tenemos que cuidar a nuestra querida Argentina de que no la roben, que no la maltraten, que no la estafen, que no la descuiden nunca más”, afirmó.

Macri salió al balcón principal de la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, con la primera dama, Juliana Awada, y el que fuera su candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, y luego bajaron a un escenario junto a la gente en la plaza.

“Somos muchos y estamos cada vez más juntos para defender las cosas que hemos logrado y defender la Argentina si alguno quiere intentar abusar”, recalcó.

Dato
En solo dos años, el peso argentino se ha devaluado un 71% ante el dólar, una divisa que se ha revalorizado, provocando grandes turbulencias en la economía argentina, al impactar de forma directa a la inflación.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad